nieve

30 de noviembre de 2014

Domingo de Adviento

 Buenos días de domingo a todas. Hoy mi blog se levanta apagado igualito al día con el que nos hemos despertado. La lluvia no cesa ni da tregua desde el día de ayer, ahora entiendo a los nórdicos y su afán de atrapar la luz y hacerla llegar a sus casas. Yo llevo unos cuantos días de mal tiempo y ya empiezo a notarlo en mi estado de ánimo. Si bien es cierto que me encanta el otoño, no tanto los días que transcurren con intensa lluvia. Por ello al igual que mis vecinos de bien al Norte esparzo velas y guirnaldas para intentar iluminarlo todo haciendo que al menos la luz llegue a mis pequeños rincones...



 Eso si, mi centro de Adviento se mantiene apagado. No será hasta la noche cuando encendamos la primera de sus velas. Pero no importa, a su lado el portavelas en forma de corona mantiene viva su llama...

 Al igual que la guirnalda de bolas plateadas que le pone esa nota mágica a toda la chimenea...



 No importa que afuera el día se mantenga gris, triste y lluvioso...


 Que mis plantas se empapen de agua que ya les viene perfecto...

 Porque adentro todo es calidez gracias a esas velas repartidas no solo en mi salón...

 Sino también a la entrada de mi hogar...

Iluminando a los colgadores de latón...


A la escalera que distribuye las estancias...

 Y a esos dos pequeños angelitos que ya empiezan a teñirse de anticipada Navidad...
Nos vamos ahora mismo a celebrar en familia el cumpleaños del trastillo de la familia, sus ocho añitos nada menos...Disfrutemos de una comida y una prolongada tertulia hasta que se haga bien de noche. Después al regresar a casa y sin falta, brillará con luz propia la primera de las velas de Adviento...Mañana os la enseño...Nos vamossssssssssssssssss con paraguas, chubasquero y un regalo entre las manos. Pero no es un regalo cualquiera, incluye hasta coloridos globos. Me encanta como algunas marcas decoran sus paquetes.




Montones de besos para todasssssssssssssssssssssssss...

29 de noviembre de 2014

Mi centro de velas de Adviento

Aquí lo tenéis, como ayer os prometí, mi centro de velas de Adviento terminado y colocado...
 Este año vuelvo a mi estilo preferido, ese estilo nórdico que tanto me enamora, pero con ciertas tonalidades  grises de la mano de las alargadas velas y las cintas que las anudan...
 He conseguido un centro sencillo pero muy de acorde a ese espacio tan especial que es mi salón donde lucirá estas navidades. Tan solo he necesitado un gran macetero blanco de Ikea, cuatro velas grises, cintas de tela a topos, piñas, algo de bayas rojas, musgo y tierra...
 Después para añadirle un toque especial rescato un adorno muy navideño del año pasado, ese corazón de muérdago con lazada incluida...

 Las cintas de tela me encantan, las había preciosas en la mercería que las compré, pero finalmente me decanté por estas impregnadas de pequeños topos blancos sobre el fondo gris...

 Pensé en dejarlas sueltas, que cayeran a lo largo del macetero, pero después las lazadas me enamoraron y así se quedaron...



 Dentro del recipiente coloqué tierra para que las velas quedaran bien clavadas, después rellené con musgo y acabé adornando con piñas y coloridas bayas rojas...




 El toque más navideño va de la mano del colgador de corazones de muérdago colocado con sutileza en el macetero bajo la puntilla de latón que lo corona...

 Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, no se chicas, pero este año me encanta mi centro de Adviento más si cabe que los de los otros años. Será que tasa perfectamente con las tonalidades de las nuevas cortinas, los cojines invernales en parecidos tonos, los complementos decorativos que lo rodean, el cálido suelo de roble y esa cálida luz que se cuela por los grandes ventanales...

Y más maravilloso queda aún, si le añado algunas piezas algo ya navideñas como el pequeño reno blanco y la corona con su vela a punto de ser encendida...


Llegó nuevamente el tiempo de Adviento. Retomamos otro año más la maravillosa tradición de los países del norte de Europa y colocamos en nuestros hogares preciosos centros para anunciar que la Navidad pronto, muy pronto, llamará a nuestras puertas...

 En casa todos estamos deseando que llegue mañana y poder encender la primera de las velas. Seguro que nos peleamos por quien de nosotros la prende y dar por inauguradas de paso, esas mágicas semanas de preparativos previos a tan esperadas fiestas familiares...
 Y vosotras, ¿tenéis ya vuestro personal centro de Adviento listo para este primer domingo?...
Que disfrutéis de este recién estrenado sábado a pesar de esa lluvia persistente que parece no querer dejar de caer...Mañana os espero por aquí, mi primera vela al llegar el anochecer iluminará la gran ventana...