nieve

9 de noviembre de 2014

Una gran casa de estilo escandinavo


Si tuviera que planearme la construcción de un casa, sin lugar a dudas sería una réplica de la que hoy os dejo. Una gran casa de estilo escandinavo. Es que las adoro, un estilo tan mio, tan soñado, reflejo de mis gustos, de mi forma de vida y de mis grandes pasiones. Su propietaria Jessica afirma que si no hubiese sido por este hogar creado, jamás hubiera descubierto la debilidad por los encajes, la costura, y el blanco. Ella una danesa criada en el norte de Alemania, cuando empezó a decorar la que sería su nueva casa necesitó un enorme remolque para traerse consigo todas las compras... taburetes, estanterías, platos, mantas, jarras, mantequeras...Fue como recrear con todo ello, una lejana escandinavia. Junto a ella su marido Denis y sus dos hijos, enamorados igualmente de un hogar romántico del que solo añoran la cercanía con el mar. Y juntos construyeron esos espacios repletos de calidez, blancura y sosiego tantas veces planeados.Contaron ,eso si, con la talentosa ayuda de la abuela y su especial arte para coser, creando hermosos textiles en algodón y lino blanco que se esparcen por todos los rincones. Después solo quedó lijar y decapar todo lo que a su paso encontraron...cómodas, rodapies, armarios, candelabros, lámparas, puertas...conformando al final, un estilo tan shabby chic como armónico. En fin chicas, mi casa soñada, con unos exteriores tan hermosos, si cabe, como sus propios interiores. Y sino echad un vistazo y juzgad, sino es para meterse en ella y quedarse para siempre...

Blanco sobre blanco en muebles...

Textiles...


Vajillas...

Tapizados...

En paredes, solo interrumpidos por pequeñas letras plasmadas con sutil delicadeza...

Detalles que con pequeños guiños de color se esparcen aquí y allí...
En flores...

Plata...

Cristal...

Y en la cocina claveles en lila que aportan vitalidad...

Todo en ella me gusta. Su rincón en la cocina...

Sus armarios acristalados...

Sus silvestres ramilletes...

Su afrancesado cuarto de baño...

Incluso su pequeña cabaña en el jardín, envidia de todas las visitas...


Que preciosidad de encajes, de bordados, de pequeños visillos vistiendo las ventanas y las puertas...

Son tantos y tan especiales los detalles que rodean esta casa que no puedo por menos de mirarmela una y otra vez...

Hasta los jacintos blancos acompañando la sobremesa no se escapan ante tan hermosa belleza...

Casas escandinavas, ¿qué tendrán para conquistarme tanto?...Yo no me canso del blanco en todas sus versiones, de la luminosidad que aporta y el equilibrio elegante que transmite...
¡Felicidades familia por un hogar tan deseado!...

Via
Aktualny numer Werandy
El domingo ya llega a su fin preciosas, pero yo lo quiero despedir, como siempre, con perfectas instantáneas de hogares que nos llegan hasta el corazón...
Nueva música que se escucha a través de esta ventana...Bruno Mars y su "When I Was Your Men"para deleitarseeeeeeeeeeeeeeeeeee y hasta mañana guapísimas...

3 comentarios:

  1. Hacia pruebas porque ayer te escribi y no se publico. Divina casa tan blanca toda ,me ha recordado a Karen de memorias de Africa que con sus baules repletos de porcelanas, libros, encajes cruzaba media Africa. Ayer te quería comentar a ti que te gustan tanto los renos estuve en Muy Mucho y tienen unos como de un palmo de madera blanca pero el cuerpo con piel, creo que te gustarían mucho. Buenos ya veremos si encontraste tu cojin con reno.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa y sumamente hogareña. Igual estoy equivocada pero pienso que a los nórdicos les gusta tanto el blanco por la cantidad de tiempo que están a obscuras, pero aún así saben sacar provecho a los objetos más sencillos. Un abrazo.

    ResponderEliminar