nieve

31 de diciembre de 2016

¡Feliz vergeliano 2017 para todas!...

 Ya tenemos por aquí el último día del año. En este vergel las velas del 2017 están listas para lucir y ser encendidas mañana mismo, consumiéndose lentamente como despedida. No ha sido el mejor de los años chicas, la pérdida de mi padre ha querido teñirlo de tristeza, de ira y de desconsuelo. Sin embargo, aquí estoy como siempre hago, junto a mis mujeres especiales, reuniendo la poca energía que me sobra en este año,  para desearos todo lo mejor...
 Este 2017 me debe mucho vergelianas, mucho de fuerza infinita...
 De ganas de tirar para adelante, de emociones, de salud para los míos, de inspiración...
 Y de vivencias especiales sin fin...
 Y me lo va a dar todo, lo sé. Presiento un mágico año por delante, 365 nuevos días para resurgir, volverme más fuerte y dar todo de mi a los que están a mi lado. Entre ellos, mis vergelianas que asomáis por aquí a diario, que me habláis, me apoyáis y me compartís tantísimas vivencias...
 A todas os quiero desear una Nochevieja repleta de fiesta, de brindis sin fin, de bailes hasta el amanecer y de deseos soñados...
 Disfrutad al máximo, lo mejor vendrá después porque mañana domingo, primero del nuevo año, esta ventana volverá a abrirse de par en par deseando volver a reencontrarnos para charlar largo y tendido...
 El 2017 llama a nuestras puertas...
 Viene con muchísima fuerza...
 Empujando con ansia y diciéndole adiós a un 2016 que ya dejamos atrás...
Pues feliz año nuevo chicas, preparadas estamos para recibirlo con una gran sonrisa encantadora...
Y siempre, no lo olvidéis, mirando hacia adelante pase lo que pase...
Desde "Un vergel en la ciudad"...
¡2017 besazos para todassssssssssssssssssssssss!...

30 de diciembre de 2016

Inspiración navideña...

La imagen puede contener: árbol, cielo, nieve, planta, exterior y naturaleza
Os imagináis chicas un nevado paisaje repleto de blanco, al fondo de todo una gran casa con fachada roja. Quizás por allí asomáramos nosotras a golpe de bicicleta. Un rencuentro esperado para celebrar estas navidades...
La imagen puede contener: árbol, nieve, planta, exterior y naturaleza
Nos rodearía el frío...
La imagen puede contener: personas sentadas, planta y exterior
Y una enorme corona de ramas de abeto nos daría una cálida bienvenida...
La imagen puede contener: planta, nieve, exterior y naturaleza
Alguien abriría la verja con euforia, hay que entrar de inmediato, antes de que quizás vuelva a nevar con fuerza...
La imagen puede contener: árbol, nieve, cielo, exterior y naturaleza
Que maravillosas ventanas las de esta casita roja chicas...
La imagen puede contener: casa, planta, árbol, cielo y exterior
Nos asomamos curiosas, quizás Santa nos haya dejado, por fin, nuestros deseados regalos...
No hay texto alternativo automático disponible.
Mejor recibimiento no podemos esperarnos. Hay un banco de madera repleto de cojines, troncos de madera para ser encendidos y mantitas de lana para abrigarnos con amor...
La imagen puede contener: personas sentadas e interior
Como toda la fachada de la casa al exterior, los colores que se nos abren por delante son igualmente rojos, clásica Navidad vergeliana iluminada por montones de guirnaldas luminosas...
La imagen puede contener: personas sentadas, mesa e interior
Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, hasta un pequeño y juguetón peludito asoma por ahí enfrascado en devorar uno de nuestros regalos...
La imagen puede contener: perro
Lo dejamos en su empeño, para sentarnos en esa butaca encantadora lista para merendar...
La imagen puede contener: interior
Hay cajas de galletas de mantequilla, tazones de calentito chocolate, platitos con variados frutos secos y velas encendidas para dar calidez al momento...
La imagen puede contener: personas sentadas, mesa e interior
Vamos a sentarnos todas, hora de abrir los regalos. Unos esparcidos sobre la gran mesa navideña en alegres colores...
La imagen puede contener: mesa e interior
Otros bajo el gran árbol esperando a ser abiertos con enorme nerviosismo...
No hay texto alternativo automático disponible.
O arremolinados con vivos envoltorios bajo los alineados calcetines de lana...
La imagen puede contener: interior
Mientras que varias encantadoras muñecas ubicadas en la vitrina, nos remiran curiosas al ver juntas a tantísimas vergelianas...
La imagen puede contener: interior
Como sé que el día se nos hará largo, las habitaciones estárán preparadas para que pasemos la noche. En ellas no faltarán los adornos navideños, corazones mullidos a modo de almohadones, ramas de abeto en jarrones deliciosos y mantitas a cuadros rojos para arroparnos en cuanto nos venga el sueño...
La imagen puede contener: habitación e interior
Habrá una para cada vergeliana cálida y acogedora, con  vistas increíbles hacia los nevados exteriores...
La imagen puede contener: interior
Que maravilla de Navidad chicas, todas juntas en agradable tertulia, al abrigo de una auténtica casita de cuento...
No hay texto alternativo automático disponible.
Rodeadas de poinsetias en flor,
La imagen puede contener: planta, flor y exterior
Rojas bayas...
No hay texto alternativo automático disponible.
Muñecos de nieve sonrientes...
La imagen puede contener: nieve, exterior y naturaleza
Velas encendidas...
La imagen puede contener: exterior
Pajaritos cantarines...
La imagen puede contener: pájaro
Y bonachones peludos encantadores...
La imagen puede contener: exterior

Empezará a caer la noche, nos asomaremos al enorme ventanal...
La imagen puede contener: planta, árbol, exterior y naturaleza
Y de ahí saldremos al exterior animadas por tan mágico paisaje...
La imagen puede contener: cielo, árbol, exterior y naturaleza
Portaremos grandes velones en nuestras manos para alumbrarnos, queremos despedir este día navideño juntas tal y como se merece...
La imagen puede contener: planta
Soñando...
La imagen puede contener: noche, árbol, cielo, planta y exterior
Y sabiendo que al despertarnos por la mañana estaremos todas de nuevo en semejante lugar. Quizás entonces, alguna de estas vergelianas haya madrugado más que ninguna, para prepararnos a todas un sabroso desayuno a la luz de las velas mañaneras...
La imagen puede contener: interior
Siempre al llegar estas fechas tan entrañables imagino un lejano pueblo, una encantadora casita y unos paisajes memorables. Me invento una quedada de mujeres vergelianas celebrando el día de Navidad. Quizás sueñe demasiado chicas, pero nada me haría más ilusión que algún día se materializase para regalo de todas.
Yo por lo menos se lo pido con fuerza a Papa Noel año tras año y quien sabe...a veces los sueños se hacen realidad...
La imagen puede contener: nieve, árbol, cielo, exterior y naturaleza
Feliz viernes de preludio de noche de fin de año. Mañana sin dudarlo pasaré por aquí para desearos a todos un soñador 2017...
La imagen puede contener: perro
¿Me acompañareis chicas?...

27 de diciembre de 2016

Matices de martes...

 Buenos días de martes chicas, iniciamos nueva semana con un lunes que no es lunes porque ayer fue festivo por estos lados, así que poquito nos queda para acercarnos a la festiva Nochevieja que dará paso a un nuevo y magnífico año, de eso estoy más que segura...Hemos pasado en familia muchos momentos maravillosos y ajetreados con la deseada Navidad y hoy toca desayunar con pausa, sin prisa, yo solita en mi cocina, mientras los míos duermen. Es lo que toca con las vacaciones navideñas y se agradece ese total silencio, la luz que se cuela por el ventanal que aún es tenue, como repleta de neblina, pero que poco a poco se despeja para dejarnos una mañana de auténtica gloria...
 Y entonces se me van los ojos a las muchas plantas que he ido esparciendo estos días para embellecer mi cocina. Ese jacinto que empieza a florecer en rosa pálido, rodeado de verde musgo...
 A esas pequeñas hojas de hiedra en forma de lanza por las que sobresale un dulce angelito blanco con enorme lazada en rojo...
 Que buena idea fue bajarme el farol decapado de la planta de arriba para colocarlo justo encima de la mesa. Es una maravilla poder encender su vela nada más empieza a caer la tarde...
 Fijaros cuanta luz entra directa por el ventanal, no me extraña que gracias a ella las florecillas perfumadas de mi jacinto se abran sin parar...
 Hasta el ángel sonríe contento en cuanto la niebla se ha disipado dejando entrar al solecito...
 Mientras degusto mi apetitoso desayuno, me acerco al jacinto, es tan maravilloso su dulce perfume que da la sensación de encontrarme en pleno campo de rosas. No hay mejor ambientador en nuestros hogares que estos semejantes bulbos que florecen en pleno invierno...
Maravillosa luce igualmente mi hiedra trenzada en forma de bola. A pesar de la estación en la que estamos, no deja de regalarme pequeñas hojitas que se van alzando por encima del tutor que la guía para mantener su forma... 
Entonces yo tengo que entrelazarla a cada momento con paciencia para que no pare de estar preciosa...
A través de ella, al fondo asoman mis rojos kalanchoes al exterior. Es increíble que continúen espléndidos, con montones de capullos a punto de abrir. Yo creo que el secreto está en el sol que reciben todo el día y que los mantiene en perfecto estado...
 Continúo entonces con mis deliciosas tostadas de mantequilla y mermelada de naranja...
Sentada en plena cocina, dejando que los minutos transcurran lentamente. Las diez y cuarto, marca mi reloj de péndulo colgado. Que más da, es como si fuera fiesta todavía, me tomo mi tiempo...
 Me regocijo con la buena mañana que hace, casi parece primaveral...
 Que bien se está entre adornos navideños a mi alrededor...
 Entre manteles individuales repletos de hojas y flores...
  Acompañada de jacintos perfumados, faroles blancos románticos...
 Fitonias variegadas, violetas africanas...
 Pequeñas suculentas...
Y ese cuadro con niña encantadora asomando...
 Con su pequeña mano en la boca y lanzándonos a todas montones de besos cariñosos...
 No se puede tener mejor despertar chicas después de días celebrando las fiestas. No se vosotras, pero a mi a veces me encanta el silencio, la corta soledad de unos minutos, recrearme en mi cocina rodeada de esas pequeñas delicias que con tanto amor coloco día tras día...

 Pararme a contemplar lo sencillo de unas flores que se abren...
 Y ya de paso habiendo acabado mi dulce desayuno, subir a la planta de arriba a despertar a mi Celia, parándome por unos instantes en mi vergel. Él ya ha adquirido matices invernales, se ha llenado de tonalidades frías, se ha despojado de hojas en sus árboles, manteniéndose al margen de ese solecito que ya apenas ni le toca...
 Hoy preciosas, he querido aparcar por una mañana adornos y fotografías navideñas. Quizás me he levantado un poquito nostálgica, pero a veces también es maravillosos compartir con todas vosotras un lento despertar con desayuno incluido. ¿No estáis de acuerdo vergelianas?...
Y ahora en cuanto lo recoja todo y limpie un poquito, pienso emergerme en devoradora lectura, con ese libro que Papa Noel dejó la noche de Navidad en plena chimenea. Por cierto el original punto de libro de enorme estrella plateada es obra de Celia para sorprenderme por completo...
Con mi Isabel Allende y su "Amante japonés"os digo a todas...
¡Hasta mañana preciosassssssssssssssssssssssssss!