nieve

25 de septiembre de 2017

El precioso pueblo de St Remy...

Como cuestan los lunes chicas, pero yo hoy, con vuestro permiso, os lo voy a iluminar de lo lindo con una visita sorpresa a uno de los pueblos más bonitos de toda la Provenza. St Remy es la capital de semejante región y os puedo asegurar que para mi tiene las más preciosas calles, el cielo más azul, los rincones más preciados, las tiendas más tentadoras y los barecitos más coquetos. Porque hasta música se escucha por sus calles, ya lo veréis en algunas de mis fotos escogidas, y lo que es más indescriptible, posee el mercado más requete bonito de cuantos he visto en muchos de mis viajes...
 Decidimos visitarlo el mismísimo día en que sus callejuelas se llenan de puestos para vender. Es una gozada ver como se mezclan estas paradas ambulantes, con las numerosas tiendas que recorren el pueblo...
 Además contamos con el privilegio de escuchar auténtica música de jazz en muchas de las plazas. Ni os podéis imaginar lo que supone sentarse al borde de cualquiera de las fuentes, y dejarse llevar por el clarinete, las guitarras y el violonchelo. Nos hubiéramos quedado allí todo el día, pero semejante pueblo merecía ser visitado de punta a punta...
 Y ahí me topé yo con tiendas y más tiendas...
De objetos antiguos...
De elegantes pamelas...
De textiles totalmente vergelianos...
 De frutas que con su olor te lanzaban a comprarlas...
 Fijaros que colorido chicas...
Y el olor de esas especies que lo impregnaban todo...
 Lo maravilloso era admirar como entre tantos puestos, asomaban edificios antiguos que en Sant Remy de Provence son la esencia de todo...
Y yo entrando en una tienda, saliendo de otra, arrimándome a los muchos puestos variados y loquita comprando. Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, preciosas encontré algún que otro tesoro provenzal que ya os mostraré...
Inevitable no fotografiarse en cualquier esquina. Yo sentada en mis incondicionales fuentes de piedra...
 Celia escogiendo instantáneas siempre originales...
Y nuestro Víctor, por ahí perdido con los peludos entre el bullicio de la gente...
Con semejantes aparadores perfectamente decorados y a cual más precioso, se nos hizo enormemente difícil no plantarnos delante de ellos. Había para todos los gustos, todos ellos coquetos y todos ellos inspiradores y repletos de romanticismo...

Después Celia había planeado una especial visita al sanatorio donde estuvo ingresado por tiempo Vincent Van Gogh, uno de sus artistas preferidos. Ha leído mucho sobre él y era toda su ilusión acercarse hasta el edificio que lo acogió...
 Y allí nos plantamos todos...
Me imaginaba yo un lugar siniestro y triste. Nada más lejos de la realidad. Ante nuestros ojos se nos abrió, tras un impresionante jardín de entrada, un cuidado monasterio del siglo XII y situado a las afueras de Saint Remy...
Su estatua esculpida en hierro nos dio la bienvenida... 

 Para después ya dentro admirar un patio interior que a mi me dejó sin palabras...
 Un laberinto de flores entre las que pude distinguir numerosas begonias coloridas...
 Hiedra trepando por los muros de piedra a lo largo de montones de años y bulbos impresionantes brotando sin parar...
 Los arcos que lo recorrían eran impresionantes con esos claros-oscuros que los recorrínan...
Felicidad total chicas...


 Después Víctor y Celia se adentraron en el monasterio para pisar las mismas estancias que pisó Vincent Van Gogh...


 Y yo me planté en el extenso jardín de atrás...
Con vistas increíbles a la lavanda...
La lavanda chicas, tan característica de la Provenza, yo pensé que al ser pleno verano no me toparía con ella. Pero el destino quiso que justamente en el monasterio de Saint Paul de Mausole se me pusiera por delante...
No estaba totalmente en flor, sino que empezaba ya a secarse, pero el efecto fue maravilloso, os lo puedo asegurar...
 Y el aroma que desprendía, ni os lo imagináis...
 Vamos, que me hubiera traído un buen pedacito a casa para compartir con todas vosotras...
Ya sabéis que la vida de este pintor no fue del todo idílica, pero imagino su ingreso en este monasterio a las afueras de uno de lo pueblos más bonitos de la Provenza, y creo que quizás rodeado de estos paisajes se sintió algo feliz. Por lo menos sé que fue aquí donde pintó los cuadros más inspiradores de toda su colección...
 Y como última guinda a tan singular visita, unas cuantas fotos personales junto  Van Gogh...

 Y junto a una perfecta réplica de uno de sus cuadros pintados, faltaría más.
"La noche estrellada", uno de mis preferidos...
Saint Remy de Provence, capital de la Provenza, su mercado, sus calles, su música, sus tiendas, sus barecitos y restaurantes, sus fuentes de agua clara y ese pequeño rinconcito dedicado a un gran artista.
Después visitamos más pueblecitos provenzales, pero ninguno consiguió transmitirnos tan maravillosa magia...
¿No estáis de acuerdo vergelianas?...
Aún me queda daros un paseo por Marsella, Avignon, Le grau du roi y Aigues Mortes, pero prefiero irlo dosificando poquito a poco para que no os aburráis chicas. Si preferís que omita estas pequeñas salidas en pro de otras cositas mucho más vergelianas, solo tenéis que decírmelo. Ya sabéis que esta ventana tiene que ser del total agrado de mis mujeres...
Hoy toca despedirse con flores de lavanda, homenaje total a este adorado Saint Remy...
¡Hasta mañana preciosas!

6 comentarios:

  1. Maravilloso precioso,y de omitirnos nada de nada nos lo tienes que enseñar todo ya que asi lo vemos las demas y por lo menos yo espero algun dia poderlo visitar,besitos para todas y mañana esperamos mas.

    ResponderEliminar
  2. HOla Matilde que precioso pueblo cuanta historia del famoso pintor Van Gogh, que arte maravilloso conocido en todo el mundo, que placer recorren en donde estuvo Celia que bueno pudo conocer juntoa ustedes el lugoar en donde estuvo viviendo sus ultimos años, una maravillas sus calles sus negocios totalmente vergelianos, y como te ibas a perder en no entrar y comprar todas hubieramos hecho lo mismo, yo lo mismo que Nieves quiero seguir conociendo tan maravilloso lugar asi viajamos a traves de ustedes, me encanto ahh que decir de los campos de Lavanda me tienen enamorada esas plantas, soy sincera por aqui no las vi, a lo mejor no es de este clima, no se pero si las veo me la traigo Matilde se te ve tan bien serena , que bueno, y preciosa entrada, te mando un beso al igual a todas las chicas, a seguir viajando, esperamos mas....

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Opino como Nieves....lo queremos ver todooooo ajajaja. Precioso lugar!!! Y qué guapos os veo....cariños y hasta mañana tesoro 😙

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Matilde: Por favor, sí ha sido preciosa está entrada...
    Espero con muchas ganas la próxima.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Matilde y chicas, me ha encantado este pueblo porque es preciosooo! Me encanta que nos mandes fotos de tus viajes porque es bueno aprender y conocer sitios tan fantásticos, yo tomo nota Matilde jjj. Voy a seguir trabajando. Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola querida Matilde, todo un encanto el pueblo de Saint Remy ,sino me equivoco, ahí tiene una casa ,Carolina de Mónaco. Se ve de lo más encantador y romántico,sus calles, casas,mercado,todo muy bucólico y entrañable. Visitar el monasterio donde estuvo Van Gogh,de seguro que los hizo transportar a esa época. Y que decir del campo de lavanda?todo un clásico en la Provenza,me imagino el aroma exquisito que desprendía. Muy guapos y relajados se les veía,lo cual significa,que estaban disfrutando de las vistas de ese precioso y encantador pueblecito. Opino lo mismo que las chicas, sigue mostrándonos esos parajes maravillosos,para así nosotras también deleitarnos. Muchos besitos para todas 😙😙

    ResponderEliminar