nieve

7 de julio de 2014

Iluminando el lunes lluvioso

¿Pero donde esta el veranito que tanto esperábamos?...Se esconde y se nos resiste, nuevo día con lluvia y tormenta. Iba a enseñaros mi nueva colección de textiles y complementos, muy de la nueva estación, pero el día no acompaña, no se deja iluminar, así que prefiero dejarlo para cuando luzca el sol, así los saborearéis con más intensidad...Hoy apetece encender velas e iluminar así nuestros interiores. Yo siempre lo hago, es amanecer un día arrugado y triste y allí que voy a por mis portavelas, faroles, casitas de zinc y árbol de la luz. Por algo los tengo repartidos por todas las estancias...¿Me acompañáis en un recorrido mágico de lunes?... 


Como adoro el tintineo de las llamas, los claros oscuros que trasmiten, la sensación de que es casi de noche cuando en realidad el día no ha hecho más que empezar...

Esparcir luz por donde quiera que pasemos...

Crear espacios serenos, plácidos y encantadores...


Añadiendo el árbol de la luz, ese especial punto luminoso que me vuelve loca y que se convierte en los días como el de hoy, en el centro de mi salón...



Además, hoy le robo al exterior uno de los faroles blancos, ¿por qué no?, los objetos pueden viajar de dentro afuera y de fuera a dentro porque son tan versátiles que encajan a la perfección, por lo menos en mi mundo...


Y lo enciendo...


Acompañando a las orquídeas...

Perfecta combinación para la mañana de hoy...

Llegamos a la cocina, ella también se ilumina como la que más, con esa casita blanca de zinc. Sus ventanas dejan traslucir la vela encendida y el gran corazón que la corona invita al sosiego y a la paz. Es como un pequeño hogar que se deja mimar y cuidar... 





Adorable rincón...

Pero hoy mi paseo se alarga hasta los exteriores, hasta el gran vergel, porque en él mis plantas están en toda su salsa. Ellas prefieren la tenue lluvia veraniega que el pleno sol. Se empapan con ganas por las gotas de agua, estirándose para recibirla por completo...







Si preciosas, el lunes se ha levantado revuelto. Quizás la mayoría estemos hartas de semejante tiempo otoñal. Sin embargo hay quien siempre se alegra de la lluvia y el agua, y sino que se lo pregunten a tantas especies de mi vergel, ellas si que saben apreciar que de tanto en tanto y en pleno mes de Julio nos sorprendan días como el de hoy...Y sino siempre nos quedará el maravilloso placer de desplegar velas y faroles...


Con un avance de mi nuevo rincón muy pero que muy playero, os deseo a todas un lunes maravilloso... 

¿Apostamos juntas por la nueva semana?

3 comentarios:

  1. Matilde, da gusto darse un paseo por tu casa! Lo tienes todo tan bonito!
    El árbol de las lucecitas me tiene loca, he ido varias veces a la tienda y no lo tienen, es una preciosidad.
    A mi también me encanta crear ambientes así,todo lleno de velitas, dan una sensación tan acogedora verdad?
    Un besito y que tengas un buen día.

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaaa! Pues sí que está el tiempo feucho por tu tierra y qué verdaderos son los refranes cuando por ejemplo dicen que "nunca llueve a gusto de todos" y más en esta estación del año.... pero mira, hay otro que dice "no hay mal que por bien no venga" y tus plantas están mucho más bonitas que otros veranos gracias a esas lluvias; las mías están las pobres en las últimas .... yo ya hasta que no llegue el otoño y refresque no compro más.
    Qué me gustan las velas ... pero desde que tuve un percance estas navidades con el centro de adviento les he cogido mucho miedo y no he vuelto a encender ninguna :(
    Los textiles de tu salón divinos ... quedan preciosísimos esos tonos azules. Cariños

    ResponderEliminar
  3. Como nos ilumina el día ver tu hermosa casa, en ella no hay día triste ni lluvioso, es tan acogedora, no hay un solo lugar que no disfrute do todo el encanto que tu le has dado. La verdad que el verano por ahora esta ausente.

    ResponderEliminar