nieve

29 de septiembre de 2014

Ese domingo otoñal...

Ya sabemos todas que el otoño es caprichoso y cambiante, un día amanece soleado y al siguiente te sorprende con otro día nublado. El domingo de ayer nos trajo intensa lluvia, desde la mañana hasta la noche, no quiso darnos tregua alguna, cayendo con tanta fuerza que hasta mis plantas parecían desear que por unos instantes cesara ese agua que las iba empapando de arriba abajo. Por la mañana subíamos las cortinas y ya divisamos ese cielo plomizo que nos saludaba. ¡Bienvenido otoñal domingo!...

Gotas de lluvia resbalando no solo por las hojas y flores de mi vergel, sino también por los muebles de madera, la tarima y las celosías. Ya me tocará luego, dentro de unas semanas, lijarlas ligeramente y pasarles el aceite de teca, única manera de conservarlas en perfecto estado...

En fin, que de danzar como el sábado por el vergel, nada de nada. Mejor dentro de casita, con las luces encendidas, las ventanas cerradas y viendo a lo lejos la fina lluvia cayendo. No estuvo mal el plan dominguero...


Y me entretuve parte de la mañana con mis plantas de interior, ellas también aunque menos necesitan sutiles cuidados...


Que maravilla chicas, afuera mi vergel exterior reverdeciendo con el caprichoso otoño y adentro mi otro mini jardín brillando más que nunca...



Porque es en los días como el de ayer que sino fuera por cóleos, anthuriums, orquidéas, crasas, cañas de bambú y palmeras varias, mi hogar no sería tan hogar. Es gracias a ellas que se ilumina todo y a pesar de la falta de luz, ellas aportan tanta vida que hasta olvidamos los plenos días otoñales que se nos vienen encima...


Si afuera ayer no hacía falta hacer nada de nada porque el día ya aportaba todo lo necesario...

Agua a raudales...


Humedad ambiental perfecta...


Y total sombra que ellas también agradecen...


Adentro me dediqué a podar, cortar flores marchitas, abonar un poquito,  regar ligeramente y pulverizar esa humedad que en interiores tanto necesitan... 



Reconozco que las plantas de interior dan mucha menos faena que las de terrazas y balcones. Con dedicarles un día a la semana les sobra para mantenerse perfectas, verdes y majestuosas. Y sino observar mi caja de madera repleta de coleos, palmeras y anthuriums...

O mi cubo de zinc pintado con las fitonias que asoman tras él...




Pero eso fue ayer porque hoy el escenario, aún siendo el mismo, recibe matices muy distintos. Sol a raudales colándose por los ventanales, cielo azulado y poquísima humedad...
Hoy si que si, el otoño nos muestra la mejor de sus caras y hasta Yaiza aparca su siesta habitual para dejarse acariciar por el solecito de la mañana de lunes...

Y me reactivo, recorto una liana de hiedra grande y elaboro una sencilla corona para colocar en la baranda de la escalera, mañana os la mostraré con mayor detenimiento...

Y dentro de mi especial cocina, horneo un delicioso bizcocho de yogurt para sorprender a los míos...

Escondido debajo del mantelito a cuadros está, esparciendo aroma por toda la estancia. Mañana si es que queda algo de él os invitaré a una deliciosa porción...
Caprichoso otoño, cambiante y lleno de múltiples estaciones juntas. Un día parece primavera pura y al siguiente es como si se anunciase un inminente invierno. Pero a mi me gusta, los colores que aporta, los aromas que desprende y la luz tan especial con que nos sorprende todas las mañanas...

Iniciamos nueva semana, mitad Septiembre, mitad Octubre y la llenaremos hasta rebosar solo de cosas maravillosas. ¿Estáis de acuerdo preciosas?...


5 comentarios:

  1. ainsss Maite que acogedora es tu casa tanto con sol como en un día otoñal , casi casi puedo oler ese bizcocho de yogurt , un café y ese bizcocho ummmmmm el bizcocho no puedo pero el café si, así que ahora mismo me preparo uno que me tomaré a tu salud y la de tu casita y tu vergel

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Maite! Al final vas a conseguir que me guste el otoño y todo ajajaja. Alucino como tienes la orquídea whoooooo .... las mías hace mucho que ya no tienen flores. El agua de lluvia si cae moderadamente es una auténtica bendición del cielo ... ojalá por mi tierra lloviera más. Cariños y feliz comienzo de semana para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Como luce tu vergel, siempre, pero la lluvia le da este especial brillo y de tantas plantas me he parado especialmente en como tienes el boj lleno de sus bolitas con lo difícil que es que los pajaritos no se las coman.

    ResponderEliminar
  4. Matilde: ¡Fantástico el reportaje otoñal!. Y a mí me pasa lo mismo que a Brisita con las orquídeas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Beautiful photos from your home. Love your outdoor spaces

    Have a great week
    Hugs from here

    ResponderEliminar