nieve

16 de octubre de 2014

Iluminando el cuarto de baño

Holaaaaaaaaaaaaaaaa preciosasssssssssssssssss, después de dos días en off sin abriros la ventanita, hoy ya estoy aquí dispuesta a inspiraros con montones de fotos. De paso os dejo una genial idea para iluminar nuestros cuartos de baño y hacerlos mucho más cálidos y mágicos. Ya conocéis mi amor por las velas flotantes y al igual que hice un centro de cristal para el salón, también me dejo llevar y relizo otro muy parecido para el cuarto e baño.
Pues bien, solo necesitáis un recipiente, de cristal, de porcelana o como el escogido hoy, un macetero de zinc pintado de la firma Ikea...

Azyul oscuro y repartido por todo él, flores y hojas en blanco. Están pintadas como si alguien
 hubiera querido improvisarlas con total inspiración...


Después lo llenáis de agua hasta arriba...


Y sacamos las velas flotantes. Yo he escogido las mismas que coloqué en la copa del salón...

De formas redondeadas y en color azul, ideal para combinar con los complementos de mi cuarto de baño...


Las sumergimos repartiéndolas por todo el recipiente. Yo solo he necesitado cuatro, las suficientes para que una vez encendidas no se peguen entre si...



Ummmmmmmmmmm, yo no se a vosotras, pero a mi me encantan los centros de velas flotantes. Es una opción perfecta para darle una original nota decorativa a cualquier rincón...

Ya sea en el sobre del mármol...

En el mismo WC junto a toallas del mismo tono...

O cerca de perchas llenas de romanticismo...


 También podemos añadirles flores en bonitos colores que floten en el agua junto a las velas...

Todo vale, lo importante es saber integrar colores que combinen entre si a la perfección...

¿Qué os parece chicas?...

Lo mejor de todo es que es un centro muy versátil, siempre puedo moverlo de aquí para allá según esté de inspirada...
Puedo colocarlo en las mesitas del dormitorio...

Trasladarlo hasta la misma mesa del salón...

Sacarlo hasta mis especiales exteriores...


O lucirlo en los mismos escalones de la escalera para recibir a los míos...

Pero un centro de velas flotantes no sería mágico sino encendiéramos sus velas...

Entonces se convierte en un maravilloso punto decorativo allá donde repose porque las luces tintineantes sobre el agua son relajantes, aromáticas y perfectas...

Y sino mirad mi cuarto de baño bajo la luz de las velas, se transforma en un espacio si cabe mucho más romántico y afrancesado, con ese punto tan especial que tanto me gusta. 

¿No os parece que desprende cierto aire vintage de los lavabos de antaño?...

 Animaros preciosas, elaborad vuestros propios centros de velas flotantes y ya veréis la capacidad que tienen para transformar todas vuestras casas...
Y cierro la puerta, no vaya a ser que el tenue perfume de lavanda se acabe escapando, como se nos escapa casi ya, la tarde de este jueves repleto de otoñal solecito...Mañana os traigo una aloe vera plantada en un recipiente algo diferente, ¿me acompañaréis?...

2 comentarios:

  1. Me quedo a vivir en tu baño! es tan bonitooooo, me encantan los baños con ese punto acogedor que tiene el tuyo y es difícil encontrar uno así, al menos por estos lares. Precioso ese centro lo pongas donde lo pongas

    ResponderEliminar
  2. Buena idea,fácil y sencilla de realizar que nos adorna y destaca cualquier rincón.Un abrazo majetona,aaahhh y un achuchón para Yaiza.

    ResponderEliminar