nieve

26 de noviembre de 2014

Sencillos tesoros encontrados...

Aquí me tenéis hoy miércoles, con mis sencillos tesoros encontrados en mi paseo por el pequeño bosque en el día de ayer. Sencillos con letras mayúsculas, porque son simples hojas rojas caídas de los árboles y una gran piña preciosa...Yo no necesito más para llevármelos a casa y crear un otoñal rincón en el sobre de la chimenea...A veces las cosas simples que nos brinda la naturaleza, son las que mejor sientan colocadas en nuestros hogares. Aportan calidez, texturas y colores insuperables y la sensación de convivir con un pedacito de estación llena de naturaleza...

 Grande es la piña encontrada en el paseo y con una forma perfecta. Quizás le de unas pinceladas de plata cuando se acerquen las fiestas...

 Ahí están acompañando a las pequeñitas encontradas el año pasado y a las que pinté tenuemente de blanco, imitando a la nieve...
 Y que me decís de las enormes hojas rojizas, es que me vuelven loca. Es un color del que solo podemos gozar en una sola estación al año. Entonces me aprovecho, se las robo al bosque para traérmelas a casa y colocarlas allí donde me apetezca...


El año pasado las coloqué dentro de un gran farol junto a pequeñas calabazas, quedaron perfectas. Esta vez las coloco sutilmente dentro de la gran copa de cristal, el contraste de colores realza todo el conjunto...



 Hoy vuelvo a mi hogar, cámara entre mis manos y llena de total inspiración saco instantáneas de pequeños tesoros encontrados en pena naturaleza...
 Adoro trasladar a mi hogar pinceladas de cada estación. En esta tocan piñas, setas, hojas que se van secando, cortezas de árboles y bayas rojas...
 Con todo lo recopilado me quedo con las hojas rojizas. Son las que claramente definen Noviembre...


 Pronto no quedará ninguna colgando de los altos árboles, se habrán caído por completo. Pero yo hoy me aprovecho de las últimas, las fotografío, las toco, las huelo y las dispongo con gracia en un original recipiente...
De paso os dejo una original idea sacada de un precioso blog que me ha enamorado. Una corona colgante hecha de hojas otoñales muy ocres. Lo mismo me animo y me fabrico una para lucir en mi pequeña terraza...

Mitad de semana ya...Me despido de vosotras, os digo hasta mañana jueves, daré una vuelta por los puestos de flores, visita incondicional como siempre, y compraré lo necesario para realizar mi esperado centro de Adviento. Muy prontito encenderemos por fin la primera de las velas y todo tiene que estar listo y preparado. No lo olvidéis...
Rodeada de últimos retazos otoñales os deseo a todas, el mejor de todos los miércoles...

5 comentarios:

  1. Hola Matilde es un placer leerte y ver el mimo con el que tratas todo y eres tan agradecida con la naturaleza .
    Un besazo y sigue dándonos estos pequeños momentos de felicidad.

    ResponderEliminar
  2. Tu como siempre guapísima, la naturaleza que perfecciones nos regala, la piña mejor tallada no puede tener esta belleza, y de las hojas que maravilloso color, como te escribe Niebla que placer verte y leerte a diario.

    ResponderEliminar
  3. Mi época favorita es el otoño, me encantan sus colores y su paisaje. Me encanta como quedan tus piñas y las hojas, que buena idea lo de pintar la piña de blanco, creo que te la copiare!
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Que rincon mas divino, el otoño es junto con la primavera mi estación preferida yme encanta adornar la casa con piñas,ramas ...,ya estoy deseando ver tu próxima entrada,saludos
    maitedecopart.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito todo lo que nos enseñas¡¡¡ Cuanto cariño pones, y no te quepa duda que nos llega toda tu energía y cariño hacía las cosas bien hechas y con sabor a lo de siempre. Yo también soy una enamorada de las tradiciones.
    Feliz Fin de Semana. <Muack

    ResponderEliminar