nieve

14 de septiembre de 2015

Ainhoa

De este pequeño pueblo francés me enamoré mucho antes de conocerlo. Fue este invierno mientras devoraba la trilogía de Dolores Redondo, leyendo la descripción tan maravillosa que hacía su autora de este lugar. Me dije que algún día pondría los pies en él para recorrerlo con calma. La verdad chicas, que leyendo los tres libros de Dolores Redondo me contagié por completo de Navarra y fue entonces cuando empecé a idearlo como destino para nuestras vacaciones veraniegas. Lo que hace la lectura, te transporta a lugares indescriptibles que inmediatamente deseas conocer. La ciudad de Pamplona, también escenario de la trilogía, ya os la enseñe hace días, ahora le toca el turno al pueblo de Ainhoa y más adelante os haré perderos por el valle del Baztan y Elizondo, escenarios de los tres libros devorados...
Nada más entrar en el pequeño pueblo te sorprende a lo lejos la torre de su preciosa iglesia de nuestra señora de la Asunción, como silueta de un cuento de hadas. Como también nos sorprendió a lo largo de su carretera principal ese día una concentración de coches "Dos caballos" en llamativo amarillo...

Pero que bonitos chicas, me encantan estos coches antiguos y su presencia ese día tornaba más mágico el centro de Ainhoa...
En una mañana soleada iniciamos la visita a través de la única calle central que posee. Y es que Ainhoa es muy pequeñito pero sumamente precioso.
Lo primero a petición de Celia fue conocer su iglesia y su curioso cementerio que la rodea. En él se desarrolla una de las escenas más dramáticas de uno de los libros. He de deciros que fue tal y como me lo imaginaba, perfecto ejemplo de arte funerario vasco y lleno de lápidas de los siglos XVI y XVII...
No soy yo muy dada a fotografiar cementerios, son lugares de paz y recogimiento, pero también forman parte de la cultura, así que ¿por qué no inmortalizarlos como parte de ella?...

Además éste está tan sumamente integrado en el mismo pueblo que es imposible no sacarle unas cuantas instantáneas...
Me llamo la atención un ángel que entre todo se erigía perfecto...
Con sus alas abiertas y sus bracitos regordetes. Hace años los coleccionaba, me atraían enormemente adornando mi primera casa. Ahora permanecen guardados en uno de los muebles, pero viendo éste, tal vez rescate alguno de ellos...
Por aquí asoma Celia, emocionada con la iglesia, el cementerio y tantas cruces. Ella que últimamente ha adoptado el estilo gótico en toda ella, se mostraba ilusionada con todo lo que se abría ante ella...
Así que fotos ambas con  el sutil angelito...
Después visita a la iglesia la cual posee las características típicas de las iglesias de la provincia vasco francesa...
Una sola nave con galerías de madera que se extienden por todas sus paredes. ¿Queréis saber una curiosidad chicas?...Pues antiguamente los hombres se sentaban en los bancos de madera superiores, mientras que las mujeres permanecían en los de abajo. Increíble ¿verdad?...
Ya saliendo de ella...
Nos topamos con losas de piedra en honor a los héroes muertos por Francia...
Con antiguas escaleras desgastadas de madera que suben a ninguna parte...

Y la bonita entrada de la iglesia que no solo fue erigida como tal, sino también para hacerla servir como lugar de refugio para su gente en tiempos de guerra...

Más cementerio que me sigue sorprendiendo, nada de vallas que lo cierren, nada de cadenas, nada de muros, totalmente abierto a su iglesia y a su pueblo como parte de él...

Lo dejamos atrás...

Y nos adentramos en su calle central...
En la que se alinean grandes casas de estilo vasco de una belleza impresionante...
Todas ellas blancas pero con sus postigos en diferentes colores, repletas de geranios colgantes en llamativo rojo...

Imposible no pararse ante ellas...

Difícil escoger con cual de ellas te quedarías...
Aunque yo no dudo ni un ápice. Me coloco delante de la que luce puertas y contraventanas en vivo añil...

Adorable, siempre he deseado una casita tal cual, blanca y azul del mar. ¿A qué os enamora?...
Como también me enamoraron las pequeñas tiendecitas de la calle principal repletas de objetos de cerámica, paños de cocina, manteles y cestos de caña colocados para enamorar...

Y seguimos el recorrido. Esta vez un verde sendero repleto de verde y hortensias coloridas nos llevan hasta...



"El lavadero Alaxurruta"...

El agua fresca que baja fluye en un pequeño tanque cubierto por un  tejado donde las mujeres del pueblo solían reunirse a lavar la ropa...

Este lavadero fue famoso porque fue visitado por Napoleón III y su mujer Eugenia de Montijo durante un viaje por la zona en 1858...
Yo lo encontré especialmente pintoresco y bucólico con ese agua fresca y transparente cayendo y esas flores con sus pétalos flotando con calma...
¿Os imagináis a mi antigua, arrodillada ante esa gran pica retorciendo la ropa para dejarla totalmente limpia y reluciente?...Como que no chicas, yo me aferro a mi lavadora y hasta a mi secadora...

Eso si, unas cuantas fotos Celia y yo, pero bien guapas, sin jabones y sin ropas que blanquear. Como recuerdo de que hace siglos nada de tecnología existía... 

Después como guinda final, una parada en uno de sus coquetos y afrancesados restaurantes para refrescarnos y descansar porque la verdad que ese día hacía un tremendo calor veraniego...
Como el resto del pueblo sus cafés cuidados al detalle, con esas puertas en arco de cuarterones, sus mesas y sillas en blanco y gris conjuntadas con esas paredes de piedra que dan continuidad a un pueblo considerado como uno de los más bonitos de Francia...
Ummmmmmmmmmm, una refrescante cerveza, sentados en un coqueto restaurante frente a su preciosa iglesia y ese diferente cementerio que se cuela por todos lados...
No se puede pedir más a un pueblo del cual me enamoré en entretenida lectura...
¿Tomáis nota vergelianas?...
Felicísimo inicio de semana para todasssssssssssssssssssssssssss

5 comentarios:

  1. Hola buen dia hermoso , pueblo cuantas historias en el , muy bien cuidado que esta su cementerio, parece un jardin, con sus flores y ese angelito que yo soy una fanatica de ellos tengo angeles, en mi habitacion en la mesa de noche con las fotos de mis nietos, candelabros de velas, con angelitos,y libros de ellos me encantan el 3 de Octubre es el dia de los angeles,preciosa Celia , me parecia que tenia el estilo Gotico, le queda hermoso cualquier estilo, en las fotos donde estan las dos, me encantan, y si yo estoy de acuerdo con vos Matilde me quedo con mi lavadora y secadora, admiro esas mujeres que todo lo hacian a mano, mi Dios como terminarian al final del dia, pero Bueno era lo que habia, puede ser que en otra entrada nos mostrastes un lugar que era parecido al de las fotos donde las mujeres lavaban la ropa,igual que en donde estan ustedes, no era ese pueblo ?.Bueno Matilde hermoso lo de hoy y de todos los dias, que termines bien el dia de hoy Lunes, y a todas las vergelianas de igual manera cariños para todas hasta mañana.......

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonita es Ainhoa!
    Y es que los pueblos franceses tienen un encanto peculiar.

    Miriana's World Blog

    ResponderEliminar
  3. Que belleza es Celia y acompañada de elegancia en el estilo que se ponga y que color de labios.No he leído la trilogía lástima porque ahora disfrutaría todavía más de tu blog, los pueblos de Francia no me canso de decirlo me enamoran, quizás la semana que viene si todo va bien, yo no hago planes, de la vuelta a Barcelona pasamos por Bourdeos (ciudad a la que siempre vuelvo) y el Perigord que no conozco y me han dicho que tiene unos pueblos como de cuento. Yo tengo fijación con los cementerios desde siempre, me transmiten tanta paz y este es como los de los libros ingleses que en todos están en el centro del pueblo al lado de la iglesia. La concentración de dos caballos amarillos que gracia, el Citroën es el primer coche que conduje. Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  4. Hola matilde,saludos para todas,vaya no me canso de sorprenderme con cada entradita de los diferentes lugares que visitaron,que maravilla de lugar.De seguro que dolores redondo lo narro de tal manera que no pudiste resistirte a conocer esos lugares tan preciosos,jeje,y no quedo corta con tanta hermosura.Celia esta preciosa,una mujercita ya.Por cierto hoy en la 2 de television española,pusieron un documental que decia que en el castillo de carcassone cada año festejan la revolucion francesa con fuegos artificiales y ya van 100 años de cuando empezo,¿a que no te imaginas de quien me acorde ? pues si,mi querida matilde de ti ,de cuando visitaste con tu family este lugar tan encantador jeje,para que veas que no " echamos en saco roto" cuanto nos cuentas,que luego lo recordamos con nuestra gente.Pues mi niña ,muchos cariñitos para ti y para las lindas vergelianas que asoman por aqui,hasta mañana,si Dios quiere.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que hayas disfrutado tanto de este pueblo, nos encanta la zona del Baztan somos muy privilegiados de tener Francia tan cerca. Esos caserios afrancesados, de la zona de iparralde son preciosos y la iglesia es muy parecida a la que hay en San Juan de Luz, hay un barco velero de maqueta colgando en ella que es precioso. La trilogia del Baztan te transporta a estos lugares y tras leerlos no puedes faltar a visitarlos. Un abrazote!!

    ResponderEliminar