nieve

31 de marzo de 2017

Arreglos florales de viernes...

Viernes ya preciosas, último día del mes de Marzo que nos ha dejado momentos especiales, así que mañana mismo estrenamos nuevo mes, muy primaveral él, con horas que se nos alargaran para disfrutarlo mucho más, con fiestas entrañables por estos lados y con temperaturas especialmente agradables. Y yo sigo esparciendo primavera por mi hogar, esta vez os toca admirar mis rincones interiores que están repletos de flores. Algunas como vais a poder comprobar son sencillamente naturales, otras atrevidamente artificiales y unas pocas más, mezcladas de ambas formas que también lucen especiales...
Tengo rincones muy lilas de la mano de iris combinadas con ramas de verde acebo...
 Un jarrón de plata regalo de mi madre sirve para colocarlas luciendo en el mismo pasillo...
Mucho más al fondo el velador de ondas sugerentes se adorna con un pequeño amor de hombre que ya empieza a colgar con timidez...
 Maniquíes y portavelas complementan el conjunto...
Que se abre con calidez hasta mi dormitorio principal...
 Una planta perfecta para colocarla cuando la luz escasea, ella se nutre de la poquita que recibe de uno de los ventanales para brillar con su hojas totalmente variegadas...
 El macetero en flores rosas complementa perfectamente con el verde matizante de todas las ramas que caen en ligera cascada...
Nos adentramos en el dormitorio, él también se permite pequeños arreglos de flores que le sientan de maravilla...
 Rosas son las flores escogidas para colocar en cada una de las mesitas auxiliares...
 Justo en mi lado una jarra de leche alberga varias rosas rosadas en forma de capullos...
 Maravilloso el contraste que aporta a los grises de los textiles, notas muy románticas que siempre busco en mi particular estancia...
 En el lado de Víctor también asoma nuevamente una rosa...
 Pero esta vez amarilla, acompañada por una sencilla rama verde...

 Igual de bien queda la combinación de colores y texturas, esos topos, flores y diminutas rayas aliándose con el pequeño capullo amarillo...
 Nos giramos hacia la cómoda blanca. Desde lo alto un gran maniquí admira el pequeño jarrón repleto de conchas y piedras, en su interior sobresale una nueva rosa, esta vez en cálido color blanco a juego con la abundancia de grises que decoran el rincón...
 Ummmmmmmmmm, delicadeza total transmite el gran cuadro de árboles bucólicos que parecen acompañar al día gris que hoy nos acompaña...
 Nos plantamos en el cuarto de baño chicas, ¿os pensáis que allí no pueden lucir arreglos de flores?. Por nada del mundo debemos ignorarlos en este espacio, si nos falta la luz, los esparcimos artificiales que también con un poquito de gracia pueden lucir divinos...
 Ya veis, en el mío no faltan tonos azules de la mano de hortensias, lavanda pequeña y capullos de rosa en luminoso color blanco...¿Os acordáis de las pegatinas de baldosas hidráulicas?, ahí siguen en concordancia con todo el cuarto de baño y las flores que asoman tras de ellas...
 El salón es quizás ese lugar donde a vergelianas como nosotras nos encanta colocar montones de plantas. Allí nos permitimos combinarlas como se nos antoje y es tanta la inspiración que ponemos que nos surgen mini jardines totalmente envidiables. El mío acoge con belleza variedades de fitonias y coleos que ya empiezan a crecer como auténticos arbolitos...
 Y aún hay lugar para sumergir en un largo jarrón una espigada flore blanca artificial que siempre queda perfecta junto a un pequeño vasito de cristal repleto de flores de botones...
 Blancos, cremas y rosas, aliados indiscutibles de los elegantes grises de mi salón...
 Y nos queda una última estancia por visitar, las adictivas cocinas que nosotras sabemos mimar con la mismas ganas que el resto de nuestras casas. Nada mejor que una gran bandeja de latón pintada para acoger tantas plantitas diferentes como queramos...
 En la mía conviven, una abierta begonia africana, una espigada crasa y una esqueje de mesem que en cuanto eche raíz pienso plantar en cualquiera de mis jardineras exteriores...
 Hasta florecillas ha empezado a regalarme y no me extraña, se encuentra tan a gusto entre tanto verdor por todos lados que le brotan imparables para mi total deleite...
Ufffffffffffffffffffffff, ¿como pueden gustarme tanto las flores chicas?. En los exteriores invaden los espacios a su antojo y en los interiores ya me encargo yo de ubicarlas para que alegren a todos en esta casa. La primavera por fin se ha instalado al finalizar el mes de marzo y estoy segura que con la llegada de abril se multiplicarán con magia porque sinceramente una servidora no puede vivir sin ellas...
Creo que os incito con entradas como éstas a correr raudas hasta vuestras terrazas. Nuestra María Bracaccini está trabajando afanosa en su jardín para dejarlo precioso, Teresa Esteban nos comentaba ayer que de este fin de semana no pasa para acondicionar su terraza inaugurando ya por fin la hermosa primavera en su querido Madrid y mi cuñada me trae loca de aquí para allá buscando complementos ideales que esparcir en su mini vergel. Haber si después todas estas increíbles mujeres comparten sus inmejorables resultados con todas nosotras...
Pues nada chicas, solo desearos el mejor de todos los fines de semana, ya sabéis que debemos disfrutarlos más allá del infinito...
¡Feliz viernessssssssssssssssssssssssssssssss!

30 de marzo de 2017

Paseito de jueves...

Esta mañana me llamó mi cuñada para acercarnos juntas al mercado semanal de flores, seguimos con la redecoración de su pequeño balcón y teníamos que comprar varias cositas. Así salía yo a primerísima hora, con mi gorda chaqueta de pelo y mi incondicional carro para llenarlo por completo
Nada más iniciar el paseito de jueves ya me topo yo con las primeras pinceladas de primavera dispersas por mi pequeña ciudad. Como cada finales de marzo, los magníficos ciclamores despuntan ya con sus flores en rosa...
Es un árbol centenario que siempre me lo remiro porque me tiene enamorada. Ha permanecido desnudo todo el invierno luciendo ese gordo y retorcido tronco con su tono oscuro...
 Y hoy ya sorprende con  las primeras florecillas de sus ramas que a pocos días se cubrirán de ellas por completo. Estoy segurísima de que si tuviera un jardín, este árbol estaría plantado en medio de todo...
Sigo mi paseo chicas...
 Para plantarme justo delante de mi puesto floral preferido. Siempre compro mis plantitas en él, abunda la variedad, el buen precio y la simpatía de sus dueños...
 Sé que muchas de vosotras os moríais de ganas por que lo fotografiara y hoy os doy el gustazo, para que admiréis el colorido, el verdor y las muchas flores que desbordan tal espacio. Ante tanta belleza ya podéis entender que cada jueves vuelva a casa con unas cuantas de ellas, imposible no tentarse, ¿no creéis chicas?...
 Mi cuñada y yo como locas, escogiendo variedades para su balcón, eso si, resistentes porque ella según dice y lo confirmo, se le mueren hasta los cactus. Finalmente hemos optado por algunas crasas verdes y un ramo de flores de siemprevivas para secarlas y que luzcan coloridas. También ha habido tiempo de recorrer tiendas de decoración y de textiles para acabar de perfilar los últimos detalles del mini vergel de mi especial acompañante...
 Y llego a casa después del largo y fructífero paseo en buenísima compañía. Ya sin mi gorda chaqueta puesta y mucho más que acalorada...
 Mi carro con alguna que otra compra coqueta, faltaría más...
 Que me muero por compartir con todas mis mujeres...
¿Queréis verlas?...
Hasta mi salón os llevo chicas, hoy más primaveral que nunca con la balconera abierta de par en par y dejando que el solecito se cuele por completo...

 No me he resistido, lo siento, me he enamorado de esta verde variedad colgante de diminutas flores en rosa, quizás inspirada en los tonos del árbol del ciclamor visto en mi paseo...
 Eso en el puesto floral porque después en una de las tiendas irresistibles se han venido conmigo dos especiales maceteros que van a lucir en mi vergel de total maravilla. Aquí me veis mirando uno de ellos con minucioso detenimiento...
 Ya sabéis que no hay bonitas plantas sin escogidos maceteros...
 Pues vamos a poner todas los pies en mi terracita de abajo. Hace días que le estoy dando toques primaverales nuevos y creo que está quedando genial...
 Desbordante de color, pletórica, llamativa y con esos nuevos cojines que me tienen enamorada...
 Introduzco los mesem que así se llaman mis nuevas plantas dentro de los maceteros...
 Ahueco los cojines para que queden perfectos...
Y me siento bajo el sol de la mañana...
Ohhhhhhhhhhhh, pero que bien se está en medio del verde que todo lo rodea y encima con los nuevos maceteros que por su material brillan bajo el sol. Son plateados, con esas letras incrustadas que tan bien le sientan y esas asas blancas de cuerda...
 Primer plano del Mesem que seguro que ya todas conocéis. Más duros imposibles, más flores en una misma planta, también imposible y más belleza creo que imposible...
 Sus flores son maravillosas, pero sus hojas no se quedan atrás, tan vellosas, tan carnosas y tan diferentes a todas las demás...
 Lo único que debo matizar es que en cuanto se les va el solecito, sus flores se cierran por completo como diminutos capullos, por ello debemos siempre colocarlos a pleno sol para que así se mantengan abiertas el máximo tiempo posible...
 Así que no lo dudo y los acerco a la misma mesa donde el sol incide por completo. En el puesto estaban completamente abiertas sus flores pero al meterlos en el carro bajo la oscuridad, se han vuelto a cerrar por completo...
 Como me gustan los cielos azules de mi ciudad chicas. A pesar de no encontrarme en pleno campo ellos se dibujan casi siempre preciosos, de un azul infinito y de un brillo incomparable...
Me quedaré otro ratito más por aquí vergelianas, después de patearme tiendas con mi cuñada necesito un largo momento de relax y de desconexión...
 Eso si me dejan los dos bichitos que me rondan desde que llegué. Han empezado a corretear por el largo balcón en alocado juego. Yaiza en un extremo buscando a Troll...
 Y el otro corre que te corre ladrando de contento...
 Hasta que le llamo la atención con algo de firmeza, entonces me mira todo serio invitándome a que me una a sus divertidos juegos y creo que finalmente tendré que hacerlo sin remedio...
Vaya jueves el de hoy chicas, paseito con árboles especiales en mi camino, puesto floral rebosante de variedades, tiendas varias de complementos tentadores y el recibimiento de mis dos peludos que vale mucho más que todo lo anterior. Como bien decimos todas, pequeños placeres vergelianos que son la esencia de nuestras vidas. Ayer después de publicar los rincones de Lola, recibí un nuevo correo de su parte. Me pide que os dé las gracias por los bonitos comentarios recibidos que la llenaron de emoción. Y así lo hago, aunque creo que deberíamos ser nosotras las que le diéramos millones de gracias a ella por dejarnos entrar en su espacio personal, compartir nuestros hogares a veces no es fácil, pero ya veis lo enorme de su recompensa, lo bonitos que quedan ellos en esta ventana nos enorgullece hasta el infinito...
¡Feliz primaveral jueves!