nieve

16 de septiembre de 2015

Selva de Irati

Hoy mujeres maravillosas, esta ventana se vuelve plena naturaleza, La Selva de Irati es digno de visitar y nosotros quedamos enamoradísimos de semejantes parajes. Cinco horas nos tomamos para visitar tal ofrenda de la naturaleza, ni que decir que no pudimos avistarlo todo, imposible, hubiéramos necesitado días para recorrer cada uno de sus rincones y detenernos en todas las preciosidades que conforman uno de los paraísos mejor conservados de toda Europa. Chicas, abrid bien los ojos, las fotos bien grandes para que os sintáis casi, casi como en el mismo cielo...
Os he escogido una corta selección porque éste es un lugar no para explicar, ni para ver instantáneas, sino para poner los pies en él y perderse por unas cuantas horas. Sé que las escogidas no hacen justicia al entorno, pero intentaré meteros lo mejor posible en estas fotos y en un encantador paseo de miércoles...
Primero los cielos que desde semejante altura se abren espléndidos.
Después la vegetación traducida en flores silvestres de bellos colores...
 Campanillas en lila que se abren y se cierran...
 Mantos enormes de más flores vivaces que se mezclan con el verde de hayas y abetos...

 Agua correr aquí y allí, pequeños ríos que te salpican y refrescan...
Enorme mancha verde que lo mismo te abre a grandes claros de luz, como que te oculta tras esos altísimos árboles...


 Todo perfectamente cuidado, hasta los carteles con indicaciones están hechos en rústica madera...
 Tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas pintan un paisaje de colores vivos que según nos han dicho se transforma con cada estación...
 Todo un bosque que nos brindó multitud de sensaciones. Encontrarnos a solas con la plena naturaleza...
 El rumor salvaje del agua entre hayas y abetos, el frescor del río Irati...

La suavidad del manto de hierba que cubre tal joya de los Pirineos...
El sonido huidizo de los animales...

 El olor de hierbas, helechos y frutos de ese bosque...
 La sensación total de ser los únicos habitantes de tan bellos parajes...
Eso si, a media mañana paradita en una casona restaurante oculta entre tanta maravilla...

 En el porche de madera  fresquito nos sentamos con nuestros peludos que no han parado en esta escapada ni un solo día...
 Escenario perfecto para comer algo...
Un refresco...

Y unos irresistibles pinchos de tortilla. Hasta Yaiza se relame nada más verlos...

 Ummmmmmmmmmmmmm...
 Después del tente pie, dejamos la casona...
 Y proseguimos el camino...
 Nuestro destino...El embalse de Irabia...
 Es esta una ruta por la selva que nosotros hicimos tramos en coche y otros tanto a pie. Es ideal porque hay gran número de recónditos caminos a los que solo se puede acceder caminando y merece la pena toparse con espacios vírgenes intransitables...
 Ya muy cerquita del embalse, troncos centenarios repletos de verde musgo se nos abren por delante...
Cuentan antiguas leyendas que por estos lugares habitan personajes legendarios como brujas y lamías que aprovechan la niebla para pasear el espíritu de Doña Juana de Labrit, reina hugonote envenenada en París y hacen desaparecer a quienes se encuentran a su paso. Eso si, nos indicaron que si nos topábamos con ellos en tan largo paseo les hiciéramos caso, no huyendo bajo ningún concepto, así se convertirían en nuestros guías protectores durante todo el camino...
 Menos mal que ni hacía niebla, ni nos topamos con semejantes seres...Eso si nos topamos al final del trayecto con semejante embalse de deliciosa agua...
 Espectacular, merece la pena caminar y caminar porque el resultado te deja sin palabras...


¿Qué os parece vergelianas?...

Digno de visitar de todas, todas...

 Antes de iniciar la vuelta una última mirada a la Selva de Irati...
 Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii que paz y sosiego dan los lugares como éste. Visitar grandes ciudades está bien, pero yo prefiero perderme durante horas en espacios abiertos llenos de naturaleza, ríos, plantas, flores y hasta de seres mitológicos...
Yo me traje de Irati el tronco de árbol que ayer os enseñaba. Pero mis peludos encontraron por el camino palos de madera para mordisquear que también se vinieron con ellos...

 El regreso a Luzaide lo hicimos por el Irati francés también enormemente bello. Desde el coche y durante parte del trayecto nos topamos con vacas hermosa pastando plácidamente...

 Caballos de largas crines disfrutando de los pastos...
 Y hasta ovejas lanosas distraidas que ni siquiera alzaron la vista para desearnos buen camino...

 Selva de Irati, un espacio abierto de emociones, sensaciones y paisajes que yo creo quedará grabado en nuestra retina por el resto de nuestra vida...
Anotadlo chicas en vuestra agenda de viajes...

Hoy desde un paraíso natural en pleno Pirineo...
¡Feliz miércoles soleado!

8 comentarios:

  1. Buen dia Matilde precioso lugar, sus animales verlos pastar en el campo me gusta mucho que lindas fotos de Celia y Victor, vos posando en plena naturaleza, que decir de Yaisa y Troll Deben haber quedado agotados de tanto caminar, pero felices por estan con la familia y llevar un pedacito de tronco para jugar que dulces,,lo unico que no me gusta es lo de la leyenda, no me gustaria encontrarme con alguien asi, soy sincera me daria miedo, pero Bueno en todos los lugares hay leyendas diferente del lugar,pienso que eso lo hace mas, misterioso tener la adrenalina a full , de todos modos es una experiencia haber conocido tan hermoso lugar, Bueno por aqui seguimos con lluvias, espero que termines muy bien de este dia miercoles, lo mismo a todas las vergelianas cariños, hasta mañana.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Matilde: ¡Que pena no haber coincidido contigo en Irati!. Yo no conocía el valle de Salazar y este año he estado a finales de agosto pasando unos días, ya que mi hija trabaja en la Selva de Irati, y tienes toda la razón, es bellísima.
    Dile a Celia que está muy guapa de blanco, bueno es muy guapa y se ponga lo que se ponga siempre está guapa.
    Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilloso lugar, estos bosques de hayedos y helechos me apasionan, y la leyenda también, a mi me gusta imaginarme los bosques con hadas y gnomos en esto es como si no hubiera crecido, y en otoño cuando caen las hojas y pasear con el ruido de ellas ohhhhhh!!!!!! ya ves todo nos ilusiona. Que guapos sois y que vacaciones pasasteis, ayer te ví el tronco pero me olvidé de entrar en el ordenador cuando me acordé ya era muyyyyy tarde, me acuesto a las tantas pero me levanto.......a las .....sin comentarios mejor.Pues eso que el tronco muy chulo y el pajarito también. Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  4. Hola matilde,saludos para todas. Guau ,tienes toda la razon,las imagenes es para dejarnos mudas,jejeje.Pero que lugares mas preciosos,unos sitios encantadores,desde luego que mejor es visitarlos in situ ,que maravillas.Se ve la mano creadora de Dios en cada lugar,todo tan hermoso.Soy de tu misma opinion,me entusiasma mas admirar lugares asi, en plena naturaleza.Cariñitos para todas,hasta mañana,si Dios quiere

    ResponderEliminar
  5. Hola Matilde!!! Que preciosidad de paisajes nos traes, una belleza admirarlo aunque sea en fotografías. Me encanta , una entrada espectacular.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Precioso todo ......la verdad es qe estoy totalmente de acuerdo con Patricia,como para negar qe todo esto tan maravilloso....las selvas,las flores,el universo,.....hayan tenido un creador.por cierto wapisimos todos besotes

    ResponderEliminar
  7. Holaaa !. Que preciosidad y tanto que me lo apunto, y lo podemos ver en alguna escapadita o vacaciones, que tranquilidad y paz transmite, me encanta.

    ResponderEliminar
  8. Que sitio tan bonito y que paz!! Un lugar ideal para desconectar que no nos viene nada mal. Unas fotos preciosas!!

    Besos
    Isabel

    ResponderEliminar