nieve

21 de julio de 2014

Mi lugar de encuentro...

En este lunes de inicio de semana, mi lugar de encuentro se ilumina totalmente. Es ese espacio en el que me siento a diario para hablar con vosotras, me relajo y os explico montones de cosas. Le tengo especial cariño, lo he ido decorando con el día a día, convirtiéndolo en un lugar luminoso, sereno, relajante y repleto de mis especiales cosas. Reconozco que es cien por cien femenino y aunque lo comparto con Víctor, se que él se siente igual de a gusto entre tanto blanco, maniquís, cajas que se apilan, bolsos que asoman y montones de plantitas...  




¿Pasamos juntas a saborearlo?...

No me quejo de metros, y se que con el tiempo lo mismo tiro tabique integrándolo como parte de mi habitación. Quedaría bien un único espacio en el que idear un pequeño vestidor y una zona de trabajo. Inspiración y ganas me sobran, pero por el momento permanece cerrado y separado, que también tiene así enorme encanto...


Se que estos espacios para muchas de vosotras se convierten en tristes habitaciones, os da pereza decorarlos, mimarlos, darles esos toques tan maravillosos con los cuales dotamos al resto de nuestras casas. Lo mismo que ocurre con los cuartos de baño, sin embargo solo hacen falta pequeños detalles, colores tenues, dejarse llevar y esparcir todo aquello con lo que sabemos que nos sentimos a gusto...


Y por supuesto plantas...Me apunto a la creencia de que cerca de aparatos electrónicos, son los cactus los que nos preservan de su negatividad. Y yo coloco, no uno, sino tres. Tres variedades verdes que acompañan a un enorme potos, a una rosada orquídea y a un alegre ramos de peonias...







Eso si, colocados en maceteros deliciosos, a cual de ellos más detallista...


He aquí, mi mesa de trabajo, grande y blanca. Bajo la ventana para captar así toda la luz posible. En ella conviven montones de papeles, archivadores, libretas, botes repletos de lápices...

Junto a ella, la estantería de baldas abiertas, con esas inmensas cajas donde almacenar montones de cosas. Idea genial para que todo quede perfectamente ordenado. En mi despacho abundan, gracias a ellas, almaceno viejas revistas de decoración, fotografías de los viajes, facturas, libros ya leídos, y pequeños tesoros que queremos conservar...


Después está mi silla, mi vieja silla de estilo thonet que un día decidí pintar de blanco decapado. A veces me dan ganas de cambiarla por un cómodo sillón giratorio, pero por ahora me sigo aferrando a ella, a su toque antiguo que desprende con esos matices tan personales...



Papelera, telescopio de almoneda, cuadros y objetos traídos de otros lugares acaban conformando mi mágico espacio, ese lugar de encuentro con todas vosotras. Todo él dice mucho de mi, de mi estilo, de mi carácter, de mis gustos, de mi parte soñadora y romántica, de todo lo que dejo entrever en esta especial ventanita...

Hoy preciosas, el lunes arranca con un estancia muy mía, en ella el tiempo se me va volando y los minutos se traducen en eternas horas... Compartirlo con vosotras me llena de satisfacción...

Guapísimas, iniciemos una nueva semana. Yo sentada en mi antigua silla thonet y vosotras tras la ventana que con tanto placer abro todos los días.
Mañana nos volvemos a reencontrar...

4 comentarios:

  1. ¡Hola Maite! Qué poquitas veces nos has enseñado tu despacho y cuanto me gusta a mí. Esos muebles blanquitos haciendo contraste con el suelo oscuro de madera me fascina. La mesa con los caballetes me encanta ... además has sabido muy bien sacarle partido a los mismos. Hay dos paredes que no nos muestras ....la del armario y la de la consola y bueno a la entrada a la derecha ....es que me encanta ver esta habitación jejejeje. Sería ideal añadirla al dormitorio y poder hacer un vestidor ... sueño de todas nosotras y suerte de la disposición de las habitaciones .... me encanta la foto que se ven las dos juntas ....yo para ampliar la mía tendría que coger parte de mi salón y no es plan. Pero así como despacho lo tienes precioso y con más intimidad. Cariños y buen comienzo de semana. Hasta mañana

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, yo también tengo el despacho y la habitación en la misma situación que tú, pero yo no me he planteado tirar el tabique, mi marido es muy de su despacho es su mundo. Tu despacho es una cucada todo, la silla Tonhet también tengo una, pero no me he decidido a pintarla eso que lo pensé, pero es que va tapizada con piel y tachuelas, pregunté para decaparla y tapizarla en claro y me dieron un precio prohibitivo, que podía comprar seis sillas guapas...
    Como me gustan tus cositas sea el espacio que sea esta todo impecable y de los tres maceteros no sabría con cual quedarme, a cual más bonito. Todo tan ordenado, mi despacho es quizás la habitación de la casa que menos ilusión me hace quizás es porque no me la siento mia. Precioso todo Maite.

    ResponderEliminar
  3. ¿Su nombre es Maite o Matilde?. Efectivamente en el despacho ha seguido con el mismo buen gusto que en resto de su hogar, y digo "hogar", porque es la sensación que siento al leer su página cada día. Todos los tiestos me gustan, pero el que tiene una hoja central me parece el más bonito. Muchas gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  4. Hola preciosa me encanta verte por aquí, es maravilloso compartir cosas contigo. Me alegro que te guste este espacio, en él paso muchas horas y tiene que estar decorado con mimo. Besitos y feliz martes caluroso...

    ResponderEliminar