nieve

10 de marzo de 2017

¿Os apetece un rooibo?...

 Os invito a una infusión chicas, pero no a una cualquiera, en este vergel eso no me sirve. No me sirven esas tazas con tapa incluida que se calientan en el microondas para después dejar reposar una triste bolsita, nada de eso que por algo somos auténticas vergelianas, de esas tan especiales que saben disfrutar de los pequeños placeres mundanos como nos describe nuestra Marta. Así que dejemos las tazas con tapa, olvidemos el microondas y vamos a hacernos un delicioso rooibo como Dios manda...
Yo a mis mujeres les coloco el agua en una antigua tetera de hierro fundido para que se vaya hirviendo poquito a poco al fuego...
 Y es que en esta casa nos hemos hecho adictos a saborear una buena taza a cualquier hora del día. Nos compramos dos teteras de hierro fundido y las estamos usando día si, día también para relajarnos y sentirnos de maravilla. La una en grande para cuando somos más de dos y la otra más pequeñita si solo va a degustarlo uno de nosotros en solitario...
¿Y por qué precisamente en una tetera de hierro os preguntareis todas? pues porque ellas guardan secretos insustituibles que se remontan a la antigua China. No es lo mismo prepararse una infusión en ellas que en cualquier otro recipiente. Les aporta un hervor diferente, un reposo único y un sabor indescriptible...
 Además luego está  por descontado el placer de servirla cogiendo la tetera por su asa, sujetando su tapa y viendo caer el líquido a la especial taza, para mi un autentico ritual que aunque os parezca mentira me deja totalmente relajada al final del día...
 Desde luego no me negaréis que estas teteras son piezas únicas con esos grabados todos diferentes en cada una de ellas, como sus formas, son tantas para escoger que me volví loca con todas ellas...
 Redondeadas, ovaladas, más altas, más bajas, achatadas o esbeltas...
 He de reconocer que su precio es algo elevado, pero vale la pena hacerse con una de ellas, nos aportan tantas ventajas que ahora ya no las cambiaría por nada del mundo. Es curioso como al llegar la noche cuando ya nos relajamos en el sofá iniciamos la ceremonia del rooibo como ya lo llamamos en este vergel. Destapamos la tetera, la cubrimos de agua y la ponemos al fuego. Una vez que empieza a hervir le colocamos el roibo escogido en su colador dejándolo en reposo lo justo y necesario...
 Pero no hay perfecta tetera sin su infusión adecuada chicas. Para nosotros tiene que ser un rooibo escogido, comprado en una tienda especializada de aquellas en las que te adentras con paciencia y te dejas aconsejar por el dependiente que te recomienda maravillas de un aroma y una mezcla únicas. Yo cuando me planto en la de mi ciudad nos saldría de ella jamás solo con las variedades, colores y olores me quedo totalmente embaucada...
 Nos decantamos por los rooibos que no son los mismo que el té porque no contienen cafeína, suficiente nerviosa es una ya como para meterse más dosis, además tiene multitud de propiedades que los hacen saludables de todas, todas...
 Son antioxidantes, previenen los problemas digestivos, el insomnio, los problemas de piel, de ojos, de metabolismo. Contienen minerales, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Es un perfecto aliado para la osteoporosis y para el desarrollo óseo de jóvenes y niños. Casi nada vergelianas...
 La verdad es que no sé yo si todo esto me beneficiará chicas, lo que si os puedo contar sin dudarlo es lo sabrosos que son, la variedad que hay de sabores, las mezclas que te pueden elaborar y la infinidad de gustos para todos los paladares existentes. Los he encontrado de canela, de vainilla, más ácidos, más dulzones y hasta con un ligero sabor final a auténtico chocolate...
 Por aquí os cuelo los preferidos por esta familia...
Canela con mezcla de vainilla...
 Estrella de Oriente, mi preferido...
 Y Buenas noches, el especial para Celia. Todos ellos vienen servidos en largas bolsas, pinza de sujeción para conservar su aroma siempre y hasta el dependiente te escribe a mano el tiempo exacto de reposo en cada uno de ellos...
 Esperad que os extiendo el de Estrella de Oriente sobre mi bandeja...
 Fijaros que su nombre lo indica perfectamente porque entre las bolitas y escamas aparecen auténticas estrellas en forma de flor...
 Mezcladas con gajos de naranja secos que le aportan un aroma realmente delicioso...
 Me voy a preparar una buena taza que la boca se me hace agua chicas...
 Y me subo bandeja en mano a mi gran vergel...
 Hoy la degusto aquí porque el tiempo lo pide a gritos...
 En reposo tengo el rooibo dentro de mi tetera de hierro fundido, como debe ser...
 Hay pequeños placeres vergelianos que no tienen precio. Nada como un espacio al exterior, solecito primaveral, plantas verdes envolventes, cielos despejados y el inicio ya mismo de un nuevo fin de semana para disfrutar...
 Ah, y por supuesto un rooibo a puntito de servirse en nuestra taza preferida...
 Estoy de acuerdo con Marta Lladó, lo que para muchos pasaría desapercibido en su día a día para nosotras se convierte en un lujazo indiscutible. Muchas veces los pequeños placeres insignificantes son la eterna esencia de la vida...
Por aquí me quedo vergelianas...
Que sepáis que aún sigo con el subidón del día de la llegada del libro, a mi es que esos regalos inesperados me llenan de emoción eterna, que le vamos a hacer pasional que es una...Por cierto, ¿Maite o Matilde?, esa eterna duda de muchas de vosotras y que constantemente me preguntan Pili y Ximena. Pues bien, me muero de ganas de explicarlo porque tiene su especial historia tras de ellos. Pero esperaré hasta el martes, más que nada porque es Santa Matilde y eso lo convierte en el mejor día para una curiosa historia a desvelar, ¿os parece bien chicas?...
¡Feliz viernesssssssssssssssssssssssss!

11 comentarios:

  1. Matilde: esperaré tus explicaciones sobre la historia de tu nombre tomándome un delicioso té. El caso es que a mi me gustan las infusiones, y de hecho, siempre pido en las cafeterías café con leche o té/ infusión. Sin embargo, en mi casa nunca consumo esos productos.
    El caso es que para mi siempre serás Matilde, nunca Maite. Cuando te leí por primera vez me dije a mi misma, Matilde, un nombre no muy usual, en el que nunca había reparado y que me encanta..., así que con lo que me gusta Matilde y teniendo en cuenta que Maites hay muchas no hay lugar a la duda jajaja
    Un beso para todas las vergelianas y que paséis un fin de semana estupendo.

    ResponderEliminar
  2. Buen dia Matilde y vergelianas, quee hermosas teteras, me encantan, debo ser sincera yo con el el masomenos, lo tomo, pero un dia fuimos a almorzar con mi hija y mi primer nieta Camila a un lugar en donde se come shuyi, te lo hacen al momento, como mi nieta no come el pescado crudo, digamoslo asi, se lo hacian de palta, yo comi de los dos, y me hiso acordar de tus teteras, cuandolas vi nos trajeron la comida mi hija me sirve el te, yo le dije hum mucho no me gusta, me lo sirvio y me dijo probalo ya me diras, chicas lo probe, queee rico era, me tome como tres tacitas, era te verde , asi que ahora sii que lo tomo,me encanta este pienso que me gustaria tambien, cuestion de probrarlo,y si Matilde es muy lindo tomar ese te cuando ya estan acomodados en el sofa o estees afuera del vergel, disfrutando de ese hermoso dia,esas pequeñas, y grandes cosas de la vida que nos alegran el dia a dia,lo mismo le pasa a Marta, cuando saborea este te o cualquier infusion que se elija a gusto de cada una de nosotras,es, me la imagino sentada con su esposo tomando el te mirando por ese hermoso ventanal que tiene un paisaje para disfrutarlo el momento de tranquilidad, de leer , como en tu caso disfrutar de ese hermoso regalo,bueno chicas que terminen bien de este jueves ayy ya finde semana por Miami, dias hermosos primaverales,temperaturas ideales al aire libre,Feliz fin de semana, para todas hasta mañana....

    ResponderEliminar
  3. Hola guapi!!!! Sírveme uno porfi que nunca lo he probado 🙋. Yo a diario tomo te verde con una rodaja de limón. Me encantan tus teteras...deben de mantenerse las infusiones calentitas por mucho tiempo verdad? Viernesssss síiiiiii...cariños y buen fin de para todas....muaaaak

    ResponderEliminar
  4. Eres sibarita querida Maite, no hay duda ninguna, el café se puede tomar con prisas pero un té o un rooibo es una ceremonia, desde el momento en que entrás a comprarlo como tu tan bien has explicado, que te envuelven los aromas de la tetería, luego el dependiente abriendo sus hermosas cajas de hojalata todas alineadas y con nombres exóticos,la bolsita como las de antes y el nombre y el tiempo, por Dios!!!!! salimos de la tienda como cuando compramos una planta felices!!!!!!y luego en esta tetera que es como tiene que ser yo no sé tú, pero siempre he oído que se pone una cucharada de té por persona y otra para la tetera. Y luego sentarte en tu vergel saboreando al sol, pues lo que yo te digo que otro punto más en común, así es como tomo, en mi caso,té rojo con canela, pero no me cierro a nada tu rooibo de Estrella de Oriente promete y mucho.Feliz Finde y a Maria decirle que no se equivoca que en la galeria mirando al infinito es donde tomamos el té.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh Marta con tan hermosa vista desde tu nuevo dto,y es ventana,con semejante paisaje,no es para menos la de atardeceres y por que no noches deben de pasar así te imagine, te mando un beso Feliz fin de semana.

      Eliminar
  5. Buenas noches Matilde: a veces creo que los pensamientos se transmiten a través del espacio. Esta tarde, hacia las cinco, me apetecía tomar un té, sin embargo cuando he visto el bote con el anís estrellado he preferido hacerme una infusión con el. Por eso me ha hecho gracia al verlo entre los componentes de la infusión de Celia. Estoy de acuerdo en realizar el pequeño ritual que conlleva tanto la preparación de un té o de un café. Conservemos la belleza ...
    Un abrazo para todas.

    ResponderEliminar
  6. Que bonitas las teteras! Nunca he probado las infusiones en una de ellas pero todo es proponérselo. Particularmente, me gustan casi todas las infusiones pero si además las preparas con ese ritual y en buena compañía o en un ratito de tranquilidad personal aún saben mejor.
    Maite todos los días aprendiendo cosas nuevas contigo 😉.
    Vamos a disfrutar del fin de semana. Besos para todas 🌞🌹😚

    ResponderEliminar
  7. Mathilde ...prepara la tetera que me voy a tomar el the contigo...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Matilde, ummmmm, que delicioso ha de ser ,tomar el te ,servido de una de esas teteras tan lindas. Así como el adentrarse en uno de esos establecimientos donde expenden diversidad de infusiones, con diferentes aromas y sabores . Lo dicho, ha de ser una tremenda delicia y gozada ,vivir esos momentos tan gratificantes. Muchos besitos para todas, feliz finde 😙😙

    ResponderEliminar
  9. Todo un ritual y maravillosas teteras yo uso pero no de esas para hervir el agua y su tomo infusiones de te verde, manzanilla, yerbabuena, otras k trae una mezcla y son para dormir, de sandía con limón otras combinaciones con vainilla. Etc. Etc. Y si cada día aprendemos más cosas contigo en el vergel , ya se siente las temperaturas agradables, bonito fin de semana para todas las vergelianas y yo te llamo de las dos formas ahora tú nos dirás cuál te gusta más

    ResponderEliminar
  10. Pues a mi no me gustaba el te ni las infusiones en general pero en cambio siempre me han llamado mucho la atención las teteras. Una vez probé el té rojo con canela y ciruela y me encantó, desde entonces he empezado a aficionarme a ellas, cuántas más cosas llevan, más me gustan y las que llevan chocolate mmmmmm que buenas.

    ResponderEliminar