nieve

12 de octubre de 2014

Una gran casa finlandesa


Aiiiiiiiiiiiiiiii preciosas, hoy domingo no os dejo un palacete como el del fin de semana pasado, sino una gran casa rústica en la perdida Finlandia. Ya sabéis que últimamente me he aficionada a este frío país, y digo frío porque en esas lejanas tierras ya empieza a verse la nieve. Apenas rozamos octubre y ellos visten sus hogares para arropar el invierno. Sus  propietarios, Paivi y Harri soñaban con vivir en una antigua casa de piedra a las afueras de una pequeña ciudad, que tuviera hermosas vistas y un encantador jardín. Buscaron durante años hasta que por fin en uno de sus paseos divisaron a lo lejos, entre pinos, sobre una colina, un antiguo granero de altos techos. Era lo deseado por toda la familia, pero no estaba en venta y durante tiempo tuvieron que convencer a su dueño de su gran entusiasmo de poder comprarla. Por fin llegó el momento deseado y así junto a sus tres hijas y un hermoso golden retriever se trasladaron a ella para iniciar una nueva vida en pleno centro de Finlandia...
Y aquí la tenéis, toda una gozada de estancias, detalles y hermosos espacios  Y aunque los comienzos no fueron fáciles, sus propietarios con un perfecto saber hacer, crearon una gran casa hecha para vivir y soñar.
¿La recorremos juntas?...
Que coqueta cocina...



Que hermosos complementos...

Que perfecta combinación de muebles de madera y blancos impolutos...



Que textiles campestres...

Que sutiles velas repartidas iluminando las frías noches escandinavas...

Que cálida chimenea de piedra...

Que lámparas de cristales tasando a la perfección con el empapelado...

Que cuarto de baño soberbio con el rústico nórdico llevado a su máximo esplendor...

Y que hermosos espacios hechos para dejar pasar las horas en el largo invierno finlandés...

Con vuestro permiso preciosas, me la llevo enterita porque no sabría lo que elegir entre tanta maravilla. Imagino poder pasar ahí el largo invierno, sin importarme la nieve que tan poco me gusta. Es más, hasta les robo a su Blondi, esa preciosidad de perro, con el que saldría a jugar en el jardín las tardes invernales...
Hoy nos inspiramos juntas con países en los que a pesar del frío, la escasa luz y los blancos paisajes, saben llenar de calidez, todos y cada uno de sus hogares. ¡Benditos sean los finlandeses!


Y feliz final de domingo para todas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario