nieve

30 de octubre de 2014

Ese precioso brezo otoñal

"Bienvenido" dice el cojín alargado de mi rincón en la escalera. Y yo le añado, bienvenido jueves y bienvenidas nuevas plantas compradas hoy en el mercado semanal en mi ciudad. A mi dadme bonitas flores coloridas, cualquiere recipiente y en unos minutos os monto un encantador centro floral. Esta vez muy otoñal por algo estamos a puertas de Noviembre...


Como iba yo a quedarme sin el esplendoroso brezo rosado. Por nada del mundo chicas. Tenía que comprarlo para vestir mi vergel, acompañado de un pequeño pensamiento en morado...

 Después cojo mi vintage paraguero que lo mismo sirve en los días lluviosos para dejar los paraguas que lo reinvento otros, para colocar flores o bonitos cojines...


Aquí lo tenéis hoy como improvisado macetero en el hueco de mi escalera...

El brezo con esas tonalidades rosadas y verdes destaca sobre la pequeña banqueta y el conjunto de cojines. Todo en la misma gama colorida, todo embelleciendo  un rincón que no pasa desapercibido...


 No se a vosotras, pero a mi me encanta decorar la entrada de mi casa. La varío según las estaciones...Flores, velas, colgadores, cojines...

Y ese especial mueble que me regaló mi madre en madera oscura, con delicadas cortinas incluidas. Son muchas las veces que me dan ganas de decaparlo en blanco, pero me resisto porque creo que le da una nota diferente, contrastando con todo lo blanco que abunda en mi hogar...


Así que hoy redecoro y reinvento parte de mi entrada. Tan solo con unas cuantas flores compradas esta mañana, pero suficientes para alegrar y dar color...

Solo permanecerán ahí un par de días, no más. Son especies de exterior y deben volver a su lugar...

Mientras tanto las muevo de aquí para allá para enseñaros la magia que tienen las plantas a la hora de decorar. Si tenemos un rincón olvidado, solitario y oscuro, nada mejor que añadirle una sencilla composición floral. Veréis como se transforma aportándole matices especiales...


 Por cierto que con tanto hablar casi se me olvida el pequeño kalanchoe que también he comprado. Una especie de planta crasa que cuando se hace grande se vuelve preciosa, aunque para ello tendré que trasplantarla, pero os adelanto que a un recipiente muyyyyyyyyyyyyyyyy original que encontré en el paseo del domingo por el bosque...

Se lo añado a la nueva composición...

 Genialllllllllllllllllllllllllllllllllll...
Como se nota preciosas mi amor por las flores y plantas, es que mi salón parece un pequeño jardín repleto de hortensias azules, flores de Magnolia, brezo, mini kalanchoe craso, pensamientos, orquidéas, hiedras colgantes, espatifilos, bonsai y algún que otro cactus...



Y vuelvo a presumir nuevamente de suelo recién estrenado porque con el sol que se cuela hoy por los ventanales y el nuevo centro floral, todo adquiere reminiscencias muy campestres y provenzales. Y eso me encanta...

 Nada chicas que estamos a puertas de un nuevo mes que nos va dejar calabazas de Halowen, deliciosos panallets hechos de moniatos, disfraces terroríficos y muchísimas plantas preparadas para aguantar el frío que ya pronto nos invade...
Feliz tarde de jueves y yo me marcho de tiendas a la búsqueda de un precioso vestido para la gran celebración del sábado. Mañana os cuento...

3 comentarios:

  1. Hola Matilde: hoy hemos coincidido en compras, ya que he bajado a la plaza y me he comprado también un brezo rosa. Espero tener más suerte que con el anterior que ahora luce como flor seca. ¡Que bonita ha quedado la entrada!. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Maite que precioso tu brezo, quizás compre uno pero, mentalizandome que es como comprar un ramo de flores frescas porque no hay manera que nunca me viva en el exterior. Hay y el macetero-paragüero como me gusta. Yo no sé si al final pintaras el mueble de tu mami porque no es la primeva vez que nos lo comentas, ya sé que blanco quedaría precioso, pero es tan bonito así. Todo estupendo.

    ResponderEliminar
  3. que bonito es el brezo !!!! me encanta, si lo encuentro tal vez lo compre, me ha gustado muchísimo

    ResponderEliminar