nieve

15 de marzo de 2014

Una rústica granja


Bienvenido precioso día de sábado para todas...Hace solecito, calor y tenemos unos cielos completamente azulados. No podía por menos de invitaros a visitar una granja. Una casa de más de 200 años, romántica y abierta a unos exteriores repletos de amapolas orientales, claveles, plantas suculentas, peonías y bellos iris siberianos...

Sus ventanas están abiertas, como muchas de nosotras hemos hecho hoy. Para dejar entrar las cálidas temperaturas e inundar nuestros interiores...

De su fachada cuelgan preciosas jardineras repletas de hortensias y su fragancia se introduce en cada una de las estancias...

Y nos colamos, imposible no hacerlo. Nos da la bienvenida un imponente salón de un blanco impoluto. Solo alterado por la vivacidad de sus telas, linos escogidos con cariño y hechos a mano en Francia.  Cuadros, damascos, estampados...es increíble la variedad de colores y tamaños. Sillas de estilo Luis xv, cuadros y complementos tienen un estilo clásico y en momentos divertidos...

El gusto de sus dueños se nos presenta exquisito, con esas lámparas trabajadas, esos muebles de la bella Provence, esas cortinas semi transparentes y esos arreglos florales que son el centro de todo...

La cocina de marcado estilo campestre parece sacada de un cuento. Baldas donde mostrar piezas de loza, cortinas a modo de puertas, alacenas en verde y grifería como las de antaño...

Y subimos a los dormitorios, cálidos y sencillos pero con esos toques cuidados que tanto nos enamoran. Hasta el parquet es adorable, con esos tonos verdosos en forma de damero...

Nuevamente nos reciben delicadas telas en colchas y estores, sillas con iniciales bordadas y paredes que van del rosa alilado al cálido blanco...

Solo le hacía falta, y ya para finalizar, un precioso rincón al exterior donde desayunar. Bajo un suelo empedrado y acompañadas por tanto verde como cuenta su jardín. Una enorme hortensia rosa con la que deleitarnos y unas vistas infinitas que parecen no acabar jamás...

Via 
Esta es la casa de hoy, una cabaña de paja en plena Alemania, serena, envolvente y donde lo único que importa es sentarse, olvidarse de todo y disfrutar...
¡Feliz sábado guapísimas!...Mañana día de campo en familia. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me gustan esas reuniones llenas de buena comida, risas y tertulias que se alargan y se alargan. Con mi cámara que iré para no perderme y haceros llegar todosssssssssssssssssssssssss los detalles...
Montones de besos...


2 comentarios:

  1. Que encanto de casa es de cuento de hadas, en ella puede suceder cualquier cosa buena, la hiedra cubriendo la planta baja con esas jardineras de madera , y el balconcito blanco... y no digamos el techo que no sé si es de paja...En la cocina el ramo de alcachofas que yo a veces también lo pongo y la gallinita con sus huevos. Leerte a ti, ver estas fotos y con esta relajante música de fondo es un placer.Mañana a disfrutar y a hacer muchas fotos para que el Lunes las disfrutemos. Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  2. Ohhh que bonita, yo creo que es una casa para soñar, con su tejadito de paja, un montón de lindas ventanas que dejan pasar la luz, rodeada de un hermoso jardín, aunque no fuera muy grande ya le daría ese aire de casita de ensueño y bueno ya dentro es preciosa. Un encanto de verdad.
    Besote!!!

    ResponderEliminar