nieve

25 de abril de 2017

Un bosque de hadas...

Existe un bosque mágico cerca de mi ciudad y hasta allí nos fuimos en las deliciosas vacaciones de Semana Santa. Vale la pena perderse por "La Fageda" aunque solo sea por un día porque adentrarse en la naturaleza que envuelve semejante lugar te deja relajada por días. Así que hoy, si me lo permitís, os llevo de la mano a un lugar donde solo falta que hagan acto de presencia, duendes, hadas y otros animalitos de total cuento. ¿Me seguís chicas?. Poneros detrás de Víctor, Celia, Yaiza y Troll, seguiremos el sendero que a saber donde nos lleva...
 Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, que deliciosa hiedra mezclada con el musgo, parece una selva verde e infinita. Confieso que nunca había visto tantas tonalidades de verdes tan vivos, tan intensos y tan matizados...
Nos topamos con una flecha de madera indicando que por allí se llega hasta el volcán del "Croscat". Parece imposible que entre tanta naturaleza viva pueda existir un negro volcán, ¿no creéis?...
Me siento chicas, sobre un árbol caído, para contaros a todas que la Fageda es un bosque de hayas excepcional por crecer sobre la lava de la cola del volcán Croscat, en un lugar llano y con colinas suaves. Ha sido fuente de inspiración de artistas como Joan Maragall que escribió un poema que la hizo famosa y no es para menos...

 ¡Continuemos!...
 A nosotros nos dejó sin palabras tan bellos árboles tapando casi el cielo...
El estrecho sendero repleto no solo de hiedra y musgo, sino también de florecillas que proliferan en todos los rincones...
 El silencio es tan espléndido que solo se oye el silbido de pájaros irreconocibles, hojas que vibran con el suave aire y el crujir de nuestros pasos sobre la tierra...
 Pararte ante todo ello por un buen rato te hace sentir que el ajetreo, el estrés, las prisas y el no parar puede encontrarse en lugares como éste...
 ¿No os parece una postal de cuento de hadas?...

Celia, amante ella de los bosques, campos y montañas, se sintió como en el paraíso. Estoy segura que cambiaría su ciudad por vivir en un lugar como éste...
 Quiero vergelianas que os fijéis también en la luz de la Fageda, tenue, matizada por las ramas altas de tantos árboles. Estoy segura que en pleno invierno todo ello se oscurece como en una eterna noche, debe de dar una sensación tan irreal como adictiva...
 Es por ello que la hiedra crece y crece sin problemas aferrándose a los troncos, con tanta humedad y escasa luz ella se siente como en su habitat ideal...
 Me llamaron enormemente la atención las raíces de algunos de los árboles, sobresaliendo del mismo suelo, como queriendo emerger de la tierra para saludar a todo visitante...
 Me encandilaron algunas ramas retorcidas emulando arcos por donde pasar indicándonos el camino...
Y de pronto llegamos hasta el final del sendero...
 Para abrirse ante nuestra vista un amplio camino repleto de campos...
Flores muy vergelinas a nuestro paso...
 Y de repente la falda del volcán negra y profunda...

 Increíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiible...
Como puede ser que a un lado el negro sea el protagonista con su tierra volcánica y al otro se abran campos inmensos totalmente verdes...
He ahí el secreto de esta zona que te regala florecillas amarillas creciendo entre la negra tierra...
 Y montones de arbustos en flor que te dejan sin palabras...
 Y en medio de la nada cuando nos llegó la sed y el hambre de tanto caminar, nos topamos con semejante masía reconvertida en pequeño bar...
 A mi me encantó, tan rústica ella, con su fachada de piedra, su jardín salvaje y unas enormes vistas impresionantes...
 Imposible no detenerse para sentarse en sus sillas bucólicas...
Junto a esas mesas veladores de cristal encantadoras...
Rodeados de jardineras de crasas en flor...
 Sintiendo la tranquilidad que tanta falta nos hace en las grandes ciudades...
Como disfrutamos todos del lugar, cuanto de bien nos hace escaparnos al campo de tanto en tanto, comprender que existen espacios únicos repletos de magia, perderse por los bosques, por el silencio...
 Es como una inyección de energía renovadora que te limpia el cuerpo, la mente y hasta el alma...
 Vamos, que hasta los sencillos aperitivos en tan bellos paisajes como que saben doblemente mejor...
La Fageda ofrece multitud de rutas para recorrer cualquier fin de semana. La nuestra fue corta pero intensa, eso si, nos hemos apuntado para ya mismo una que incluye subida hasta el mismísimo volcán para descubrir según nos han explicado que en el centro del mismo se encuentra una encantadora ermita digna de admiración. ¿Os apuntáis chicas?...
Martes cultural el que me espera hoy. A la tarde voy a que me firme mi libro, nada más y nada menos, que Dolores Redondo, la ganadora del premio planeta de este año. Soy incondicional de esta autora desde que la descubrí con su trilogía del Baztan y hoy mi ciudad nos brinda el enorme privilegio de conocerla en persona. Llevaré entre mis manos su última obra, "Todo esto te daré" y por supuesto Celia no quiere perdérselo, así que ella le entregará  "Ofrenda a la tormenta" para que le plasme una bonita dedicatoria entre sus páginas. En esta ventana además de decoración, plantas y escapadas que enamoran, también tenemos espacio privilegiado para la buena cultura, los libros que nos apasionan y las autoras que los escriben desde el mismísimo corazón...
Ya os contaré...
¡Feliz día para todassssssssssssssssssss!

6 comentarios:

  1. Buenas tardes Matilde: después de leer tu página y de mirar y remirar las fotografías, !Dios mío que ganas de ponerme las txirukas y salir a andar por el monte!.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Buen día Matilde y vergelianas ,precioso lugar cuanta vegetacion,se respira total armonía bien decis hace bien para el alma,desconectarse que bueno que lo puedan hacer Yaiza y Troll se los ve contento con el paseo en el hermoso campo me encantan los caminos de los campos con esos verdes,ahhh que bueno que vayan a que les firmen el libro,y si en este vergel hay de todo como decis,bueno Matilde te mando un beso al igual a todas las vergelianas hasta mañana.

    ResponderEliminar
  3. Hola Matilde y chicas, precioso tiene que ser visitar la Fageda. Como tú dices parece sacada de un cuento de hadas, todo tan verde, tan romántico, tan ideal. Un beso y buen martes.

    ResponderEliminar
  4. Hola Matilde, sí, es un lugar espectacular, se ve tan encantador. Una tremenda bendición, tener esos parajes tan idílicos y paradisiacos ,a los cuales puedes acceder con tu linda family. Es una delicia y una gozada para los cinco sentidos. Muchos besitos para todas 😙😙

    ResponderEliminar
  5. Matilde querida es belliiiiisini totalmente de cuento es increíble lo que la madre naturaleza nos regala es impresionante esa hiedra como si quisiera subir al mismo cielo es maravilloso y esos peluditos felices divinos me encantan acá en México tenemos muy cerca un volcán lo nombran el nevado de toluca y es totalmente increíble tiene va las faldas del volcán dos lagunas una d agua azufrosa y la otra es d color verde claro es limpia brota del mismo volcán es increíble pues felicidades y saludos a todas las vergelianas besos guapa hasta mañana

    ResponderEliminar
  6. Matilde: nos apuntamos en la libreta La Fageda como lugar de ensueño y si en algún momento visitamos esa zona no dudaremos en visitar tan preciosos lugares.
    También me he apuntado tus recomendaciones literarias de los últimos días y ahí va la mía: Derecho Natural, de Ignacio Martínez de Pisón. Si es tan maravillosa esa novela como "La buena reputación" la compra en la Feria del Libro habrá merecido la pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar