nieve

15 de octubre de 2013

Caña de bambú

Me ha costado encontrar cañas de bambú...Celia las vio decorando en el hotel del Algarbe este verano y quería colocar una en su habitación. Le llamó la atención, como una sencilla caña colocada en agua puede ir dando paso a unas hojas verdes tan bonitas y tan grandes. Así que cuando regresamos empecé a buscarlas...Hace tiempo estuvieron muy de moda. Se veían en cualquier floristería, supermercado o puesto de flores. Pero ahora es como si hubieran desaparecido y no las encontré por ningún lado...Pero...dando mi vuelta por Ikea el sábado, las vi. Allí estaban, esperando para Celia y para su habitación. Ahora he buscado un vaso transparente, he metido en él piedrecitas blancas de las que tengo en las jardineras de la terraza, he colocado la caña de bambú y ya por fin luce colocada sobre el escritorio de la princesa...Es increíble las raíces que tiene y esas pequeñas hojas verde brillante que en cuestión de semanas se harán muchísimo más grandes y más pobladas. Ahora Celia solo tiene que brindarle unos pocos cuidados que ya le he explicado...Cambiarle el agua a menudo y darle una buena luminosidad sin que le toque el sol directo...Y ya está, más sencillo imposible. Una simple vara de hojas, natural y elegante decora hoy la habitación de Celia. Dice la antigua tradición china, que esta caña de bambú trae la buena suerte a aquellos hogares en los que está presente y es motivo de energía positiva y buenas vibraciones. Así qué ¿sabéis chicas?, creo que le llenaré todo el vaso de ellas porque con su nueva andadura por el instituto y todos los cambios que se le vienen, de buen seguro, las va a necesitar...

















Hoy Celia lo tiene todo en su habitación...Un cálido solecito que se le cuela por la ventana...
Unas vistas perfectas a la terraza y a nuestro vergel...
su adorable Yaiza jugando en el exterior, y...

su caña de la suerte...
Hay que inculcarles a nuestros peques el amor por las plantas que tengan en su pequeño espacio un trocito de verde que cuidar, mimar y cultivar...Yo así lo hago con Celia...
Preciosas, feliz martes para todas...

6 comentarios:

  1. Si ,tienes razón no se ven ni en los chinos las cañas de Bambú, lo que yo no sabía es que aportaran tantas cosas buenas, preciosa la habitación de Celia me ha hecho gracia ver el birrete encima del mueble, y yo que pienso que me se todo de tú casa, el arcón de madera con flores no lo recordaba, me pasaría por alto tus fotos y explicación pues supongo que las hubo, y eso que no sabes la de veces que entro en tu blog, el otro día vi ´vuestra casa de recién casados y que "pocholada" tan jóvenes y tanto gusto, con tus cuadritos de punto de cruz, los patos que a mí una época tanto me gustaban, y la hermosa cuna de Celia. Ahora a ver si encuentro la historia del arcón. Un beso y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  2. Olá Matilde,
    Vim retribuir a visita e agradecer o carinhoso comentário que deixou no blogue.
    Muitos parabéns pela sua casa, é simplesmente maravilhosa! Uma casa linda, digna de revista, uma casa que adorava ter, tudo colocado no devido lugar com um carinho enorme pelas peças que habitam a casa. Uma verdadeira inspiração.
    Já sou sua seguidora.
    Um grande beijinho,
    MJ

    ResponderEliminar
  3. Matilde me encanto como fue recorriendo toda la casa tu planta de bambu
    besos que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  4. Hola Matilde! que lindo queda el arreglo con bambú! por acá lo venden con el nombre de lucky bamboo... es hermoso cuando van brotando sus hojas, en verde con mucho brillo!!
    Victoria

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la decoración de tu casa y me encanta como adorna el bambú...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Jopé Matilde, yo después de tenerlo mucho tiempo, en verano olvidé regarlo unos días (pocos) y bajó un poco el nivel del agua y se me ha secado!! Me ha dado mucha pena, porque estaba precioso.

    Le queda monísima en su habita. Yo a los míos le tengo un espatifilo que dicen que recicla el aire de la habitación.

    Un besito

    ResponderEliminar