nieve

1 de enero de 2015

Primer día del año...

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ¿qué tal vuestro primer día del nuevo año?...Ante todo, os quiero desear una maravillosa entrada al 2015 y que mejor que con algunas fotos de la noche de ayer, antes de marcharnos a celebrar la larga fiesta en familia. Y en primer plano me tenéis, con mi vestido negro de H y M, sonriendo delante de mi chimenea, al fondo las velas con la numeración mágica por las que en pocas horas brindaríamos y no dudéis de que uno de esos brindis iba destinado a todas vosotras...

                                  


 Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, la noche de ayer, que magnífica velada, que deliciosa cena, que privilegio despedir un año junto a los nuestros y dar la bienvenida a otro. Pero eso fue ayer...

Hoy nos ha tocado como cada inicio de año, despertarnos casi a la hora de la comida. Con un solecito precioso...
 Mi comida, por suerte, elaborada en el día de ayer. Ese lomo con salsa de almendras, receta de mi madre que comemos con gusto todos los 1 de Enero...

Mi soleada cocina radiante, lista para comer. Pero no preciosas, este primer día del año, toca vestir la mesa en un lugar privilegiado...

 Y aquí lo tenéis, mi salón, con las cortinas totalmente levantadas para dejar entrar al nuevo año. Que se anime a entrar, que no se lo piense, invitado está a este vergel que hoy brilla con más fuerza en mi ciudad...
 El árbol encendido...

 La chimenea luciendo con sus cifras y sus estrellas anunciando alegría...
 Por fin hoy podemos tocar este nuevísimo 2015...
 Y mi hogar continúa vestido para la ocasión. Aún nos quedan días de poder disfrutar de los detalles navideños y en casa nos encanta...

 Y la mesa colocada para la primera comida del año. Escojo como adorno privilegiado el centro de velas de Adviento. Tienen que acabar de consumirse del todo para que nos llenen de suerte y buenos presagios. Pues vamos a cumplirlo...

 A su alrededor, renos, mis preferidos...
 En pequeños portavelas y en delicada porcelana...

 Un buen vino para acompañar...

 Y la mantelería de grandes flores...


¿No os parece que he conseguido una mesa muy pero que muy nórdica?...

 Como todo mi salón, con esos matices escandinavos en tonos blancos y negros, salpicados únicamente por las flores rosadas de las ponsetias y las pinceladas rojas de velas, lazadas de tul y bayas en los centros...


 Y viene la comida, prácticamente a la hora de la merienda. Hoy algunos comeremos rica verdura que ya apetece después de tantos excesos...
Y otros calentita sopa de galets tan tradicional en estas fechas. De segundo por unanimidad, el delicioso lomo con almendras...

 Y de postre, como no, cuajada con rica miel. Hoy la mesa se viste para tres que también apetece celebrar en pequeño comité...
Ya son casi, casi las seis. Este primer día del año pasa más rápido de lo normal. Tranquilos en casita dejamos que avancen sus últimas horas y fijaros como se matiza la luz del atardecer reflejándose en la blanca chimenea. Matices dorados para recibir un nuevo año que yo preveo dulce y maravilloso...
Feliz primer día del año, feliz jueves y feliz 2015 para todas esas mujeres espléndidas que os asomáis por aquí, no importa que hoy casi, casi, toquemos el anochecer...

4 comentarios:

  1. Te deseo que los próximos doce meses estén llenos de éxitos profesionales y de grandes momentos personales. ¡Feliz Año Nuevo!!!Besos!

    ResponderEliminar
  2. Que vestido más elegante llevaste la Noche Vieja, estabas preciosa. No solo la mesa, la casa nórdica total poquito a poco has ido consiguiendo tener en Catalunya tu maravillosa casa nórdica, porque no falta detalle pero tú no paras de sorprendernos, que rondará ya por tu cabecita?, pues aquí estaré para disfrutar de tus cosas.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades tracorsa un hermoso día en una hermosa casa. Bueno en general

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los saludos reservados a las mujeres hermosas que somos !!!

    ResponderEliminar