nieve

16 de abril de 2014

Miércoles para trasplantar...

Aquí tenéis a Celia en su salsa, jardinera total...Miércoles... solecito nuevamente y nos instalamos por unas horas en la terraza. Nos rodeamos de tierra, palas, maceteros y nuevas plantitas...

¿Qué os parece este?, elegido por Celia, quiere trasplantar un cactus en forma de palmerita que le regaló Víctor. El envase escogido es de color gris, muy de acorde con los colores de su habitación. Lo extrae con cuidado y le enseño como plantarlo en el nuevo envase. Quiere aprender técnicas de jardinería y yo contenta explicándole montones de cosas. Así de paso me ayudará a cuidar este verano, en sus vacaciones, el gran vergel de casa que ya compartimos las dos con enorme ilusión...

Después decide colocarle piedrecitas blancas. El resultado nos gusta, queda de maravilla. Esa combinación de gris brillante, verde en la planta y el blanco en las piedras como complemento...



Como punto final, lo riega en abundancia. Le explico que es fundamental brindarle agua una vez trasplantado y en los día sucesivos, para que así la planta agarre fuerte y expanda sus raíces...


 Lo colocamos en el velador blanco, pero al llegar el anochecer, Celia lo trasladará a su habitación junto al resto de sus cactus. Dice que tiene que refugiarlos del frío que aún cae durante la noche...

Y ahora chicas, me toca a mi...Yo trasplanto mi helecho, sino lo hago, se me acabará muriendo. Ahora es el momento, con el buen tiempo. Quiero que crezca muchísimo, que sus largas hojas le cuelguen. Para ello, escojo un gran macetero en blanco, donde quepa mucha tierra. Pero le aporto una nota de color colocándole delante unas flores de tajete en tonos naranjas...

Me encantannnnnnnnnnnnnnnn, ese tono vivo y llamativo, que contrasta con el verde del helecho. No durarán mucho, pues es una flor de temporada muy corta, pero por algunas semanas alegrarán cualquier rincón...








Perfecta combinación primaveral, ¿no creéis?...En el gran vergel queda ideal, sobre la silla de ratán. Seguro que ella desea permanecer ahí eternamente. Sin embargo yo ya le he dado otra ubicación. ¿Bajamos?...






A mi pequeña cabaña...

Luciendo junto a los faroles en blanco, el carrito de madera y el suelo de madera...



Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii que dulce despertar vamos a tener cada vez que levantemos las cortinas...

Gazania amarilla...ciclamenes rosados que aún sobreviven a pesar del calor...el verde helecho trasplantado y los nuevos tajetes en naranja...


Y mi maniquí de hierro en blanco delante. Ya mismo le quito su estora de pelo y se la cambio por preciosos collares. Porque en mi casa todo se transforma según la llegada de las nuevas estaciones...


Pues ya veis lo que nos ha dado de si la mañana de este miércoles a dos amantes jardineras. Una devota de los cactus, la otra amante de plantas vedes y flores llamativas. Pero juntas, ideamos rincones llenos de inmensa belleza. Porque la primavera es, y en eso no cabe duda, un estado de ánimo maravilloso...

                                                               ¡Feliz día!
                                                    ¡Feliz tarde y felices vacaciones para todas!

3 comentarios:

  1. Pero que gusto teneís en cualquier cosa que haceís, el cactus de Celia como resalta con las piedrecitas blancas, es el toque "especial" y que decirte de tu helecho con las flores amarillas, impactante, este amarillo tan alegre.Y me hace gracia que cambies la piel por los collares, pero claro por elegante que sea tú maniquí, no es cuestión las pieles en verano.Las dos guapísimas, que suerte disfrutar así de tu hija y Celia cuanto aprenderá de su mami. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿A qué te refieres con el nombre de Estora?.Qué yo sepa la piel en forma de capa corta se llama Estola.
    ¡Buenas noches!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir estola, la capa de piel que decora al maniquí...
      Besazos Mª Luz...

      Eliminar