nieve

19 de noviembre de 2014

En la entrada...

 Pequeños cambios en mi entrada, en ese hueco de la escalera que me enamoró nada más verlo cuando me enseñaron esta pequeña casa. Pensé...¡Madre mía, cuanto potencial para poder decorar tan diminuto espacio!...Y que deciros de las tantas veces que lo he variado, porque da muchísimo de si. Hoy muevo simplemente los muebles que lo conforman. Coloco el banco con sus cojines, al fondo, y adelanto como gran protagonista el auxiliar que me regaló mi madre y que se ha convertido en improvisado zapatero...
Pequeña transformación, gran cambio...
 Añado pinceladas decorativas diferentes...Portavelas con toques plateados y esa coqueta cestita de madera con su hiedra y su gran rosa blanca...
 No se a vosotras, pero a mi me da la sensación de que todo se ve más amplio...
No se si será por el nuevo suelo de roble que rodea todo el hueco o por el simple cambio realizado...
 Geniales quedan las chapas pintadas junto al centro de plantas...

 Ese gran farol que he rescatado de no sé donde junto a la delicada banqueta...
 La estrella de blanca de madera descansando sobre los cojines...


 Y por supuesto geniales quedan los portavelas de cristal encendidos recorriendo los escalones...


 Yo no concibo una escalera en cualquier hogar sin que por ella suban vasitos que la iluminen. Me encantaaaaaaaaaaaaaa y siempre había soñado con tener una simplemente por el placer de recorrerla con montones de portavelas que encender al atardecer...

 Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me gusta transformar espacios, es que con imaginación y detalles recuperados, éstos parecen cambiar por completo y así nuestras casas adquieren matices inesperados siempre que lo deseemos...


 De paso os enseño lo bien que ha quedado el parquet de roble decapé, se integra perfectamente con los escalones de mármol en crudo, con la blanca barandilla que en su día cambio Víctor y con todos y cada uno de sus muebles y complementos...


 Hoy me despido en este miércoles soleado con una placa que estoy acabando de realizar.  Sencilla madera con forma ondeante y pegatina con dibujos en verde...
 Escrita sobre ella a mano alzada puede leerse en francés la sutil palabra..."BONHEUR"...
                                                              "FELICIDAD"...
Que mejor deseo para todas nosotras, para que la felicidad se instale en nuestras casas, en nuestras vidas y en nuestro día a día...
Hasta mañana preciosas, ya sabéis que los jueves tocan plantas, flores y cualquier variedad que me enamore en mi paseo semanal por esos encantadores puestos tan y tan tentadores...¿Que se vendrá conmigo?...

4 comentarios:

  1. Buenas tardes Matilde: Mira yo ayer estuve haciendo cambios en mi salón, me encanta cambiar los muebles, así que hoy, con agujetas en los brazos...
    El mueble que te regalo tu madre luce mucho más en el sitio que lo has colocado, tiene unos tiradores muy originales y creo que el color que tiene su madera es el idóneo. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué decirte que no sepas? Que me encanta la sensibilidad con la que decoras cada rincón, por pequeño que sea. Es un hogar de verdad, se nota :)

    ResponderEliminar
  3. Pero que bonito te queda, es verdad que ahora el fondo se ve más espacioso, todo es tan lindo, el mueblecito, la banqueta y el perchero y no digamos de las velas en los escalones.

    ResponderEliminar
  4. Que casa tan bonita y espaciosa tienes, me encanta!! Sobre lo que comentas del cambio del mueble de sitio y que te parezca más espacioso ese rincón tiene su explicación , el mueble oscuro lo has sacado a la zona más clara, y además es más alto y está en la zona con más altura, de ahí que se vea ese rincón más espacioso. Un cambio muy acertado

    ResponderEliminar