nieve

2 de noviembre de 2014

Y llegó Noviembre...

 
Noviembre llegó. Un mes intenso, al menos para mi, está repleto de cumpleaños de los míos, de celebraciones en familia que me encantan y de preparaciones casi inminentes para recibir la Navidad. Ayer nos reunimos, alguien muy especial cumplía 50 años. Él dice que ya ha vivido medio siglo, cierto, pero le quedan muchísimos más que celebrar junto a los suyos. La ocasión se merecía ponernos guapos y yo, coqueta que soy, estrené mi recién elegido vestido. Tonos otoñales para celebrar...grises estampados tan de moda este año acompañados de complementos que nunca deben faltar...



Y poso antes de reunirnos todos en un encantador restaurante en el que íbamos a sorprender al cumpleañero...

 A mi lado, como no, mi inseparable Yaiza. Ella me mira, sabe que cuando me visto elegante es que salimos a pasear hacia algún destino especial y quiere ser la primera en salir, no vaya a ser que se lo pierda...
 Y la celebración nos aguardaba...Buena comida, risas, griterío, charla animada, regalos y ese especial gran pastel de chocolate para culminar el perfecto sábado de ayer. Hasta detalles hubo para todos, una encantadora cajita llena de deliciosos bombones...





La celebración se alargó y alargó. Los últimos fuimos en salir del restaurante, creo que nadie quería abandonar ese especial sábado...Y llegamos a casa ya de noche. Pero aún tuve tiempo de sacar mis calabazas y encender velas por todos los difuntos. Siempre lo hago, cada 31 de Octubre recuerdo a los seres queridos que un día nos dejaron. Es una tradición que mi madre me inculcó y que yo repito año tras año, como un ritual que me hace recordar a todos aquellos que hace tiempo dejaron de estar a nuestro lado, pero que por siempre seguirán muy dentro de nosotros...


Por todo el resto del sábado permanecieron encendidas. Ojalá y mi Celia rescate esta preciosa tradición para así hacerla pasar de generación en generación...


 Después las calabazas, tan de Halloween...Otra tradición, esta heredada de tierras americanas. Reconozco que me ha costado habituarme a ella, pero ahora me encanta esparcir por estas fechas redondas calabazas de ojos y bocas abiertas. Creo que seguiré haciéndolo hasta la posteridad. Hay que estar abierto a todooooooooooooooooo...






 Bonitas tradiciones y fiestas que nunca deben olvidarse. Aunar lo de antaño y lo nuevo. Lo nuestro y lo de otros paises. Yo lo adoro...
Como adoramos en casa las galletas. Si llega la Navidad en forma de renos, estrellas y abetos. Y si llega Halloween se transforman en fantasmas y calabazas rellenas de chocolate. Ni que deciros que estaban tan sumamente deliciosas que por poco no llegan ni a las fotos finales. Dos quedaron chicas, justo para  posar ambas figuras sonrientes antes de ser devoradas...




Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, así soy yo y así es mi pequeña ventanita. Siempre dispuestas las dos a mostraros todo lo sencillo que nos hace el día a día mucho más maravilloso...
Desde mi blog os deseo que este recién estrenado mes de Noviembre nos depare un universo rebosante de inspiración...
Y si queréis mañana volveré a estar por aquí...¡Feliz domingo preciosas!...

2 comentarios:

  1. Querida Maite estas esplendida guapa, guapa con todo tu encanto que es grande.Ya veo que tienes un intenso Noviembre mejor que mejor porque así disfrutaré yo tus fiestas. Ya veo que la de ayer estupenda sois una familia que siempre estaís preparada para reuniones y celebraciones y que decirte de tus calabazas y galletas pues que dan gusto verlas. Que disfrutes mucho de todos los acontecimientos que te traerá este nuevo mes.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Estas muy guapa, el vestido muy bonito, a mi me pasa lo del mes de celebraciónes pero es el de julio,que es uno detras de otro, pero en fin lo bonito es celebrar y juntarse la familia, un besazo.

    ResponderEliminar