nieve

12 de enero de 2015

Una pequeña crasa

Si en uno de mis paseos me encuentro un brote de alguna planta, no lo dudo, a casa me lo llevo para recuperarlo. Así que esta mañana me he topado con un pequeño brote de crasa con su raíz incluida. De enormes hojas, verde y dispuesto para ser plantado...

 Y que mejor lugar que en mi gran vergel, junto a todas las demás plantas que a pesar del frío de este invierno ahí siguen intentando crecer. Ellas se alargan en la mañana de hoy para orientarse al poquito de sol que calienta la terraza, la cual aparece toda mojada, repleta de humedad y en semisombra...
 Hoy la nueva crasa se unirá a todas ellas. Fijaros en lo bonita que es, entre sus grandes hojas asoman unas reminiscencias rojas y me pregunto si no será una especie de flor a punto de abrirse...

 Busco una perfecta ubicación para colocarla. Al solecito, el poco del que goza mi terraza al llegar el invierno.Creo que esta esquina será la ideal, en la pequeña jardinera blanca que cuelga de la celosía y acompañando a las cintas...
 Trasplantada está ya con nueva tierra para fortalecerla. Cada vez me apunto más al cultivo de plantas crasas porque son fáciles de mantener, no necesitan mucho riego y son mucho más que agradecidas. La mayoría de ellas al llegar la primavera y el verano me regalan multitud de curiosas flores. Si os dais un paseo por mi vergel veréis que está repleto de ellas, mezcladas con sutileza junto a pequeños cactus...


 Ahora solo me queda aportarle un poquito de agua y llevármela al rincón soleado...


 Pero antes os muestro una perspectiva de mi vergel en plena ciudad. Sumido en una especie de tenue neblina, más triste de lo habitual, sin mucho colorido, tan solo se aprecian tonalidades marrones, amarillas y algo de verde. Son los colores del invierno, que le vamos a hacer...aún tendré que esperar unos cuantos meses cercanos a la primavera para que despierte de su letargo y empiece a regalarme esa explosión de color que tanto caracteriza a este especial espacio...

 Sin embargo existe un maravilloso rincón que se ilumina todas las mañanas con el increíble solecito. En él las flores siguen brotando...
 Preciosassssssssssssssssssss
 Rosadas margaritas que se abren una tras de otra para aportar algo de vida...


 Y es allí donde coloco la pequeña jardinera con nueva crasa incluida...
 Temperatura ideal...

 Luz maravillosa...

 Y espléndido calorcito...
 No necesita más. Quizás con todo ello se abra por completo esa especie de flor que se le divisa muy adentro...
 Chicas, hoy os acerco a mi vergel, recupero una planta encontrada, la lleno de mimos y os demuestro que a pesar del duro mes de enero, nuestros exteriores pueden, aunque solo sea en un rincón, llenarse de preciosas flores...
¡Feliz inicio de semana!

2 comentarios:

  1. Seguro que se hace preciosa con tus cuidados!!

    ResponderEliminar
  2. Cuantas veces encuentras plantas en tus paseos, bastantes eh? esta ya está bastante criadita y si que parece que tenga que florecer. Si, hace unos días de un cielo precioso y tu terracita esta no como en verano, pero así y todo muy bonita, entre plantas y tantos detalles de pajaritos, nidos y un largo etc. Hasta mañana, yo tarde pero llego a mi saludo diario

    ResponderEliminar