nieve

27 de octubre de 2014

Aquí lo tenéis, mi nuevo suelo...

Buenos días de lunes preciosas. Aquí estoy, como os prometí, dispuesta a enseñaros mi recién estrenado suelo de roble. Hoy mis fotos empiezan por la entrada y el salón y así de poquito a poco os iré mostrando todo el resto, sino tendría que haceros una enorme entrada, y tal y como yo soy que me gusta mostraros todos los detalles, os daría perfectamente la noche pasando fotos y más fotos. Así que me detengo en una de las estancias preferidas y vividas de mi hogar, agrando las imágenes para que así no os perdáis nada de nada...Lástima que el día haya amanecido nublado y con poca luz porque todo se presenta más apagado sin poder apreciar como yo quisiera las hermosa vetas que la madera va veteando aquí y allí y que adquieren matices maravillosos cuando el sol se refleja en ellas...Pero el otoño es caprichoso y ha querido que la luz escasee en este inicio de semana. ¿Estáis listasssssssssssssssssssssssss?...
Pues adelante...



No me quiero olvidar del ancho rodapié blanco. Doce centímetros mide y está rematado en una sutil onda. Lo escogimos lacado y en un color diferente al suelo porque nos encanta el contraste que hace sobre él conjuntando a la perfección con las puertas francesas que hay por toda la casa...




Roble desgastado, como si fuera un ligero decapé. Reconozco que me ha costado olvidarme del antiguo suelo blanco, con él todo quedaba más conjuntado. Sin embargo ahora que tanto me lo miro os confieso que me ha enamorado...

El contraste provenzal que adquiere bajo los muebles blancos...

Incluso con las escogidas piezas en plata también queda perfecto...


Rodeando a la chimenea y al llamativo empapelado

Tasa sin problemas con los textiles en azules y cuando coloque las telas invernales de tonos más grises, beigs y marrones con ese cojín de reno que este año pienso colocar, no dudo que igualmente quedará maravilloso...



Me gusta como se prolonga el roble hacia la entrada llegando hasta la misma escalera...


Como se expande por toda la estancia...

Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, ¿no os parece realmente precioso?...



Cálido...


Calentito al tacto...


Envolvente y acogedor...

Tengo la sensación cada vez que entro en casa de estrenar nueva vivienda...

Increíble que con tan solo cambiar un pavimento, se transformen tanto los espacios...

Creo que escogimos bien el color después de mucho y mucho darle vueltas y probar. Fuisteis muchas las que me aconsejasteis el claro roble y he de deciros que me alegro de haberos hecho caso. Desde que empezaron a colocarme la primera lama de madera estuve segura de que era el ideal, el que vestiría con calidez mis estancias y ahora todos en casa no dejamos de mirarlo...  

En fin chicas, espero que os guste. Lástima que estemos tan lejos, sino os invitaría a todas a un delicioso café, sentadas en mi mesa del salón y por supuesto descalzas, sintiendo la tibieza del nuevo roble desgastado...
Y aún me queda mostraros la cocina, el cuarto de baño, el hueco de la escalera, las compras realizadas en Ikea y el delicioso paseo por el bosque de este fin de semana, veréis como también os enamoran. Pero eso será en los próximos días, por hoy ya os he bombardeado con demasiadas fotos...

A todas las que os asomáis por esta ventana que estrena nuevo suelo...
Montones de besosssssssssssssssssssssssss de otoñal lunes...

10 comentarios:

  1. Matilde, ¡por supuesto que ha quedado precioso! y fíjate, yo creo que todavía lucen más los detalles que tienes repartidos por toda la casa, sobre todo los plateados.
    te tomo en cuenta lo de la taza de café, igual algún día... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como queda!!! y hace que la casa luzca más preciosa!!! creo que contrastan tus muebles todo mucho mejor que con el suelo blanco….
    Y ese rodapie muy acertado!! perfecto diria yo!!! a disfrutarlo!!! ya veremos más estancias poco a poco…
    besos

    ResponderEliminar
  3. Soñado! Para caminar descalza todo el día.

    ResponderEliminar
  4. Precioso,cálido,envolvente y acogedor ,me encanta ,ves! te enamoraste era cuestión de poco tiempo .
    Un abrazo majetona

    ResponderEliminar
  5. No me cansaría de ver tus fotos, seguiría y seguiría porque ya espero tú entrada de mañana. Precioso tu suelo Maite, este color decapé te queda precioso y eres muy atrevida yo ni en el baño ni la cocina me hubiera atrevido, pero al ver la entrada de la cocina que plano ufffffff. Hasta mañana !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Matilde me alegró muchísimo que estés contenta con el resultado del cambio, la verdad es que el roble da un punto cálido que yo creo que no da ningún otro pavimento. Tu casa está preciosa , además la continuidad en cocina salón y entrada queda perfecta!!!

    ResponderEliminar
  7. Queda todo divino! un estupendo cambio
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Te ha quedado precioso!!! Además tus muebles blancos lucen muchísimo más con ese color pues hacen contraste. Me gusta el cambio y resultado que da. Desde luego con el gusto que tienes no podía ser de otra forma.
    Esperando estoy para ver la entrada de mañana y mirar y remirar la cocina.
    Besos y...disfrutadlo mucho porque está todo precioso!!!

    ResponderEliminar
  9. Matilde te ha quedado precioso, los muebles resaltan más y le da una calidez ... ahora a disfrutar del cambio!! Me enamora tu casa, cada rincon es más bonito si cabe. Felicidades por el cambio, ya estoy nerviosa con las nuevas adquisiciones decorativas. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  10. ¡Holaaaaaaaaa! Qué sí que sí ... que ya llego jijiji.
    ¿Qué te digo que no te hayan dicho ya las niñas? Pues que es sencillamente DIVINOOOOOOOO .... estarás contentísima. Me encanta el color y ese rdoapié en blanco queda ideal. Felicidades guapísima. Ahora a relajarse y a disfrutarlo, que te lo mereces. Con ganas de ver tu próxima entrada. Cariños.

    ResponderEliminar