nieve

5 de marzo de 2015

En una tetera...

 Con tanto día de limpieza ayer, se me había olvidado enseñaros el recipiente donde he colocado las amarillas mimosas. Son unas flores que lucen bellas en cualquier jarrón que se las coloque, pero a mi me encantan sumergidas en piezas de loza y que mejor que una tetera, la que pertenece a la vajilla de casada que me regalaron mis padres. Abro la pequeña vitrina...
 Y la rescato de entre platos, bandejas, tazas de café y sopera. Es sencilla pero muy elegante, con ese tono blanco nacarado y ese ribete rosa que la dibuja toda ella...
 Perfecto contraste del blanco con el amarillo...
 Las introduzco desordenadas dejando que las hojas verdes cuelguen con delicadeza...
 Después le añado una pequeña bandeja que pertenece a la vajilla y poso sobre ella una rama suelta de mimosa...
 No sabéis el aroma que van esparciendo mientras muevo el arreglo floral de un lado para otro. Hasta mis manos quedan impregnadas del dulce olor a flores silvestres...

 Y coloco la tetera encima de la pequeña mesita blanca que siempre me da mucho juego para lucir sobre ella ramilletes, velas o complementos...

 ¿Qué os parece el conjunto?...

 Con corazones incluidos, mi pasión...

 Uno ya lo conocéis porque os lo enseñé el día de los enamorados. Con letras escritas en negro resulta ideal para acabar de  adornar los ramos que tanto me gusta crear...
 El otro es una nueva adquisición de hace días. De tela y con enorme dibujo de una preciosa rosa...
 Acompaña al conjunto prendiendo del pomo de la vitrina...

 Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiii chicas, que bonito es aunar colores sutiles como son el blanco, el amarillo, el verde y el rosa...
 Recrean todos ellos espacios relajados, románticos y luminosos pero con ciertos matices de campo de la mano de el ramillete de mimosas recogido en plena naturaleza...

Me gusta el rincón de hoy en el salón creado de improviso y en pocos minutos. Solo he necesitado una mesa, una antigua tetera, unos corazones y las siempre primaverales mimosas amarillas...


 ¿Sabéis qué?...Es tan bonito el arreglo floral que me lo llevo por unas horas hasta la mesa de la cocina...
 Presidirá este mediodía la comida para Celia y para mi. Ya sabéis que en mi casa es costumbre decorar las sobremesas y las cenas con velas, bonitos manteles y flores de temporada. No me roba mucho tiempo y parece que así todo se saborea muchísimo mejor...

Pues nada preciosas, hoy tocan mimosas amarillas...

 Complementos en rosa...
 Una antigua tetera...
Y ese recién comprado corazón que ahora me acabo de dar cuenta, tiene el mismísimo dibujo que las servilletas de papel compradas en Ikea. Y es que a veces la inspiración se aúna por si sola. Increíble...

Ayer fue la lluvia y el granizo. Hoy el fuerte viento con el que nos hemos levantado. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, no me está gustando nada el recién estrenado mes de Marzo, pero que le vamos hacer es lo que nos depara la casi ya inminente primavera. Pero tal y como somos nosotras, las horas de este miércoles, las vamos a disfrutar hasta el infinitooooooooooooo...
¡Feliz día  mujeres especiales!

10 comentarios:

  1. Hola matilde me gusta mucho el arreglo con la cafetera son mi debilidad lo que se le ponga queda bien y ni te digo del mantel y las servilletas tienen la misma rosa que el Corazon hermosos detalles para copiar y disfrutar esos detalles tan de muy buen gusto besos ......

    ResponderEliminar
  2. Hola matilde viendo tus fotos me implico tanto que hasta parece que me llega el olor de tus mimosas.
    Siempre digo que menos es más, este pequeño detalle lo demuestra.
    Buenas noches y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  3. Hola matilde viendo tus fotos me implico tanto que hasta parece que me llega el olor de tus mimosas.
    Siempre digo que menos es más, este pequeño detalle lo demuestra.
    Buenas noches y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  4. Que agradecido te ha quedado en la tetera el ramo de mimosas. Además del corazón yo le añadiría ese angelito tan coqueto que se ve al fondo.

    ResponderEliminar
  5. Maite hoy he estado en Sitges y te he recordado al pasar delante de una tienda que la tenían llena de guirnaldas de corazones y me he acordado de ti y llego y un nuevo corazón en tu colección, que casual. Las flores en la cafetera te quedan muy shabby chic y con la mesa en rosa shabby total.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Matilde: siempre he asociado la llegada de la primavera con las mimosas ya que el mimoso por esta zona es el primero que florece, normalmente por Sta. Agueda cuando subíamos al monte los mimosos del camino estaban preciosos. Es junto con las margaritas las flores que más me gustan. Ahora las compro en los puestos de las aldeanas. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  7. El arreglo te quedó precioso. Además, mira por dónde muy adecuado para estas fechas, porque precisamente en algunos países es tradición regalar a las mujeres el día 8 de Marzo.-"día de la mujer trabajadora".- flores de mimosas. Así que...acertaste de pleno

    ResponderEliminar
  8. Da gusto mirar esa mesa ,te ha quedado estupenda.
    Hasta aquí llega el olor de las mimosas.




    ResponderEliminar
  9. Buenos días Matilde y seguidoras del blog: el arreglo ha quedado precioso y muy buena idea la de colocar las flores en una tetera. Nunca se me habría ocurrido y sin embargo he de reconocer que resulta muy primaveral y entrañable tanto en el rinconcito creado junto a la vitrina como sobre la mesa de la cocina.
    No sé cómo he podido vivir tantos años sin reparar en la mimosas!

    ResponderEliminar
  10. Buenos días Matilde y seguidoras del blog: el arreglo ha quedado precioso y muy buena idea la de colocar las flores en una tetera. Nunca se me habría ocurrido y sin embargo he de reconocer que resulta muy primaveral y entrañable tanto en el rinconcito creado junto a la vitrina como sobre la mesa de la cocina.
    No sé cómo he podido vivir tantos años sin reparar en la mimosas!

    ResponderEliminar