nieve

19 de diciembre de 2014

Más detalles navideños...

Y siguen mis detalles navideños en el salón. Añado las ramas de abeto recogidas de su gran árbol y las sumerjo en un gran jarrón de la firma Sia. En él lucían flores de magnolio, pero al llegar estas fechas señaladas las cambio por ramas de abeto, verdes y naturales. Como nota llamativa, le anudo al cuello del jarrón un corazón de madera rojo con dibujos, transformándose en un elemento integrado en la decoración navideña...
Este año me ha dado por lo natural, por elementos sencillos que aporten naturaleza y vida a mis interiores...

Y como sabéis que adoro las plantas, pues que mejor que ellas repartidas por rincones...

Ramos de abeto...

Bulbos en flor...

Centros de amarilis rosadas...

Plantas de poinsetia...

Tonos rosas, rojos, platas, blancos y verdes son los que se reparten por todo el salón...


Hermosas flores abiertas en todo su esplendor...


Y pequeñas lianas de pino sobre la chimenea...
 Pero hoy a ésta le añado un delicado nuevo objeto que resaltar...
 ¿Lo divisáis a lo lejos?...

Mi maravillosa hada de las plantas...

Estaba encerrada dentro de la vitrina de cristal y hoy la recupero para buscarle un hueco en la chimenea...
Entre jarrones hermosos, piñas sobre portavelas, bolas plateadas y jarrones con flores...
Siempre la he considerado hermosa, con ese porte sublime, esas flores prendidas de su vestido...
Y esa dulce sonrisa que parece alegrarlo todo...

Mi decoración navideña es este año diferente y sutil. Porque si abandonamos los clásico rojos los ambientes por estas fechas cambian, todo se dibuja menos llamativo, pero igualmente maravilloso...
Poquitos elementos colocados aquí y allí. Que se note que llega la Navidad pero que no lo inunde demasiado...
Bastan corazones colgando, plantas invernales, musgo en jarrones, piñas que se cuelan, velas encendidas, pequeñas casitas de pájaros cubiertas de nieve, casitas de zinc, renos de blanca porcelana y un sencillo árbol con lo justo y necesario...






Sin olvidarnos del pequeño vergel exterior que se abre a todo ello. Porque él continua verde y radiante con sus faroles que encender al llegar el anochecer...
 Sin embargo no me olvido de los rojos navideños, ellos visten otras estancias de mi hogar que no pueden renunciar a tan clásico color...Por ello no suelto mi cámara con la que estoy preparando muchas más fotos que mostraros...La cocina, el baño, la entrada, los pasillos, la escalera...Ellos se visten también de fiesta para recibir esos días tan maravillosos que ya están a la vuelta de la esquina...
Cámara en mano y esperando que me acompañéis lo poquito que queda, os deseo un viernes y un fin de semana repleto de preparativos. Cinco días quedan preciosas, cinco días de locura para dejarlo todo perfecto, radiante, mágico y maravilloso...¡Vamos a por ello!

1 comentario:

  1. Es verdad que natural lo has puesto todo, el hada de las plantas ya me acuerdo de otros años lo preciosa que es, tan esbelta, debe de sentirse feliz en el lugar más preferente de la casa y no encerradita. También me han gustado mucho las dos copas serigrafiadas con la rama de pino y la piña quedan preciosas.Todo precioso.

    ResponderEliminar