nieve

31 de octubre de 2013

En el recibidor...

De nuevo con vosotras...Y hoy es la víspera de Halloween, toca poner calabazas repartidas por nuestros hogares y comer un postre super delicioso y muy catalán...Panallets...ya os los enseñaré, a nosotros en casa nos encantan. También son días, en especial mañana, de encender una vela por los difuntos, por todos esos seres queridos que un día se marcharon y que por estas fechas su recuerdo es mucho más significativo...
Así que me adelanto y enciendo mi particular vela, este año en la entrada, presidiendo mi casa y en recuerdo a mis difuntos. Tradición que mi madre nos enseñó desde que éramos pequeñas y que yo sigo trasladando a mi hija, porque no hay nada mejor que mantener las buenas costumbres...
Busco un portavelas y lo encuentro en el exterior, en mi pequeña terracita. Lo traslado al interior, lo limpio y lo cuelgo de la percha de la entrada. Es un corazón de cristal comprado en uno de nuestros viajes a la isla de Lanzarote. A perdido un poco sus colores, es lo que tiene dejarlo a la intemperie, quizás algún día lo vuelva a pintar con pintura especial para cristal, pero hoy lucirá tal cual es, con su vela encendida, dándole un aspecto mágico y delicado...Queda perfecto, rodeado de sombreros, bastones, paraguas y la placa de estilo francés, con sus letras escritas. Después cuando apago las luces, el bonito corazón se ilumina y la entrada queda sumida en un tenue ambiente mucho más que relajado...Y sino mirad a Yaiza, escondida bajo la mesa del salón y tumbada en la alfombra. No le quita ojo a la vela encendida, seguro que hoy será su máxima distracción...



















El jueves ya llegó y mañana la festividad del día de todos los Santos...Yo enciendo mi vela, hoy solo unas horas, pero mañana y según los cánones, se mantendrá encendida todo el día. Me encantan las tradiciones, mantenerlas vivas y pasarlas de generación en generación. Eso es parte de la esencia de la vida...
Y ahora me voy a comprar los deliciosos panalletets a la pastelería de mi ciudad...Ummmmmmmmmmmmmmmmm, ya estamos deseando probarlos...
¡Feliz jueves para todas!

30 de octubre de 2013

Se acerca Halloween...

Hola chicas, llevo días desconectada de todas vosotras, bueno de vosotras y de muchas otras cosas...Motivos familiares que poco a poco van volviendo a su cauce...Hoy abro de nuevo, aunque solo sea un poquito, esta ventana y paso para saludaros y mostraros rápidamente mi centro otoñal de Hallowwen. Cada año cuando se acerca esta entrañable fiesta despliego mis calabazas y recreo un especial rincón. El año pasado le toco a la cocina, pero este me las llevo al salón, las meto dentro del gran farol plateado y las acompaño de cositas recogidas en la naturaleza...hojas otoñales secas y ramas de hiedra...Después solo queda colocar una vela y encenderla. Como me gustan los colores de esta estación...Naranjas, amarillos, ocres...y esa luz otoñal que hoy inunda mi salón impregnándolo de una magia especial. Después se acerca nuestra Yaiza a olisquear las calabazas y se tumba, sin dudarlo, en el gran edredón que hoy he colocado en el sofá. Una estampa genial, que no dudo en fotografiar. Pero que perfecta modelo es, posa hasta con gracia para recrear un rincón casi perfecto..
















Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii chicas, como os he echado de menos. A todas y cada una de vosotras. No sé si podré escribir todos los días pero dejo mi ventanita abierta como la puerta de mi gran farol de hoy, para que entréis tantas veces querráis y aunque no haya nada nuevo, podáis pasearos por este gran vergel que también es una gran parte de todas vosotras...Halloween, está a la vuelta de la esquina y con él, el día de todos los Santos...encenderé una gran vela por todos los seres queridos que ya no están con nosotros, comeremos panallets, gran tradición catalana, buenísimosssssssssssssssssssssssssssss y en mi salón lucirá como todos los años un bonito centro otoñal, faltaría más...
Con montones de besos y una fugaz entrada en el blog, os deseo a todas un día mucho más que maravilloso...
                                                           
¡Feliz miércoles para todas!

.

25 de octubre de 2013

Transformando...

Bueno chicas, anoche estuve hojeando revistas de decoración, y a mi solo me hace falta mirarmelas con todo detalle para llenarme de inspiración...Uno de los reportajes explicaba que las telas son el alma de las estancias, lo que las embellece y les da vida y colorido. A veces basta cambiarlas por otras de diferentes tonos y el ambiente cambia por completo como si todo, hasta los mismos muebles, los hubiéramos comprado de nuevo. Así que esta mañana he sacado de los armarios cojines, mantitas, colchas y demás complementos en tonos rosados, rojos y algo de teja y le he dado un vuelco otoñal a mi dormitorio. No hay nada como una nueva estación para renovar cualquier ambiente...Y sino pasad y comprobadlo vosotras mismas...
Mi habitación, todas ya la conocéis...Mucho gris, mucho crudo, algo de negro y todo coordinado perfectamente con el empapelado, hasta los cojines y la colcha a los pies de la cama tasan con las flores de la pared...Pero hoy todo ha cambiado...Entrad...


















El resultado final es este...Nuevos tonos, mucho rosa y rojo...velas en los mismos tonos, jarrones con flores coloridas en ambas mesitas de noche...colchas superpuestas, con flecos y con ondas...corazones en tela colgando de la cama...alfombra de largo pelo en el suelo y como nota final y porque las plantitas no pueden faltar en mis espacios, coloco una cesta de mimbre con dos variedades otoñales, una verde hiedra y un rosado brezo...

Porque no importa tener un papel pintado con flores en tonos grises para combinarlo con otros colores totalmente contrapuestos. Yo así lo he he hecho, solo hay que atreverse y dejar volar la imaginación, por supuesto con grandes dosis de inspiración y la ayuda de montones de revistas de decoración...
¿No os parece que hoy mi habitación tiene un cierto aire campestre y de montaña?...Eso si guardando ese toque romántico que tanto adoro. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, no hay nada como los tonos morados para el otoño, brindan alegría a los oscuros días que ya mismo nos visitarán...Llegó un nuevo fin de semana, y yo os deseo que lo disfrutéis alargandolo hasta el infinitooooooooooooooooooooooooo.