nieve

16 de junio de 2014

Y se abrió...

Delicioso solecito del día de ayer que se colaba en mi salón a primeras horas de la mañana. Lo bañaba todo de calidez y hacía florecer mi capullo de flor de Magnolio...Que gozada levantarte y verlo todo iluminado, con esos claros oscuros y reflejos que recorren mis interiores. Para mi es uno de los momentos que más saboreo y me siento sin prisas para poder admirar todo lo bello que nos aportan las primeras horas del día...


Después admirar como una simple flor que un árbol nos ha regalado puede llegar a florecer sumergida en un simple vaso de cristal. Eso no tiene precio y aunque se que solo dura un día, no me importa, este tiene las suficientes horas como para hacer que me deleite y no me canse de mirarla...



Quien diría que la corté hace días de mi vergel. Si casi, casi, parece irreal de lo perfecta que se dibuja. Grande, enorme, con ese tono blanco tan delicado y ese centro en vivo amarillo. Parece estar hecha de papel y si no fuera por el dulce aroma que desprende, hasta yo dudaría de su autenticidad...


La acerco hasta los rayos del sol, dejo que la iluminen y la llenen si cabe, de muchísima más belleza...


Tengo la suerte de rodearme de hermosas flores. Pero de todas ellas, yo no lo dudo, me quedo con la flor de Magnolio. Solo disfruta de veinticuatro horas de vida, pero en eso radica su grandiosidad, en dejarnos que la admiremos un escaso día y luego ya no volveremos a gozar de ella hasta el próximo año...

Pero eso fue ayer, hoy ya se había marchitado cuando me he levantado y el vasito de cristal se ha quedado vacío...


Pero yo lo arreglo rápido, plantas bonitas me sobran y tengo para colocar en montones de rincones. Hoy elijo la violeta africana en rosa recién florecida...


No es ni mucho menos tan vistosa como la flor del Magnolio, pero queda coqueta y alegre...

Lástima que el día se ha despertado nublado, ni un rayito de sol entra hoy en mi salón y si os fijáis, el ambiente se ve triste y apagado. Suerte que tengo el colorido de plantas y flores que no solo alegran exteriores sino también espacios de mi interior. 


Bienaventuradas las plantas, ellas nos aportan el bienestar que nos merecemos y en mañanas como las de hoy nos levantan el ánimo. Yo lo tengo claro, aquí y allí, especies que florezcan a lo largo del año...

Y en mis balcones y terrazas, explosión de color para hacerlas resaltar, sobre cielos que como los de hoy, no nos dejan disfrutar del sol...


Feliz inicio de semana preciosas. El lunes ha empezado haciendo rodar una nueva semana que os deseo placentera y maravillosa...

¡Vamos a por ellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

4 comentarios:

  1. Que hermosa la efímera flor del magnolio, y que bien poderla cortar de tú jardín, del magnolio también me gustan mucho sus gruesas hojas para crear elegantes ramos. Y la sencillez de la violeta africana. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. La felicito Matilde por saber disfrutar de las pequeñas cosas de cada día. Creo firmemente que es una parte fundamental para ser feliz y de paso hacer la vida más amable a los que tenemos alrededor.

    ResponderEliminar
  3. Que cosa mas bella la flor de magnolio me emosiono verla, ahora tu tenerla que maravilla, saludos feliz inicio de samana

    ResponderEliminar
  4. Bonita Flor la del magnolio, que pena que dure tan poco, pero bueno al menos la as disfrutado. besitos.

    ResponderEliminar