nieve

12 de marzo de 2017

Un paseo por Tossa de Mar...

Ya era hora chicas que os llevara a pasear al exterior de esta ventana nuestra. Ya sabéis que además de colaros por aquí, decoración, plantas, buena lectura, gastronomia y moda, también adoro llevaros conmigo allá a donde vaya, a descubrir esos parajes ensoñadores que de igual forma hablan de mi, de mi pasión por los pueblos repletos de belleza para hacéroslos llegar con emoción. Así que ayer sábado cogí a mi familia y todos juntos, peludos incluidos, nos fuimos hasta un pueblo costero llamado Tossa de Mar y buenísima suerte tuvimos de gozar de un tiempo primaveral espléndido que hacía resplandecer todavía más unos parajes que vais a comprobar la enorme belleza que entrañan...
 Una de mis pasiones es el mar, eso ya lo sabéis, no hay escapadas que no cuenten entre ellas con ese azul brillante, con su arena, sus piedrecitas y la inmensidad eterna que provoca...
 No hay nada como asomarse a los acantilados, alzar la mirada al cielo...

 Avistar gaviotas...
 Y quedarse prendada de todo ello. Tossa de mar cuente con todo eso multiplicado por mil...
 Hacia tiempo que esta familia mía no paseaba por semejante pueblecito de la costa gerundense. Había yo olvidado la perfecta playa que tiene de aguas cristalinas...
 Con ese empinado montículo repleto de verdes pinos...
 Y con esa arena tostada de matices maravillosos. Suerte tuvimos de pasearnos por ella en este mes de marzo soleado sin que apenas hubiera turistas abarrotándola toda pues es así como mejor se disfruta de todo el paisaje y como mejor se divisan todos los detalles que la conforman, esas piedras sumergidas en el agua y ese pino en lo alto que bien podría confundirse con una palmera caribeña...
Y lo mejor de toda esta playa ¿sabéis qué es chicas?...Su castillo medieval sobresaliendo por encima de todo, es realmente impresionanteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee. Imposible no fotografiarlo a lo lejos, como imposible chicas, no acercarse hasta él para recorrerlo por completo...
Por supuesto que hasta allí nos plantamos, hasta la entrada misma de la muralla que da paso a un empinado recorrido repleto de rincones encantadores. Una pequeña niña algo tristona nos recibe nada más plantarnos en la mismísima puerta de hierro...
 Iniciamos en familia la subida por unas callejuelas empedradas llenas de encanto...
Con casonas muy vergelianas de coquetas terrazas...
 Mientras vamos bordeando todo el camino las vistas desde arriba son cada vez más indescriptibles...
 Las ventanas de piedra abiertas en la muralla nos asoman al inmenso Mediterráneo más en calma que nunca...
 Y seguimos ascendiendo, madre mía lo que llegan a cansar estas empinadas cuestas...
Pero el esfuerzo tiene su total recompensa y llegamos hasta la cima, juzgad vosotras mismas si este regalazo no perdona tal caminata ascendente...
Ohhhhhhhhhhhhh vergelianas mías, magia total...
Una ermita de piedra inacabada, unos pinos verdes preciosos y un mar al fondo que lo remata con belleza por completo...
 Pasamos adentro...
 Mis niños quieren fotos, pues abra preciosas fotos en la misma pared de piedras...
 Guapíiiiiiiiiiiiiiisimos que están ellos...
 Pero aún queda una pequeña cosa por secubrir, el faro de Tossa de Mar. No es de aquellos antiguos tan espléndidos pero el entorno que lo rodea lo perdona todo...

 Nuevas vistas con las que recrearse en lo más alto de la muralla y siempre el mar como auténtico protagonista...
Que luz chicas, que cielos, que calma, que sosiego, que ganas de no moverse de allí por tiempo indefinido. Desde luego quien fuera farero para adueñarse de todo esto y disfrutarlo todos los días del año...
Al final de todo, como que nos dieron ganas de bajar hasta la playa para sentarnos a reposar la caminata y acercarnos hasta la orilla para tocar el agua, un rincón así lo merece por completo...
 ¿Qué os parece chicas?...
 ¿No os dan ganas de poneros el traje de baño y zambulliros en el agua clara?...
La lástima de pequeñas escapadas como la de ayer es la despedida final a tan maravilloso día familiar. Una última vista al eterno paisaje evocador...
Y un saludo a semejante soldado lanza en mano. Él parece estar protegiendo a su pequeño pueblo desde lo más alto y pobre de él que no lo haga porque este vergel de aguas azules se lo merece sin contemplaciones, tiene que perdurar así por tiempo, no vaya a ser que una de mis mujeres vergelianas se desplace hasta allí para disfrutarlo después de semejantes fotos especiales...
Por supuesto también hubo delicioso restaurante, tiendecitas de decoración tentadoras y alguna diminuta compra vergeliana que ya os mostraré mañana. ¿Vais a pasaros por aquí?...
Pues feliz tarde de domingo y nos vemos chicas...

10 comentarios:

  1. Hola querida Matilde, que entrada más bonita,que pueblos más encantadores los de la Costa Brava, dan ganas de perderse en semejantes paraísos. Me alegró que pasaras un día lindo rodeada de tu familia. Un abrazo muy grande para todas y que tengáis una feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Hola Matilde, qué bonitas fotos de la visita a ese bonito pueblo que es Tossa, un agradable paseo que se aprecia disfrutaste con tu familia. Un día con excelente temperatura pero lo que yo más valoro es la tranquilidad que en estas fechas hay en estos lugares y se pueden saborear, pasear, relajarte al máximo por los pueblos costeros sin el agobio de exceso de visitantes de verano.
    Bueno, yo también espero el misterio de tus dos "nombres".... Y la historia de los espejos.
    Buenas noches vergelianas

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso pueblo costero, la verdad es que cuando nos escapamos a pasear por la playa y tomar su sol y está maravillosa temperatura, es una gran recarga de energía para poder afrontar con muchas ganas la semana que entrará. Disfrutar de la familia es el premio más grande que tenemos. Feliz semana a todas!

    ResponderEliminar
  4. Que pueblo con más encanto; esas calles empedradas, ese castillo y las vistas de la playa, maravillosas.
    Tiene que ser todo un placer poder disfrutar de todo ello y además en familia.
    Buenas noches y esperando tu entrada de mañana.

    ResponderEliminar
  5. Holaa Matilde y chicas hermoso paisaje hacia mucho tiempo que no paseábamos,quee paisajes más lindos y si es para recargar energías como dice pili,al no haber tanta gente se disfruta mucho más el día mucho mejor,cuanto me alegro que pasaron un hermoso día en familia los chicos herrrmosos como crecen Celia una muñeca de bonita,y a ver que es lo que comprastes ya mañanas nos mostrarás te mando un beso al igual a las chicas,hasta mañana.

    ResponderEliminar
  6. Hola Matilde, un tremendo encanto ese pueblecito. Unas imágenes preciosas, con el mar tan azul viéndose de fondo. Se ve que lo disfrutaste en unión de tu linda family. Tu Celia muy guapa, al igual que tus sobrinitos. A la espera de lo que nos vas a mostrar mañana. Muchos besitos para ti y las vergelianas 😙😙

    ResponderEliminar
  7. Hola Matilde:preciosa Tossa de Mar. Allí pasé mis vacaciones familiareas en el año 2002 y disfrutamos muchísimo visitando Gerona y todos los pueblos de la zona. Ya no recordaba que todas las playas, salvo la de Rosas si mal no recuerdo, tenían las playas de piedrecitas y que nada más meterte en el agua ya te llegaba la misma por el cuello. Me gustó especialmente el pueblo de Dalí, Figueras ¿no? y aún recuerdo esa carretera serpenteante y llena de curvas que hay que pasar sí o sí si quieres ver dónde vivió Dalí.
    Las fotos son preciosas Matilde.
    Un beso para todas

    ResponderEliminar
  8. Hola Matilde muy bonito encantador y tu bella princesa hermosísima toda una mujercita saludos a todas las vergelianas y a ti Matilde.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito k a las k no somos de ahí podemos conocer esos lugares compartiendonoslo tu, que maravilla muy bien muchas gracias una entrada muy bonita nos vemos mañana chicas y Maite

    ResponderEliminar
  10. Que bonito, conozco Tosas, aunque hace muchos años q no voy por allí

    ResponderEliminar