nieve

31 de enero de 2015

Esos toques de verde...


Bienvenido a un color muy especial y que es tendencia en las nuevas colecciones decorativas que ya asoman por las tiendas. Verde, verde menta...Una tonalidad que no abunda mucho por mi hogar, no suelo utilizarla para textiles o complementos, pero os confieso que últimamente empieza a enamorarme, por su viveza, su frescura y esa unión que mantiene con la plena naturaleza...
El verde se expande por nuestros exteriores, en jardines repletos de arbustos, pequeños árboles y multitud de hojas en todos sus matices...


Elaboramos coronas o guirnaldas con simples hojas de hiedras que después colgamos en montones de rincones...

Dejamos que el verde se expanda por las ventanas como auténticas cortinas naturales...

Y adoramos asomarnos a ellas para admirar como ese mismo verde lo inunda todo...

Pues chicas que mejor que trasladar ese bello color también a nuestros interiores. A vasos y tazones...

A textiles estampados...

A nuestras mismísimas cocinas, en ellas esa tonalidad aliada con los rosas es verdaderamente irresistible...
Pintar unas baldas en verde menta y colocar en ellas tarros, vajillas, paños de cocina, servilletas de papel. Eso si manteniendo la unidad cromática de ambos colores...

Atrevernos a pintar una vieja caja de latón a modo de cubertero...

Empapelar el salón en llamativos rosetones en verdes y crudos, a juego con la mesa y las galletas de las sillas en un llamativo verde más fuerte...

Esparcir jarras de porcelana a topos, ovillos de lana y cuencos. En verde por supuesto...

Rescatar ese viejo reloj de cuco en el que los verdes son los protagonistas...

Y si vamos más allá,  hasta el dormitorio principal puede inundarse de pinceladas de verde. Basta un cabecero de madera en ese fresco color aunando junto a él esa colcha de crochet, esas sábanas estampadas, esos nórdicos románticos, esas pantallas de mesita en las que conviven rosas, rojos, azules y verdes...


Como complementos nos basta y nos sobra con un antiguo espejo de marfil en verde...

Una sola pared vestida con papel estampado en más verdes...

Un rescatado baúl decapado en tenue verde menta...

Y una coqueta banqueta en la que extender ese delicioso plaid de ganchillo y ese ramillete de flores rosadas por el que asoman verde hojas naturales...

Esta podría ser la casa de cualquiera de nosotras, en la que apostando por este fresco color habríamos conseguido unos espacios naturales repletos de luminosidad. Porque el verde no hace sino que traer la plena naturaleza que nos rodea a nuestros mismísimos interiores...

¿Qué os parecen los toques sutiles de verde?...

¿Apostamos por ellos?...Por cierto, me guardo la última de las imágenes, esa sombrerera en la que se han plantado bulbos cubiertos de musgo. Genial idea para realizarla con una de las muchas cajas colocadas por casa, haber si tengo una en adorable verde menta...

Ultimo sábado de este maravilloso mes de Enero, mañana inauguramos Febrero, cortito pero igualmente repleto de cosas especiales...
Feliz día y hasta mañana preciosas...

30 de enero de 2015

En la orilla del lago...

Ulla-Britt Englund se enamoró de esta casa cuando era niña.
Hoy viernes aparco mi hogar y os hago viajar a la lejana Suecia, a mostraros una gran casa con historia... Porque todas las grandes casas encierran tras de si preciosas historias descritas por sus propietarios y ésta es el amor a primera vista de Ulla-Britt Englund y la hermosa villa a orillas del lago...
Se quedó prendada de ella cuando era tan solo una niña y tuvieron que pasar casi treinta años hasta poder hacerla suya. Fue en un paseo en ferry por el lago, la volvió a ver alzándose a lo lejos como colgada mágicamente de la colina por encima del agua. Su porche tallado con esmero, sus ventanas ondulantes hechas a mano y toda la luminosidad que se colaba por ella. Había soñado con semejante maravilla casi toda una vida y decidió comprarla a cualquier precio convirtiéndose al poco tiempo en su nuevo y deseado hogar...
Ulla-Britt y su hija en el rastrillo las hojas han caído de los árboles.
Tuvieron que invertir tiempo y dinero, sus antiguos propietarios no la habían sabido cuidar. Estaba casi abandonada y el viento y la nieve habían deteriorado casi todos sus exteriores. Reformaron la cocina, la sala de estar, y las paredes. Como amantes de los muebles antiguos intentaron conservar cuantas piezas  fueron hallando, manteniendo como no, las estufas de azulejos, auténticas joyas del siglo pasado...
Con dos terrazas tienen una vista estupenda.
Con todo ello, paciencia y muchísimo empeño, hoy sus propietarios disfrutan de una casa de vacaciones de auténtico ensueño, orgullosos de haber creado un hogar donde perderse cuantas veces quieran...
Willa zachwycała misternie rzeźbionymi gankami.
Dejo de hablar ya y con permiso de Ulla, su hija, sus dos nietas y su perro Molly, abrimos las puertas de esta casa  ubicada en la lejana isla sueca de Svarton. Os va a enamorarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr preciosas...
El propietario de la guarda todos los detalles originales.
Como a mi me han enamorado sus suelos de auténtica madera...
Staroświeckie tapety i piękne drewniane podłogi tworzą staroświecki klimat.
Sus cálidas chimeneas repartidas aquí y allí...
 Willę jest wybudowana w 1885 roku.
Fotele przy kominku - najlepsze miejsce na jesienne chłody.
La enorme luminosidad que se cuela por sus grandes ventanales...
Ulla-Britt wyremontowała kuchnię i salon.
Esa cercanía con la plena naturaleza...
Stary dom leży na szwedzkiej wysepce Svartön.
Esos empapelados que se suceden en cada estancia...
Ściany sypialni okleiła staroświeckimi tapetami.
Esos muebles antiguos de fuerte personalidad...
Willa miała ręcznie robione faliste szyby.
Los textiles escogidos con esmero...
Właścicielka zadbała o wszystkie szczegóły.
La blancura de sus muebles...
Nikt nie zniszczył starych kaflowych pieców.
Ese porche acristalado asomando al lago...
Piękny widok z werandy.
Detalles conservados de antaño...
Pięknie zdobione schody na piętro.
Y esa amplia cocina emulando a las de antes, cálida y acogedora...
Dom jest wyposażony w piękne, drewniane meble.Świece tworzą unikalną atmosferę.
Con antiguo horno de hierro donde hornear todo lo apetecible y más...
Kuchnia niczym z XIX-wieku.Piecyk i staroświeckie miedziane garnki.
Desde ella nos despide su adorable familia, sonriendo, sabiendo que gozan de una villa totalmente envidiable...
Dom uwielbia cała rodzina.
Pero antes del adiós, Ulla nos invita a unos tentadores rollos de canela calientes y a una taza de chocolate. Eso si, sentadas en los exteriores, en el hermoso jardín envolvente y bajo la atenta mirada de la mascota de la casa...
Dopóki jest ciepło, najprzyjemniej spędzać czas na dworze.
Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me gusta descubriros pequeños paraísos lejanos, hogares repletos de todo aquello que nos hace felices...
¿Nos perdemos este fin de semana por semejantes parajes?. Seguro que Ulla nos recibe con los brazos abiertos...¡Feliz día de viernes para todas!
Via
Porche País 2/2015

29 de enero de 2015

Faroles y pajaritos...

Jueves hoy de pequeños exteriores, y con ellos faroles y pajaritos. Aprovecho la soleada mañana y restauro unos viejos faroles que tras las lluvias caídas habían perdido la pintura blanca. Es una tarea que realizo de vez en cuando, volver a pintar adornos del exterior para que luzcan como nuevos. Sé que es bastante entretenido, sin embargo no concibo mis terrazas sin estos pequeños complementos que repartidos por ellas las dotan de mayor calidez...
Y aquí os muestro mi farol blanco en el que me he entretenido dándole varias capas de pintura para tapar su amarillento color. Ahora brilla más luminoso si cabe que las sillas de Ikea, éstas son ideales pues al ser de hierro galvanizado, nunca pierden su blancura...
También he restaurado lo que queda de un farol comprado en "Natura" y digo queda, porque estaba pegado a un largo palo el cual clavaba en las jardineras. Ahora me he quedado sin el palo que acabó roto y despegado. Pero como todo lo reinvento, lo mantengo sin él y bien bonito que se ve...
Sobre la mesa de baldosas amarillas acompañando a plantas y velas...
No hay por que tirar nada de nada, con nuestras propias manos y unas pinceladas de pintura podemos mantener nuestros adornos a la intemperie unos cuantos años más...
Chicas, si abrís bien los ojos, veréis que un nuevo complemento se cuela hoy por mis fotos...
¿Lo habéis divisado ya?...
Mi nuevo macetero de porcelana. Fue verlo expuesto en una nueva tienda de mi ciudad y me quedé enamorada. Es que a veces cuesta encontrar envases de acorde a nuestro estilo donde sumergir nuestras plantas favoritas. A mi me gustan románticos, delicados, con algún que otro dibujo o bonitas letras pintadas...
El de hoy lo reúne todo...Fondo blanco, dibujos tenues de grandes flores recorriéndolo, delicado dibujo de una jaula con pajaritos dentro y en su base la palabra "Love"...

Me hubiera gustado plantar en su interior varios jacintos azules del mismo color que la jaula y sus pájaros, pero nuevamente me he quedado sin mi paseo por el mercado de plantas donde poder comprarlos, a cambio introduzco una pequeña crasa y junto a ella le he posado un diminuto pajarito en el mismo tono azul del conjunto...

¿Precioso no creéis?...Muy primaveral a pesar de encontrarnos en pleno mes de Enero...
Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me gusta mostraros sencillos objetos recién comprados y complementos acabados de restaurar. Hoy aúno sobre la mesa de mi pequeña terraza, faroles y pajaritos pintados en un blanco macetero, además de plantas en flor que sobresalen en las fotos y ese pedacito de cielo azul y soleado que asoma maravilloso...





Uiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, que se me olvida que nuestra Yaiza también se quiere asomar por aquí...
Hasta se gira hacia vosotras con esos enormes ojos que tiene para desearos a todas un jueves repleto de exteriores maravilloso...
Felicísimo díaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa...