nieve

4 de junio de 2015

Maravillosa lavanda...



Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii vergelianas, no hay nada que más me maraville al llegar el calor que la preciosa lavanda. Y fijaros que es una planta que no abunda mucho en mi vergel, no le cojo el punto exacto o se me seca o no me llega a florecer.Sin embargo y más viendo estas espléndidas fotos, hoy he pasado por el mercado semanal de flores y me he traído nuevamente una a casa, me dure lo que me dure...
A cambio la tengo repartida como ya sabéis por objetos varios en casa. En boles de desayuno, en caminos de mesa, en pequeños cojines en forma de corazón, hasta la regalé como obsequio a mis invitados el día que Celia hizo su primera comunión, eso si, en finos gránulos dentro de una caja forrada de tela que cada vez que se abre desprende un aroma delicioso y dulzón...

Esta maravillosa planta de vivo color lilaceo, adorna al llegar el calor en alfeizares de ventanas...

En muchas calles de hermosos pueblos...

Tiñendo los hermosos campos de la lejana Provenza...

Éstos si que son por esta época todo un deleite para los sentidos...

Lo que daría yo por sentarme cerquita de ellos admirando ese verde mezclarse entre las flores en lila...

Se alzan a montones como si de un auténtico cuadro pictórico se tratase y yo no podría por menos de robarle unas cuantas de sus flores para llevármelas a casa...

Recortaría pequeños ramilletes atados en finas lazadas. Los colocaría dentro de una cesta...

Para al llegar a casa...

Repartirlos en botellas de cristal...

En originales envases decorativos...

O en enormes carros de madera...

Después reservaría unos cuantos de esos ramilletes, los más floridos para...

 dejarlos secar como ramos campestres que colgar allá donde quisiese...

Con bonitas lazadas de cintas añiles...

o de rústica cuerda...

También podría inspirarme con la deliciosa lavanda cortada y realizar coronas aromáticas para decorar...

Entrelazando con paciencia ramillete por ramillete hasta conseguir la forma y el tamaño deseado...

Para colgar de pomos, tiradores, perchas o enormes cubas de vino como ésta...

Lavanda... es iniciarse Junio y su aroma me atrae hasta ellas como acuden las abejas y demás insectos. Me llevan hasta los puestos florales del mercado y no puedo resistirme. Sé que la que acabo de comprar me durará apenas unas semanas pues como muy bien me ha dicho la vendedora, necesita ser plantada directamente en el suelo, mucha tierra y poca agua. Al trasplantarla en maceta se ahoga y finalmente acaba secándose. Pero me da igual, sino fijaros en mi recién comprada lavanda...
 En su porte espigado...
 En sus flores añiles inundando su copa...
 En el verde de sus tallos...
 Y en ese aroma sutil que aunque no podéis oler, os aseguro que es de los mejores que ofrecen sus flores.
Vale la pena contar con una en nuestros exteriores. Y si dura apenas un mes, que más da, si por unos cuantos días hemos gozado de la belleza de la lavanda que nos recuerda en miniatura los bellos campos de la Provenza...
¡Feliz jueves repleto de dulce aroma para todasssssssssssssssssssss!

9 comentarios:

  1. Hayyyyy Matilde, buen dia al mirar estas preciosas y perfumadas Lavandas, me trae el recuerdo de mi papa que el era fanatico de esta planta tenia una enorme en su jardin y siempre se ponia una espiga en el bolsillo de su camisa y si la vendedora te dijo bien, ellas necesitan la tierra para poder crecer, que como veras en las fotos, se van desparramando y parece el mar viendolas de lejos, me gusta esa planta voy a ver si la consigo, bueno que termines bien este dia jueves a un paso del fin de semana, te mando un beso y a todas las vergelianas que lo terminen de lo mejor, hasta mañana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Matilde! Preciosas fotos y maravilloso aroma! Mmmhhhhhhhhhh desde Tenerife lo percibo! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco acabo de cogerle el punto a la Lavanda y eso que la tengo plantada en suelo, pero la que plante el año pasado de momento tiene buena pinta y esta a puntito de florecer. La tengo en semisombra y creo que por eso esta aguantando.....
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué precioso homenaje a la lavanda, Matilde!
    Yo también la adoro y la imágenes que compartes son tan inspiradoras... Seguro que pruebo a hacer una de esas "maracas" que nunca había visto y son encantadoras.
    ¡Gracias por la inspiración! ^-^

    ResponderEliminar
  5. Viendo estas imágenes de campos de lavanda, tenemos que apuntar en nuestra lista de cosas pendiente, un viaje a la Provenza para disfrutar en vivo de los campos de lavanda, que lástima que las imágenes no transmitan también su olor, ¿cómo olerán esos campos? y ¡hay tantas variedades de esta misma planta!
    Por cierto, con este color lila de la lavanda me he acordado de los apantos ¿cómo va su floración? Abrazos para todas.

    ResponderEliminar
  6. Te digo una cosa Matilde será la única planta que se te resista, porque tienes unas manos para las flores y decoración que es un gustazo asomarse por tu ventana. Preciosas imágenes. Tres besos

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho la entrada de hoy, me encantan esos paisajes de lavanda. Pero lo que mas me gusta es el cariño y la paciencia con la que haces todas las cosas, enhorabuena!. Y felicidades por tu buen gusto.

    ResponderEliminar
  8. Hola!!! Qué me gusta la lavanda! Preciosas todas las imágenes y fotos. Feliz tarde-noche de viernes y feliz finde a todas. Cariños

    ResponderEliminar
  9. Preciosas fotos de la Lavanda ,me encanta de vez en cuando las compro para casa y decirte que me encanta tu blog ,besos Matide

    ResponderEliminar