nieve

16 de diciembre de 2013

Ramillete navideño

Buenos días de lunes para todas...Abro la ventanita de hoy con más vergel que nunca porque la entrada de hoy empieza en el exterior, en mi terraza, junto a todas mis plantas que empiezan a estar un tanto invernales. Pero ahí estoy yo con mis continuos mimos para que a pesar del frío, el invierno y las bajas temperaturas intenten lucir tan bonitas como pueda...
El protagonista de hoy, un sencillo ramillete navideño o como dicen por aquí...ramo de la suerte. Es el primer año que lo compro y luce en navidades en mi hogar. Os lo muestro en el exterior porque es de donde viene, de los campos invernales de Diciembre, que también nos ofrecen pequeñas plantitas encantadoras. Como veis se acompaña de ramas de acebo, arbusto muy ornamental de hojas espinosas y frutos rojos muy atractivos. Es símbolo de suerte y fertilidad. Desde la época de los celtas ya se le atribuían poderes curativos físicos, incluso mágicos, como protector y amuleto. Yo, sencillamente lo compré porque lo encontré sencillo y muy navideño, y es ahora cuando aprendo su bonito significado y su gran tradición sobre todo en los países del Norte y centro de Europa...





Que bien luce afuera, rodeado de más plantas y plantas, con esas bayas rojas que le aportan una nota de color. Allá donde lo mueva a cualquiera de los rincones le aporta destellos muy navideños...





Sin embargo lo rescato y me lo llevo al salón, esa estancia en la que tanto nos gusta estar. Allí muy cerquita de nosotros nos dará, sin dudarlo, muchísima suerte y buena energía...
Le busco un elegante jarrón tallado en cristal de la firma "Zara Home", lo lleno con un poquito de agua y sumerjo el ramillete de la suerte...




Precioso, ¿no creéis?...Verde y rojo, dos colores muy festivos, se funden hoy en un pequeño adorno floral que colocar en cualquier mesa, alfeizar de la ventana, balda o simplemente adornando la chimenea...El mío ya brilla con luz propia en la esquina del gran buffette blanco, cerquita de todos esos adornos que conforman mi decoración navideña para recibir las tan esperadas fiestas en familia...




No hay nada como recoger ramas, piñas, hojas y demás maravillas que nos ofrece el bosque estos días...Con todo ello podemos realizar auténticas preciosidades decorativas. Este ramillete ha sido comprado, pero no descarto, si puedo, una pequeña escapada a la montaña con los peques buscando hermosos tesoros que solo los campos invernales nos saben ofrecer...
Con estas bonitas fotos, una perfecta manera de empezar este lunes algo gris, os deseo a todas un día que desde mi blog, está lleno de verdor...

Hasta mañana guapísimas


3 comentarios:

  1. Querida Matilde llego a casa y lo primero entro en tu blog, ya te dije me parece que por la mañana vamos al gimnasio y sobre las 13,30 ya empiezo por el móvil a echar una ojeada por si ya has escrito,le doy una ojeada rápida para ver el tema pero no es hasta que llego a casa que me siento y lo saboreo, y cada día es superrrrrrr. empecemos por hoy, la casita de pajaros es una pasada y nos la enseñas poquito, el cactus que encontraste abandonado sigue super tiesecito!!!!!!los maceteros son muy bonitos todos, tu eres como yo que aunque la planta luzca esplendida en una maceta de plástico no nos vale.Aunque digas que la terraza esta invernal cuantas la quisieran tener así en verano, yo este año al vivir en Barcelona por ahora la tengo preciosa ya veremos en Enero, pero donde vivía antes todo el invierno helaba y estaba todo adormecido, un día te mandare fotos del jardín romántico que tenia,tu jazmin esta muy bien yo también tengo uno pierde todas las hojas o no en invierno..Como se nota que el tema me vá, lo que me llego a enrollar y por último la foto de tu reno con la rama de abeto? es genial. Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! Que bonito ramillete.....yo pensaba que el acebo estaba protegido...me encanta. Cariños

    ResponderEliminar
  3. Ideal el ramo!!! y en tu salón queda de maravilla. Un besito.

    ResponderEliminar