nieve

23 de julio de 2014

La gran casa de madera


Hay casas que sin ni siquiera proponérselo, transmiten vida y calidez. Simplemente con entrar, te contagian de una calidez y viveza que te deja sin palabras. Hoy porque me apetece y porque me ha conquistado, os dejo entrar en una gran casa de madera, en la lejana Suecia. Fue construida en 1870, casi nada, pero tuvo la suerte de ser heredada por una familia que supo conservar el espíritu de antaño, crear en ella una familia y reinventar un hogar repleto de deliciosos detalles. Chicas, os va a encantar, tiene tanto de nuestro estilo, tantas cositas para no perderse, que solo necesitáis abrir bien los ojos y dejaros llevar. ¡Bienvenidos al hogar de Niklas y Annette!...

Nada más pisar la cocina nos impregnamos totalmente de un estilo fresco de campo, con un ambiente cálido y familiar. Bien es cierto que está repleta de cositas aquí y allí, pero es así como yo concibo las cocinas. Con grandes alacenas donde lucir la vajilla, botes de cristal con deliciosas galletas, cuadros, flores, velas, plantas verdes, muchas hueveras y si puede ser y por qué no, una gran cocina de hierro...

El luminosos cuarto de baño, creando tendencia, blanco y negro, suelo damero llamativo y un mueble que ha sido rescatado para convertirse en lavabo...

La galería, incondicional de las casa suecas, aquí se rodea de cristaleras de colores. Ella se abre a un inmenso jardín donde el verde es el total protagonista...

Después el salón, con una combinación de diferentes estilos,  "shabby chic", toques industriales, matices antiguos y mucho de ese saber decorar con el que nos sorprenden los suecos...

Fijaros como se abren los armarios, porque ellos siguen decorando por dentro, mostrando si cabe, más detalles bonitos que en el exterior...

Y luz, inmensa luz, obsesión que persiguen por estos lejanos países. Por captarla, por abrir grandes ventanales haciéndola entrar a todas las estancias...

Menudo alfeizar, el de la habitación infantil, maravilloso poder tumbarse ahí a cualquier hora, bajo la guirnalda de bolas de colores, recibiendo la luz que se cuela a través del ventanal...

O sino, dormitar en semejante espacio, envuelta en románticas flores lilas, con esa blanca chimenea y esa paz que transmite...

Que envidia la de esta familia, poder presumir de una hermosa casa amarilla rodeada de campo, con interiores inmejorables, detalles que enamoran y espacios rebosantes de luz...
Preciosas, nos vamos a conformar con mirarla, robar de ella montones de ideas y pensar sin dudarlo, que existen casas realmente de ensueño...

Miércolesssssssssssssssssssssss, mitad casi de semana, y mucha inspiración es lo que hoy transmite mi blog. ¿Qué haríamos sin ella?...
VIA
http://www.houseofpictures.dk/hop/main.php
                                                 

1 comentario:

  1. Si que casa más vivida, toda llena de detalles de ensueño, de toda la casa me quedo con la galería acristalada, como estaría yo sentada mirando el jardín a través de las cristaleras.

    ResponderEliminar