nieve

27 de febrero de 2014

El bonsai de Celia

Hoy con el permiso de Celia, subimos a su habitación. Tiene un pequeño secreto que mostrarnos...


Abrimos con cuidado dispuestas a entrar en su particular reino. Ese espacio que ella adora y que ha decorado con mimo y dedicación...


Perfectamente ordenado, increíble en una adolescente como ella, pero así es...¿A quién habrá salido?...


Después si miramos todas hacia el ventanal, sobre la mesita plateada, se alza un espléndido bonsai. Un serissa japónica comprado el domingo en Jardiland. Era su ilusión desde hacía tiempo, cultivar un árbol enano, cuidarlo y mimarlo para que durase muchísimos años. Y ya sabéis, si mi princesa me pide una planta para cultivar, allí voy corriendo. Me encanta que haya heredado la pasión por ellas, que las aprecie y se haga gran apasionada como su madre. Que mejor que compartir con nuestros hijos cosas maravillosas cualesquiera que sean...


Las dos sabemos que se nos abre un gran reto. No hay nada más complicado que cultivar bonsais. Ya hemos tenido algunos y al final se nos han acabado secando. Pero nos desafían las cosas difíciles, somos mucho más que cabezotas y después de leer todo sobre esta variedad, nos va a durar muchísimoooooooo...


Fíjaros en su delicadeza...Fino tronco, hojas alargadas en verde profundo, tallos erguidos con ramas en todas direcciones y forma de gran cúpula tupida...Todo él plantado en un macetero muy japonés y acompañado por un diminuto Buda en blanco que lo hace todavía más maravilloso y espiritual...Pero lo que más nos ha encantado a las dos es que florece prácticamente todo el año, con pequeñas florecillas blancas preciosas que le aportan una total belleza...








Es un bonsai algo caprichoso, responde negativamente, con la caída de las hojas, en caso de exceso de agua, exceso de riego, si hace demasiado frío, demasiado calor, o incluso si se acaba de mudar a una nueva ubicación. Pero no nos asusta. Le brindaremos mucha luz, a través del ventanal como efecto invernadero,  pulverizaciones diarias con agua no calcárea y sobre todo, lo mimaremos, amaremos y si hace falta hasta le hablaremos. Seguro que con esfuerzo crecerá convirtiéndose en todo nuestro orgullo...



Que bonito luce en la habitación de Celia, rodeado de todos su complementos, con esos tonos grises, negros y blancos. Creo que le aporta una luz especial y seguro le transmitirá muchísima energía...





 Y me asomo por las ventanas. Mi terraza está serena, la temperatura cálida a pesar del día nublado...¿Sabéis que?...
Que voy a sacar el nuevo bonsai al exterior aunque solo sea un ratito. Sobre el alfeizar de la ventana. Le vendrá de maravilla respirar aire fresco y recibir toda la luz que necesita y de paso conocer todo el vergel que a partir de ahora formará parte de él...Seguro que lo agradecerá...


Y ya llegó el jueves. Hoy no he ido al mercado semanal de flores en mi ciudad...Raro en mi. A cambio me he tomado parte de la mañana para realizar tareas de jardinería y podar los jazmines, los randis y las diplademías. Hay que hacerlo ahora chicas si queremos que al llegar la primavera empiecen a brotar con fuerza y belleza...En cuanto pueda os enseño todo el trabajo realizado que es mucho...


Y hoy no podía despedirme de otra manera que con la figura del gran Buda relajado, pensativo y aislado de todo...A veces me gustaría ser como él. Colocarme en un rincón sentadita simplemente meditando...
Relajado día de jueves para todasssssssssssssssssssssssssssss



5 comentarios:

  1. Qué bonito el bonsai de Celia,la verdad que es un reto,yo solo tuve uno en una ocasión y no lo logré, por lo que desisto.Ymira que soy cabezona jajajaja!!!
    Me encanta la habitación de Celia y el orden que se respira.Para mi es fundamental el orden en casa,en el trabajo,en mi vida cotidiana.A veces creo que me paso un poco pero no puedo evitarlo.Fuí educada en él y ahora ya soy muy mayor para cambiar...y tampoco quiero,la vida es placentera con orden y equilibrio.
    ¡Feliz jueves!.Ánimo que ya tenemos ahí el fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Maite y Celia, que encanto de habitación, tener una hija así es tener un gran tesoro, Maite eres tan afortunada para mí eres de lo más, tienes tiempo para todo. El bonsái yo creo que con los mimos de las dos tiene que vivir a la fuerza, cuidado, querido, deseado y mimado en un hogar que es una maravilla que más puede desear y acompañado del buda blanco que le dará sus bendiciones. Un abrazo muy grande y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola guapi! Muy bonito el bonsai de tu niña ... y ese macetero le va ideal. Ya nos contarás qué tal os va con él.
    Es genial transmitir a nuestros hijos nuestro amor por las cosas bellas ... mi pasión por las plantas me la transmitió mi madre sin darme cuenta ... me he percatado al cabo de muchos años cuanto tenía mi propia casa. No te creas que mis niños también se van aficionando .... ya te comenté que el otro día vinieron para casa con una plantita carnívora ajajaj ... bueno por algo se empieza, no?
    Yo tampoco he pasado hoy por el puesto de las plantas ... y es que es una tentación irresistible para mí ... ya sabes ... ojos que no ven corazón que no siente ... pues eso, que hoy he sido buena ajajaja.
    ¿Qué me dices que has empezado a podar? Yo he podado mi plumbago .... lo hago todos los años al final del invierno y genial ... pero tengo una dipladenia desde la primavera pasada y me da cosilla podarla porque ha empezado ya echar capullitos ... así es que estaré atenta a tu clase magistral de poda jejeje. Cariños y hasta mañana viernesssssss ...... finde de carnaval .... me encanta.

    ResponderEliminar
  4. Maite, qué bonito bonsai y qué decir de la habitación de Celia, me encanta!!! Precioso post...como siempre!! Bsts

    ResponderEliminar
  5. Hola Matilde, me ha gustado muchísimo tu blog, desprende una elegancia, sensibilidad y naturaleza sin igual. Gracias por compartir tu intimidad con tan buen gusto y clase.

    ResponderEliminar