nieve

6 de febrero de 2015

Un pequeño truco floral

Buenos días a todas de soleado viernes por Barcelona...
Hoy os muestro un pequeño truco floral, original y fácil de realizar. Cuando algunas de vuestras plantas pierdan sus preciosas flores no hay nada mejor que sustituirlas por otras que aunque no sean de verdad, colocadas con gracia e inspiración, son muchos los que dudarán al verlas, de su total autenticidad...
Y sino fijaros en mi amarilis de enormes flores rojas, me ha durado meses, pero ahora ya solo le queda una única flor a punto de abrirse. La última de diez que han ido brotando poco a poco, llenando de belleza no solo el centro donde está plantado, sino todo el salón...


Que pena da ver solo su vara, la que ha sostenido esas bellezas de enorme colorido...
 Sin embargo sus hojas que cuando las compré apenas si se distinguían, ahora se alargan verdes hacia afuera...
 Chicas, no me resigno a verla pobre. Podría mantenerla así, simplemente luciendo con el verde de sus hojas...
 Pero como soy auténtica jardinera y me sobra imaginación...
 Hoy le voy a añadir una larga vara de flor artificial comprada en la mañana de ayer. Junto a mi Yaiza está, bajo el asombro de ella que abre sus grandes ojos castaños, pensando en lo que estoy a punto de reinventar...
 ¿Veis lo preciosa que es?...
 Preferí escogerla en tonos rosados y blancos pensando en la primavera que ya mismo asomará por nuestras casas...
 Varias flores tiene, unas totalmente abiertas, otras en pequeños capullos que dan la sensación de que ya mismo abrirán...

 Y voy a ello, a introducirla con cuidado dentro del macetero...
 Después la uno a la vara que aún mantiene la última flor natural...
Aquí está, nueva amarilis reinventada...

 Pero como no me gusta la flor roja que la acompaña, no lo dudo y la corto...
 Colocándola en el pequeño tintero de cristal en el que acabará de abrirse por completo...

 ¿Qué os parece?...Yo encuentro que parece real, sobre todo por la combinación de sus hojas naturales que realzan aún más la belleza de las grandes flores de tela...



 ¿Y sabéis lo mejor de todo?...Que puedo seguir presumiendo de maravillosa amarilis por todo el tiempo que quiera. Porque se que ésta no va a marchitarse jamás. Se mantendrá hermosa hasta que de nuevo el bulbo enterrado vuelva a brindarme sus enormes flores rojas, éstas si, totalmente naturales...
 Mirad, que acabo de colocar la flor en agua y ya está mucho más abierta. Seguro que mañana y con el solecito que se cuela por los grandes ventanales, amaneceremos en casa con enorme flor roja...

Giro hacia la luz y hacia el exterior, el nuevo centro de amarilis reinventado...

 Mi pequeño vergel se mezcla con mis interiores...
 Mis amarilis de tela luciendo en su máximo esplendor...
 Para enseñaros a todas que existen pequeños trucos florales con los que prolongar la belleza de nuestras plantas...
 ¿Os animáis a probar?...

Feliz mañana de viernes, seguimos sin nieve que disfrutar. A cambio el día nos ha regalado un sol mucho más que radiante...
Besazos gélidos desde mi ciudad para todasssssssssssssssssssss...

1 comentario:

  1. Querida Maite, tu nuevo amarilis tiene un rosa precioso y un estupendo truquito, te acompañara mientras tu quieras, porque mi amarilis ha tenido todo el verano sus verdes hojas. Como siempre precioso y la foto de Yaiza que bonita es.

    ResponderEliminar