nieve

22 de febrero de 2017

Un cobertizo reconvertido...

Buenos días de miércoles vergeliano chicas en el que os voy a demostrar con hermosas fotos como alguien que ama y entiende de decoración, puede reconvertir un abandonado y viejo cobertizo en la casa de sus sueños. Nada es imposible, a pesar de la decadencia y el olvido, los proyectos ideados pueden hacerse realidad con solo ponerse manos a la obra y dejar que el tiempo pase. Al final, después de horas de trabajo, del sudor dejado en cada estancia, de las dificultades encontradas, llega el preciado regalo que no es otro que ese inspirador hogar largamente soñado. Pues vamos a ello chicas, a colarnos en ese cobertizo del que ya solo queda el recuerdo que era, la puerta está abierta de par en par y os prometo que ante vosotras van a abrirse montones de detallazos que os van a dejar sin palabras...

Joanna nos recibe ante las puertas francesas que se abren a su inmenso jardín que más tarde visitaremos. Ella viste en tonos lilas, los mismos tonos, ya veréis, que ha utilizado para iluminar su hogar. Toda serena, ni siquiera se sorprende de encontrar a tanta vergeliana entrando. Orgullosa se siente de poder mostrarnos su hermosa casa de campo heredada de su abuela, una casa que encontró en ruinas, totalmente poblada de musgo y que tuvo que reconstruir con paciencia...

Pero bendito sea el magnífico resultado. Como me gustan los colores empleados para darle vida a lo que parecía perdido. Esos verdes, lilas y grises con destellos de pinceladas en azul. Que bien combinan entre si y que perfectamente se aúnan con los cuadros, los detalles decorativos, las lámparas y los suelos. Joanna ha querido mezclar con acierto, muebles de gran solera restaurados en madera rústica, con otros blancos mucho más ligeros que le dan ese aspecto fresco y romántico...

¿Qué os parece chicas, colocar un gran armario con espejo incluido, en pleno centro del salón?. Pieza indiscutible de nuestros dormitorios aquí se integra perfectamente en la estancia principal y le aporta un matiz diferente y acogedor. Pero fijaros en la combinación de suelos, otra elección que no pasa desapercibida. Lo mismo caminamos por lamas cálidas de madera natural que nos dejamos arrastrar hacia ese suelo damero delimitando la cocina. Y que me decís de los complementos delicados, esas copas en azul y lila decorando las baldas de las ventanas a juego total con los ramos de flores recién cortadas que se exponen sobre la mesa. Por supuesto todo dentro de la misma gama cromática, tanto paredes, cestos y hasta el tapizado tenue de las clásicas sillas...
Obejrzyj galerię zdjęć i zajrzyj do wnętrza domu Joanny >>>
Os habéis dado cuenta vergelianas que no cuelga ni una sola cortina de los muchos ventanales que se abren aquí y allí. ¿Para qué?, este hogar no las necesita, la luz total quiere alzarse como única protagonista, acompañada por supuesto de esas vistas increíbles al eterno jardín. Ummmmmmmmmm chicas, un mullido sofá repleto de cojines, primera parada para sentarnos a charlar. Pero que bien huelen las flores del jarrón, no hay nada como elaborar ramos silvestres con todo aquello que nos ofrece la naturaleza que nos envuelve y Joanna la tiene nada más salir de casa...

Después de cortar las flores y ramas que deseé las dispone en diferentes recipientes por todas las estancias. Esta gran copa de cristal repleta de verdor queda genial sobre la alacena blanca restaurada, resaltando entre las puertas delicadas, dándole esos toques tan armoniosos que tanto nos gustan a las vergelianas...

Pared tras pared alberga con estilo esmerado algún antiguo mueble de tallada madera, siempre acompañado por la luminosidad de los ramos, con sus flores llamativas, creando sin dudarlo ambientes calmados y vividos. No me negaréis chicas, la eterna serenidad de esta casa, dan ganas enormes de permanecer sentadas en el cómodo sofá desde donde poder admirar sin trabas que lo impidan, toda la casa entera y hasta si queremos, los mismos exteriores que lo inundan todo...

Pero nos morimos de ganas de adentrarnos en la enorme cocina. Si algo amamos las vergelianas no es otra cosa que esta estancia del hogar donde pasamos largas horas. La de Joanna es una de las más bonitas vistas. Tiene muebles blancos que nos encantan, suelo damero a dos tonos, horno antiguo, nevera vintage y muchas baldas donde poder lucir esas piezas de vajilla que son todo nuestro orgullo. Eso si, nuevamente combinado a la perfección. Florecillas azules, tazas azules y platos decorativos nuevamente en azules...

Venga chicas, nos invitan a merendar, escoged cada una la taza y el plato que desee, difícil lo tenemos son todas preciosasssssssssssssssss...

¿Os imagináis mejor rincón para merendar juntas?. Imposible. con esta coqueta mesa, con esas sillas de alegre estampado y con esos ventanales inmensos dejando entrever árboles, hiedras y flores. Es como un enorme cuadro recién pintado para deleite de nuestros ojos...

Habitación de invitados lista y preparada por si alguna decide quedarse. Quizás sea algo sencilla, demasiado rustica para vergelianas como nosotras, pero sigue destellando encanto con esa enorme luminosidad y esa original viga sujetando los altos techos. Ohhhhhhhhhhhh chicas, una cortina, la primera visualizada en este hogar libre de ellas...

Si algo puede perdonar la sencillez de un dormitorio, no es otro cosa que un cuarto de baño decorado con encanto. En el de Joanna brillan los detalles escogidos a conciencia. El mueble de madera lavada, la pica sobresaliendo con total belleza, la bañera de antiguas patas, los tonos rosados y un espejo encantador tallado como los de antes...

Y por supuesto esos frasquitos de cristal brillando en tonos pastel y ese bote a modo de jarrón donde sobresalen rosas coloridas, bulbos perfumados y verde hiedra colgante...

Antes os preguntaba chicas, sino podíamos merendar en un lugar mejor que no fuera el rincón de la cocina. Pues creo que lo hemos encontrado, bajo el árbol centenario del jardín, en pleno césped verde, con la preciosa casita de fondo con sus ventanales abiertos. En semejante escenario su propietaria ha querido colocar un banco antiguo acolchado con floridos cojines, una butaca de ratán con mantita incluida y un pequeño velador con su cesta repleta de floridas variedades...

Y si acaso no cabemos todas, más allá a lejos como si fuera en medio del mismo campo, Joanna ha colocado también otra coqueta mesita de lamas de madera a juego con sus sillas. Nos llega sin dudarlo el aroma del café recién hecho, de las dulces fresas y de esos pastelitos de queso que ya nos están abriendo el apetito...

Llegó el atardecer a este cobertizo reconvertido. Imposible describir la belleza puesta ante nuestros ojos. Son estos exteriores realmente bucólicos, el césped como una inmensa alfombra, los árboles alzándose hasta donde quieran, la hiedra entrelazándose por los troncos, los cielos azulados contrastando con la blanca fachada y ese gatito pequeño curioseándolo todo. ¿Se puede pedir más?...

Terminada la encantadora visita a la casa de Joanna, una visita llena de espacios, colores y detalles que nos han robado el corazón. Imaginaros quien nos despide desde la verja de madera. No podría ser otro que este peludo feliz y como no va a serlo si vive en una de las casas más bonitas construidas. Envidia me da sabiendo que puede corretear a sus anchas por semejantes interiores y exteriores. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii chicas quien fuera gato...

¡Feleiz miércoles vergeliano para todassssssssssssssssssssssssssssss!

13 comentarios:

  1. Buenas tardes Matilde: Creo que es de las casas mas bonitas que nos has presentado y eso que que la inmensa mayoria son preciosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Matilde: Creo que es de las casas mas bonitas que nos has presentado y eso que que la inmensa mayoria son preciosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay Matilde! Cómo nos haces soñar! Yo me veo tomando un café y atiborrándome a pastas con todas vosotras en ese encantador jardín que tiene la casa. Estoy segura de que sus habitantes tienen que vivir el doble que los demás con esa paz y esa armonía que transmite el jardín.
    En cuanto a la casa, que te voy a contar que tú no hayas sentido: cálida, hogareña, decorada con esmero, repleta de detalles que hacen la vida más agradable. Si tuviera que ponerle un pero únicamente diría que yo necesito cortinas en mis ventanas, no me imagino mi vida tan expuesta.
    Un beso para todas.

    ResponderEliminar
  4. Buen día Matilde y vergelianas quee decir ante tanta belleza esos muebles,viejos,que tan bien restaurados estan,los pisos ,la habitacion,es una decoración perfecta bien campestre,esas bajillas en color azul,quee decir del baño,el parque, impecable para que las vergelianas tomaríamos cafe en esas hermosas tazas y probemos esos los pastelitos,y charlariamos de todo los temas,me enamore de la cafetera que esta en el jardin,igual que ximena me gustan las cortinas no me gusta estar expuesta ,bueno Matilde, hermosa casa tu manera de narrarnos,la mejor,les mando un beso a todas ahhh también me gustó el gatito,que feliz debe de ser con tanta belleza a su alrededor,hasta mañana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Matilde, si, es un hogar que transmite calidez ,paz,es acogedor. Tiene unos exteriores idílicos maravillosos. El peludito es una ricura de lindo.Muchos besitos para todas 😙😙

    ResponderEliminar
  6. Hermosa casa ne verdad Matilde, cada detalle es inspirador bueno voy a admitirlo es copiable jiji me encantan estás entradas gracias Mati saludos chicas nos vemos

    ResponderEliminar
  7. Me encanta esa mezcla de rústico y shabby ...que buen gusto tiene.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Desde luego preciosa casa y maravilloso jardín solo "dos peros" yo aunque no me vieran desde la calle, porque me imagino que estará la casa vallada y no te ven,pondría unos visillos de puntillas aunque fueran muy estrechitos de un palmo por ejemplo, yo no podría estar en una casa sin nada en las ventanas.Y el otro pero es el armario tan grande en el salón, no creo que me atreviera.Por lo demás exquisita en todo.Chicas buenas noches a todas.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego preciosa casa y maravilloso jardín solo "dos peros" yo aunque no me vieran desde la calle, porque me imagino que estará la casa vallada y no te ven,pondría unos visillos de puntillas aunque fueran muy estrechitos de un palmo por ejemplo, yo no podría estar en una casa sin nada en las ventanas.Y el otro pero es el armario tan grande en el salón, no creo que me atreviera.Por lo demás exquisita en todo.Chicas buenas noches a todas.

    ResponderEliminar
  10. Hola Matilde Muy bonita casa de sueño esos exteriores divinos y muy bien cuidados algo que no es nada fácil, la cocina hermosa todo muy lindo me gustaron mucho los frasquitos aunque también coincido con Marta creo que tampoco yo me atrevería a poner el armario y en las ventanas tal ves unas muy delgadas que dejaran traspasar la luz y el verdor de los exteriores de lo demás todo es hermoso gracias Matilde por este espacio saludos a todas linda tarde.

    ResponderEliminar
  11. Hola Matilde, esta casa es un sueño! Cualquier rincón de la casa es ideal para soñar un ratito e imaginarme colocando ramos de flores por doquier o colocando bonitos detalles shabby...uy, que rápido sueño! Y si la casa es preciosa, creo que los jardines todavía me gustan más, no puedo imaginar mejor escenario para tomar el té y unas pastitas con amigas amantes de espacios como este...qué bonito es soñar!!! Muchas gracias por compartir esta casa con nosotras; un abrazo a todas las vergelianas

    ResponderEliminar
  12. Una maravilla de casa, y totalmente vergeliana, gracias por está preciosa visita.

    ResponderEliminar
  13. Que casa más maravillosa nos has mostrado. Yo definitivamente me quedo en el rincón del desayuno al aire libre y al finalizar un baño relajante en ese maravilloso baño con esa bañera tan magnífica. ¿Y la entrada? Preciosa.

    ResponderEliminar