nieve

17 de diciembre de 2013

Navidad en la cocina

Navidad en la gran cocina, y ¿por qué no?...Ella también se viste de tonos rojos, portavelas, estrellas brillantes, manta de pelo, renos, casitas de pájaros y una nueva guirnalda comprada ayer en los puestos navideños de mi ciudad. Este año me ha dado por ellas...en la chimenea luce una de ligeras plumas blancas, elegante y sofisticada. Para la cocina he escogido otra más rústica hecha de cuerdas, renos de zinc, corazones y estrellas de sencilla madera. Allí está colgando del ventanal, a través del cual se divisan los verdes pinos del paseo y el humo de la chimenea que sale de las casas vecinas...Después un pequeño capricho. Un copo de cristal transparente con lacito incluido que cuelga de la lámpara encima de la mesa. Hoy no lo podéis apreciar, pero cuando sale el sol y se cuela por las ventanas, el copo se ilumina creando reflejos maravillosos por toda la cocina. Este es mi pequeño rincón navideño creado con unos pocos complementos y que conforma también parte de la decoración navideña de estos días. Porque la magia debe extenderse por todas las estancias para inundarlo todo de ese espléndido espíritu festivo...
















 No sé vosotras, pero yo soy como una niña pequeña que disfruta decorando y colocando cosas hermosas aquí y allí...Después cuando Víctor y Celia llegan a casa, se las miran y descubren nuevas adquisiciones que les sorprenden, como la nueva guirnalda de renos que luce hoy campestre a través del ventanal...







Felicicísimo martes para todas. Y aún me queda enseñaros la decoración navideña en mi dormitorio, la entrada, el cuarto de baño...En fin se me acumula tarea, es lo que tiene ser inquieta e inspiradora.
Montones de besos nublados hoy por aquí...

5 comentarios:

  1. Hola!!! Que detalles más bonitos....yo en la cocina solo tengo el mantel navideño y el calendario de adviento....te sigo a ver el resto de la casa para inspirarme. Cariños

    ResponderEliminar
  2. Maite cuando te veo cada día por aquí supongo que todo sigue su curso y en mejoría. Y que cocina, yo en esto como tú una niña pequeña que no se cansa de hacer cambios en casa y tu cocina como una casita de muñecas con cositas tan coquetonas,el reno, el hermoso
    portapasteles, los corazones, tacitas floreadas, tapetito de la bandeja, las velas y el gran copo de nieve con sus destellos. Pues nada esperando a ver con que habitación nos deleitas.

    ResponderEliminar
  3. Ese es el espíritu! Y con música navideña añadida. Mi hijo colapsó de admiración y ahora me va a hacer escuchar la canción cien millones de veces! Divina tu cocina y su ambientación. Besos

    ResponderEliminar
  4. Me transporas a un mundo de serenidad y paz, que bonito todo, la nueva guirnalda me encanta, las mantas calentitas en la sillas de la cocina con la mesa, que yo las tengo igual y la alacena con ese tímido pero perfecto corazón con flores. Todo son detalles, detalles preciosos que nos inspiran, buenas noches que descanses y aquí me quedo esperando ansiosa el resto de la casa, porque te digo una cosa Mayte se me hace corto y me sabe a poco solo una entrega por día.......hasta mañana

    ResponderEliminar
  5. Hasta que uno no sienta la verdadera alegría de Navidad, no existe. Todo lo demás es apariencia - muchos adornos. Porque no son los adornos, no es la nieve. No es el árbol, ni la chimenea. La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas, la generosidad de compartirla con otros y la esperanza de seguir adelante.
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar