28 de mayo de 2016

Sábado de sorpresas vergelianas...

Aquí los tengo chicas, los regalitos de Marta en primerísimo primer plano. Empezamos por el pequeño paquete envuelto en rojo papel, Dentro albergaba tal maravilla. Fue descubrirlo y ponerme a gritar. Una tetera de fina porcelana a modo de pequeño plato. Con su asa, sus flores en vivos colores muy vintage y con un enmarcado en su centro que parece querer sobresalir de la pieza...
Encantadora y delicada. La utilizaré para colocar las bolsas de té, para esa galleta que siempre acompaña mis cafés de media tarde o simplemente para encender una vela tantas veces quiera. ¡Oh là là! grito, la misma expresión de admiración francesa escrita en pleno centro de mi nueva bandejita maravillosa...
El segundo de los regalos venía envuelto en unos de los rollos a modo de caramelo en color verde. Una gran vela blanca, pero no una vela cualquiera chicas. Imita a las auténticas, sin embargo se enciende gracias a las pilas que lleva incorporadas. Os confieso que parece realmente de verdad. He visto imitaciones varias, pero ninguna tan sumamente real como la escogida por nuestra Marta...

Podré colocarla allá donde desee sin miedo a que se consuma, a que pueda prenderse durándome por siempre. Esperad a que os la encienda, entonces su llama prende auténtica y especial...
Pero ya sabemos como es Marta, detallista hasta el infinito. Semejante vela no podía venir sola, así que en el otro rulo verde descubrí el complemento perfecto para ella. Un portavelas de hierro decapado en blanco ideal para colocarla...
Sencillamente maravilloso. Es que me ha enamorado el conjunto, tanto que me muevo con él de un lado para otro loca de alegría.  ¿Haber donde lo coloco chicas?...
En una de las esquinas del mueble del salón, junto a mi chimenea afrancesada, creo que hacen un tandem mucho más que ideal, ¿no creéis?...
Ummmmmmmmmmm, como resalta sobre el fondo del papel de pared en matices grises...
Se que todavía no es de noche, pero os prendo la vela para que admiréis sus destellos tan naturales...
Como me gusta esta vela Marta, creo que me haré adictiva a ella porque se va a ir moviendo por esta casa haya donde yo vaya...
Y tercero de los regalos vergelianos. Éste me ha llegado directamente al corazón. Solo las personas que me conocen a la perfección saben de mi amor por la lectura, esa lectura que acompaña mis días desde bien jovencita. Este libro me lo recomendó Marta hace ya tiempo. Esta ambientado en Llanes y Poo, dos pueblos preciosos que conocí en una de mis vacaciones de verano en la maravillosa Asturias, una Asturias que yo y los míos descubrimos de la mano de Marta. Es tanto el amor que ella le profesa, que nos abrió las ganas de aventurarnos a conocerla y a amarla...
Pues bien preciosas, hace unas semanas le volví a preguntar a Marta por la autora, quería comprármelo para embargarme en su lectura. Y no me respondió, raro en esta mujer que siempre esta ahí para contártelo todo. Ahora lo entiendo...ya estaba en sus deseos regalármelo, metido en ese gran paquete. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii no sabes lo felicíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima que me has hecho. Lo bien que me conoces y lo mucho que estamos conectadas...
Ahora ya tengo el especial rincón en este vergel de mi Marta...
Su vela...
Su hermoso libro...

Su platito de porcelana repleto de flores...

Y ese especial candelabro tan requeteprecioso...

Como la mañana de hoy se ha levantado algo triste y nublada enciendo el gran velón nuevo...
Lo acompaño también del encendido de la vela de dulce aroma regalo de otra vergeliana maravillosa, nuestra Adela...
Y le añado una velita gris colocada en mi nuevo platito tetera...

Precioso rincón para iluminar...
Uffffffffffffffffffffffffffffffff, que contenta estoy chicas. Mi hogar empieza a regalarme rincones de mis mujeres vergelianas. En el mismísimo salón el rincón de mi Marta Lladó...

En mi cuarto de baño, rincón de mi Teresa Esteban...
Y sobre una de las mesas, detalle especial de mi Adela...
¿Se puede pedir más?...
0s dejo chicas, me voy a sentar en mi gran sofá, coger mi nuevo libro que por cierto anoche ya empecé a devorarlo y es totalmente adictivo para enfrascarme en él y en su bella lectura...
Mis peludos se me pondrán al lado relajados por el movimiento y aroma de las velas...
Algunas veces me sorprendo leyendo en voz alta algunos de los fragmentos y es entonces cuando me doy cuenta que hasta mis peludos son felices, se quedan plácidamente dormidos y sonriendo. No es para menos porque saben que una servidora está pletórica con esos detalles recibidos y esparcidos por tanta mujer especial que rodea a su dueña...
Martaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, como te adoro. Nos conocimos hace ya tiempo, hemos pasado momentos algo sombríos, pero ahora te veo tan feliz, tan llena de vida, con tantas ganas de hacer y de dar que te has convertido en mi especial vergeliana reina por y para siempre.. Era tu ilusión que yo tuviera recuerdos tuyos en mi hogar y ahora voy a presumir de ellos ante todo aquel que entre por mi puerta...
Millones de gracias preciosa...

27 de mayo de 2016

Regalitos vergelianos de Marta Lladó...

Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, preciosas, nuevamente llama a la puerta la cartera esta misma mañana paquetazo en mano. Con tantos regalitos casi que las dos nos hemos hecho amigas, fijaros que hasta le he dado el enlace de mi blog porque me ha confesado, entre firma del envío, que le encanta la decoración y este estilo nuestro tan vergeliano. Cierro la puerta y me encuentro entre mis manos la dirección de nuestra Marta Lladó. Por poco muero de la emoción...Nerviosa me he puesto moviéndome con el paquete de un lado para otro. Hasta los mismos peludos me miraban sorprendidos detrás mío como preguntándose lo que le ocurría a su Matilde en este viernes de hoy...¿Qué me va a pasar chicas?, pues que tengo junto a mi a las mujeres más especiales de todo el mundo y eso me llena de una enormísima emoción...
 Aquí lo tenéis, esperando ser abierto. Es un momento muy especial, casi que lo eternizo, pensando en las manos por las que ha sido preparado y los kilómetros que ha viajado hasta mi...Después de un rato de espera que no tiene precio he comenzado a abrirlo con suma delicadeza...
 Entonces han aparecido ante mi varios paquetes en diferentes colores, tamaños y formas...
 Rulos verdes a modo de grandes caramelos preciosos. Verdes como los campos asturianos que Marta tanto adora y nos hace querer a todas...
 Otro pequeñito en rojo brillante como esa pasión desmesurable que Marta pone a todo o que hace...

Y asomando con suma elegancia, uno cuadrado y perfectamente envuelto en un escogido papel repleto de letras antiguas, sellos, tinteros, plumas...En unos tonos tierra, marrones y crudos...por supuesto voy a guardarlo como un auténtico tesoro...
 Adoro esos papeles emulando lo antiguo...
 Te hacen pensar en tierras lejanas y parajes por descubrir...
 Entre todo y como no podía ser de otra manera, un delicado sobre con mi nombre escrito por semejante mujer...

Con pinza incluida, una coqueta rueda de timón azul, un guiño de Marta a sus mares. Ese cálido Mesiterraneo donde vive parte del año y ese cantábrico que la ha acogido y donde se siente tan a gusto...

 ¿Qué será chicas?...Me lo miro y remiro, lo muevo ligeramente...
 Algo delicado y escogido como solo Marta sabe hacerlo. Ella que se recorre como yo tiendas y más tiendas a la búsqueda de lo soñado...
 Sé, sin dudarlo,  que habrá escogido lo mejor entre todo para enviárselo a una total vergeliana como yo...
Parte del regalo ha sido adquirido en plena Barcelona, lo dicen las etiquetas de los rulos verdes...
 Y otra parte en la maravillosa Llanés que viene escrito en una de las bolsas. Dos mundos vividos por Marta de los que yo voy a tener un pequeño pedacito desde ahora mismo...
 Vayamos a la carta que solo al abrirla me ha llenado de emoción. Adoro recibir pequeños obsequios de vuestra parte, pero las cartas escritas por vuestro puño y letra son para mi, el mejor de todos los regalos...
 Marta ha escogido para mi , un sobre delicado. En la solapa nada más abrirlo asoma un bello paisaje en blanco y negro. Bosques de arboleda, campos infinitos y un antiguo carruaje con damas selectas montadas. ¿Seremos todas nosotras paseando?...
 Me lo llevo hasta mi dormitorio. Colgado con su pinza está del cabecero de hierro blanco...
 Haciendo juego total con mi papel de pared. permanecerá ahí, a mi lado todas las noches, pensando que fue escogido y escrito por una estupenda mujer que hace ya mucho tiempo forma parte de mi vida diaria...
 La carta doblada con delicadeza, dentro de mi cubito de pájaros blancos...
 La nombro desde hoy guardadora mayor de cartas vergelianas...

 Y a la recibida hoy por Marta, le añado otras de mujeres vergelianas excepcionales...

 Aquí las tenéis...La de Adela, la de Teresa y las postales navideñas llegadas del lejano Miami de la mano de nuestra María Bracaccini...
 Ojalá dentro de meses tenga que cambiar el pequeño cubito de hierro por un gran baúl donde albergar vuestras cartas y postales escritas a mano. Entonces me habré convertido en la mujer más felicísima del mundo...
"Querida Maite, aquí te mando unos regalitos para que tengas un recuerdo mío"...
Así empieza la adorable carta de Marta en este día de viernes...
"Querida marta, le respondo yo a esta mujer. No son solo unos regalitos llegados, son enormes tesoros enviados por  ti, escogidos con amor, envueltos con pasión y enviados desde ciudades hermosas. Me llenan de gratitud, me hacen llorar, me dicen que habiendo personas tan especiales como tú, la vida es infinitamente maravillosa"...Y eso que aún no he abierto ninguno de los paquetes...
Os dejo, voy a tomarme mi momento, a saborear el instante de descubrir cuanto amor puede caber en unos simples paquetes...
Mañana os cuento...
Y a mi Marta...
Millones de besazosssssssssssssssssssssssssssssssss