16 de agosto de 2017

El misterio de mi ciclamen...

 Petunias en mis vergeles este verano proliferan divinamente. Ya os comenté que en el largo balcón de la planta de abajo planté muchísimas y en variados colores. Tuvieron su exuberante floración nada más trasplantarlas en las grandes jardineras, después me aconsejaron que las recortase para que así me volvieran a dar nuevas flores, y así lo hice chicas, para volver a disfrutar de ellas llegado este mes de agosto...
 Las tengo rosas, blancas, rojas y hasta viólaceas...
 Todos mis grandes ventanales se aprovechan de ellas, de su belleza, su colorido y su alegría...
 Se suceden a lo largo del balcón resaltando sobre todo y haciendo más preciosos estos exteriores. Ya sabéis que en breve marchamos de vacaciones, así que he rellenado las jardineras, abonado con bolitas azules, regado casi a diario y recortado hojas secas que pudieran afearlas. Ahora será tarea de mi espléndida madre de manos verdes, cuidarlas con mimo para que se mantengan igualmente preciosas...
 Cuando llegamos al final del balcón, nos topamos con uno de mis rincones preferido, aquel que se abre justo enfrente de mi habitación. Allí también asoman petunias desbordantes variegadas...
 Hiedras de enormes hojas de un verde intenso, begonias rosas...
 Y..................ahora viene el misterio, mi ciclamen totalmente en flor...
 Inexplicable vergelianas, si tenemos en cuenta que es una variedad de invierno que logra florecer tras días de enorme frío...
 Me lo miro y remiro intentando encontrarle una explicación lógica. Si os digo que estas navidades tan solo me regaló dos tres florecillas y ahora en pleno verano se inunda de ellas hasta quedar totalmente repleto...
 Esto se merece, fotos, muchas fotos para mis mujeres...
 Quiero que al igual que yo, vosotras os deleitéis con semejante ciclamen, con esas flores especiales y llenas de enorme colorido. Me pregunto si después de esta enorme explosión, será capaz de volver a florecer cuando llegue el pleno invierno...
 Dejamos atrás mi rincón predilecto repleto de verdor...
 Esas petunias colgantes que son todo alegría en este vergel...
Ese banco de madera reutilizado como nueva mesa en la que exponer montones de plantas...
Y ese ciclamen misterioso en flor...

Volvemos a pasar entre largas jardineras en flor...
 Rozando esas petunias coloridas...
 Para plantarnos en esa pequeña terracita igualmente desbordante de variedades cuidadas y mimadas. En ella no me he resistido a colocar petunias en coquetos maceteros como continuidad a todo este mini vergel...
 Por fin este verano chicas, con algunos consejos de entendidos jardineros, he conseguido hacer que estas flores que siempre se me secaban, consigan adornar parte de mis exteriores. Os confieso que antes me negaba a plantarlas, pero ahora, no podría vivir sin ellas. Son fáciles de cuidar, florecen constantemente durante meses y aguantan sin problemas el sofocante calor. Solo hay que regarlas a diario y recortarlas ligeramente cuando se espiguen demasiado. Una última flor enorme para desearos a todas, un maravilloso día de miércoles...
Por cierto chicas, os dejo un pequeño vídeo de mi balcón y las petunias. Así voy probando para cuando os deje el que estamos preparando Celia y yo. Ya me diréis qué tal...
 ¡Enormes besazos para todassssssssssssssssssssssssss!...

video


13 de agosto de 2017

Mi atrapasueños...

 "Atrapasueños", curiosa palabra. Siempre me han atraído, no sé porqué, será por su leyenda que después os contaré, por su forma quizás, o tal vez por los materiales con los que está elaborado. Lo cierto es que por una cosa o por otra, siempre he deseado tener uno colgando de cualquier ventana de casa. Hace días me topé con ellos decorando el aparador de "Muy Mucho". Los había enormes con grandes borlones, tipo tapiz muy originales, y pequeñitos y ligeros, como el que ahora cuelga de la balconera de mi habitación...
 Fijaros que es un elemento sencillo, elaborado con materiales muy naturales y que según explican tiene poderes mágicos...
 Cuentan chicas, que semejante adorno decorativo filtra los sueños de las personas, dejando solo pasar los sueños y visiones positivas...
Los sueños que no recuerdas son los que bajan totalmente por las plumas...
 Las pesadillas se quedan atrapadas en la cuenta...
 Y a la mañana siguiente se queman con la luz del día para que no se cumplan...
 ¿Creéis en ello vergelianas?...
 Pues a mi chicas, es una historia que me encanta, muy de mitos y leyendas de tiempos pasados. Aunque no soy nada supersticiosa, mantendré colgado mi atrapasueños por si acaso, para que al levantarme solo queden en mi los pensamientos y sueños positivos...
 Dejando atrás misticismos, estos colgadores están muy de moda. Últimamente se ven muchísimo en todas las tiendas decorativas en multitud de versiones variedades y tamaños. Pueden colocarse en interiores o hasta incluso en las mismas terrazas. Hay mujeres muy vergelianas ellas que son capaces de tejerlos con sus propias manos, a mi me encantaría, pero eso del crochet me pone muy nerviosa. Así que nada mejor que haberme comprado uno, elegido en una de mis tiendas decorativas preferidas...
 Que pena que no podáis ver como gira y gira cuando el viento incide sobre él, yo me quedo hipnotizada mirándolo a través de mi pequeño balcón...

 Las cintas de ganchillo ondean con suavidad al mismo compás que sus plumas, resaltando tras las petunias rosadas...
 Por cierto preciosas, por aquí asoma mi nueva cortina de la habitación. Un estor de una sola pieza en color verde mint. Me he atrevido con esta tonalidad tan en moda este verano y muy de acorde con los complementos veraniegos de toda la estancia...
 Lástima que con tanta luz que se cuela por las ventanas no podáis apreciar a la perfección el color y las rayitas que se dibujan en la tela, pero he de deciros que queda genial coordinando con el atrapasueños prendido de ella...
 ¿Alguna de mis chicas tiene un atrapasueños decorando su hogar?, ¿os ha eliminado los malos sueños?, ¿realmente se cumple su historia?...
 Pues ya me contaréis...De momento yo acabo de colgar esta misma mañana el mío. No sé si llevará a cabo su excelente función, pero de lo que si estoy totalmente segura es, que una vez colocado, se convierte en un objeto decorativo realmente encantador y repleto de magia...
¡Feliz domingo vergelianas!

12 de agosto de 2017

Mi vergel en agosto...

Buenas días de sábado veraniego chicas. Por aquí ando todavía, mis vacaciones aún están por llegar y hoy me emerjo toda la mañana en preparar mi vergel con mimos y grandes cuidados. Faltaré por unos cuantos días y debo dejarlo listo para que sufra él lo menos posible...
 Como veis chicas, coloqué las largas cortinas blancas colgando del cenador. Ellas aportan sombra y algo de frescor al rincón, además de lucir super románticas y maravillosas...
 También me hice de nuevos cojines en las rebajas, ya sabéis que en el exterior se deterioran fácilmente, con lo cual debemos cambiarlos bastante a menudo...
 Cuadrantes repletos de grandes hojas en tonos verdes. Cuando los vi pensé que quedarían geniales, muy de acorde a todo el verde que rodea mi gran vergel en la ciudad...
 He querido esta vez combinar verdes y lilas, dos tonalidades que resaltan la una con la otra aportando vitalidad y colorido...

 Perfecta elección, diría yo que es como si las hojas se hubieran desprendido de uno de mis árboles para posarse sobre el sillón con suma delicadeza...

 En estos meses de ausencia reproduje cóleos que han sido plantados tanto en mis interiores como en los mismo exteriores...
 A la sombra de la pérgola crecen ellos sin problemas, repletos de hojas en variegados colores...
 Por supuesto replanté más hiedra de hoja grande y hasta me atreví con las petunias. He de deciros que es el primer verano que me han respondido de maravilla, sin secarse y este agosto son el total centro de mis terrazas...
 Anudé también grandes lazadas en forma de coquetos lazos a las cortinas del cenador. El año pasado me dio por anudarlas pero se volaban constantemente, así que con esta romántica solución ni se mueven por mucho aire que corra en estos exteriores...

 Pero sigamos recorriendo mi vergel porque aún me quedan muchas especies nuevas que mostraros. Aquí tenéis la veraniega diplademia en rojo. Nuevamente no pude resistirme a ella. Para mi una variedad bastante difícil de cuidar aunque os parezca mentira. Verano tras verano se me ponen sus hojas amarillas y apenas si me llega a florecer...
 Pero como soy una vergeliana cabezota e insistente, he vuelto a llevarla a mi terraza. Una plantada en un gran cubo de zinc, y la otra trepando por la celosía pequeña de hierro...
 Ahora mismo están preciosas, con esas grandes flores en rojo y montones de largas lianas repletas de capullos...
 Yo creo que siempre las he regado poquito y ellas si están a pleno sol deben recibir buenas dosis de agua. lLevaré a cabo el consejo y ya os contaré...
 Aiiiiiiiiiiiiiiiiii chicas, las vincas, como me enamoran sobre todo en rosa. Faltaría más que no estuvieran presentes en este mes de agosto. Resisten el calor y florecen sin parar...
 Apareció un solano en unas de mis jardineras. Increíble, tal vez alguna semillas volaron hasta ella y allí nació esta variedad que dará paso a unas vayas rojas en cuanto acabe su floración que ya está en curso. ¿Veis las diminutas florecillas blancas que asoman tras las hojas?...
Y qué me decís de esta maravilla de hojas y flores colgantes. Me regaló un esqueje mi adorable vecino y ya está ella cubriendo casi toda la enorme jardinera...
Pero no solo en este vergel amamos las plantas, también sobresalen hermosas verduras plantadas por nuestra Celia. En su verde contenedor han fructiferado lechugas que ya hemos comido y ahora están naciendo, pimientos rojos, fresas, berros y zanahorias. Todo un huerto urbano para nuestro deleite...
¡Qué maravilla!...
Y entre tantas flores y verduras por aquí asoman mis pequeños arbolitos, El olivo ha sido recortado por Víctor estos días. Se llenó de montones de florecillas, pero hasta ahora no me ha dado ni una sola aceituna, creo que tendré que esperar para ello otro largo año...
 Podé en forma de arbolito redondo mi pino limonero, se estaba secando y opté por darle esta original forma que tanto me gusta...
 Estoy hecha una artista jardinera en cuestión de podas en esta forma. Ya lo hice con uno del balcón de abajo y se mantiene a la perfección...
 No hay nada como el orden incluso en los exteriores. Así que he colocado grandes cestas de ratán en la estantería de hierro galvanizado...
 Me gusta el toque que le aportan y de esta manera todo queda recogido y ordenado...
Pues así está mi gran vergel en este caluroso mes de agosto. Muchos cuidados, riegos abundantes al atardecer y mantenimiento de todas las variedades...

Hoy llegó el sábado, menos sofocante que otros fines de semana...
Temperaturas más agradables que hacen posible dedicarse a las tareas jardineras que son muchas y entretenidas. Miedo me da marcharme por días y dejar mi vergel sin mi presencia. Aunque vendrán a regarlo de continuo siempre te queda esa penita de no poder estar día a día paseando por él, quitando malas hierbas, recortando flores marchitas, ahuecando la tierra y pulverizando las hojas llegado el anochecer...
 Por el momento voy a sentarme bajo el cenador a recrearme con mi pequeño trocito de verde envolvente...
Podéis acompañarme si lo deseáis, miraremos juntas el trepar de mi verde hiedra gigante...
 Oyendo el tintineo de mis cristales colgantes...
 Viendo el ondeante movimiento de mis cortinas bajo el viento...
 Alargando la vista al horizonte de mi ciudad hoy más silenciosa que de costumbre...
Oliendo petunias, coleos, begonias y demás flores...
Recostadas a gustito en mis nuevos cojines florales...


Y releyendo esas frases afrancesadas inscritas en otros tantos esparcidos aquí y allí...
Que vivan chicas las terrazas vergelianas mimadas los doce meses del año, aquellas que son cultivadas por mujeres como nosotras que saben ofrecerle con enorme gusto parte de nuestros días...
 Porque no importa la estación donde nos encontremos chicas, ellas lucirán repletas de verdor, flores infinitas, árboles frondosos...
Y detalles repletos de enorme encanto, esos detalles que hacen de nuestros rincones los mejores del mundo...
Con mi blanco Buda coronado con cuencas de colores alegres, os deseo a todas el mejor de todos los sábados. Aún me queda preparar el largo balcón de la planta de abajo, ya veréis que él está repleto de petunias colgantes en todos los colores. Os lo voy a enseñar, faltaría más, pero en otra entrada antes de mi marcha vacacional. Aiiiiiiiiiiiiiiiii, que tendrá la jardinería que me atrapa durante horas sin apenas darme cuenta...
Millones de besazosssssssssssssssssssssssssssssssss...