nieve

14 de abril de 2015

Hacia los bulbos de iris

Hoy martes con las buenísimas temperaturas de media mañana os llevo a dar un paseo hacia los bulbos de iris. Si preciosas, ya se que cada mes de abril lo hago y perdonadme por repetirme, pero es que es un recorrido de auténtica belleza y cerquita de casa. Hace apenas unas semanas el mismo escenario por donde hoy pisamos Yaiza y yo estaba prácticamente seco y sin vegetación. Hoy luce verde bajo un cielo azulísimo y repleto de plantas silvestres que a pesar de ser eso, plantas nacidas al azar cuentan con su especial belleza, dignas de ser fotografiada...¡Vamos a caminar!...
 ¿Las divisáis ya preciosas?. A lo lejos, pequeños puntitos lilas que resaltan sobre todo...
 Miradlas, como semejantes flores pueden reproducirse en medio del campo...

Mezclándose con maleza, cañas, y florecillas amarillas apenas imperceptibles...


 Es por eso que la madre naturaleza es sabia y sabe brindarnos en su momento esas especies de temporada que año tras año y sin cuidados brotan de ella misma...
 Ya sabéis lo que toca. Robarle con cariño unos cuantos para llevármelos a casa. Los recogidos en el bosque el pasado domingo ya se han marchitado. Es lo que tienen los bulbos de iris, son efímeros, tan solo podemos gozar de su belleza un par de días pues enseguida empiezan a marchitarse. Creo que por eso gustan tanto y tienen tantos pretendientes...
 Los miro y los remiro...Los cortaré a la vuelta del paseo no vaya a ser que se me estropeen. Y sigo mi camino...
 No solo me topo con bulbos, también a lo largo del camino me deleito con árboles en flor que parecen tocar el cielo...
 Verde sobre verde, tanto hay que el caminito se estrecha por la frondosidad que empieza a rodearlo...
¿Escucháis un bello sonido?...

 Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, la fuente con su agua saltando...
 Tras tanto silencio que mejor que el correr del agua...

 Al final del camino, un pequeño parque...
 Solitario y perdido. El parque que ya disfrutaba yo de bien pequeña, con mi hermana. Y sigue intacto tal cual era hace más de treinta años. Con sus escaleras de madera, su fuente de piedra que hoy permanece sin agua, su verde vegetación envolvente y sus bancos para sentarse admirando el bello paisaje...



 A lo lejos si os fijáis hay un camino ascendente, tras él un campo maravilloso que por estas fechas suele inundarse de amapolas. Algún día os lo mostraré porque hasta castillo tiene en su alta cima...
 Y me giro sosteniendo mi cámara, tras ella me sorprenden las flores de glicina...
¿ No creéis que se han adelanto más de la cuenta esta primavera?...
 Pero que inmensa maravilla poderlas fotografiar...
 También a ellas les robaré un ramillete, pero eso será otro día...
Retomo el camino de vuelta...

 Dejo atrás el parquecito con su fuente...
El gran abeto invernal que sigue verde y reluciente...


 Las casi ya florecidas plantas de "orejas de conejo"...
 El estrecho caminito...

 Para llegar nuevamente hasta los bulbos de iris...
 Recorto unas cuantas ramas y feliz me las llevo hasta casa...
 Dispuesta a elaborar un sencillo ramo primaveral que colocar en cualquiera de mis rincones...
 ¿Qué os parece esta pieza de vajilla con dibujo de flor de iris incluido?...Creo que quedará un centro realmente precioso...
Mañana si me visitáis por aquí prometo enseñaros tan conjuntado centro floral...Hasta entonces solo os pido que disfrutéis de este día hasta el último de sus minutos. Y si eso incluye un paseo por vuestros bellos exteriores habréis conseguido el mejor de todos los martes...¡Besazos vergelianosssssssssssssssssssssss!

7 comentarios:

  1. Hola guapa, me da envidia sana el paseo que has dado hoy con Yaiza, solecito y un pequeño parque....... Nosotros desde ayer tenemos unas ramitas de lilas, me las dio ayer mi madre y cada vez que entramos o salimos de casa nos regalamos su fragancia. Mañana me asomaré de nuevo a esta ventanita para ver tú centro con los Iris. ;)

    ResponderEliminar
  2. Buen dia Matilde me encanta ese bosque, y que lindo es caminar con tu compañera de siempre Yaiza Hermosa y dulce, que decir de esas lilas, y con el centro de mesa que vas hacer, esperamos mañana a ver como queda que tengas un buen dia del Martes lo mismo para todas las vegelianas hasta mañana

    ResponderEliminar
  3. Maite me acuerdo tanto de la fuente y ya ha pasado un año, que deprisa y ahí sigue brotando tantos caños como si en el centro de una gran ciudad estuviera, que bien que tengas recuerdos de tus juegos infantiles y los puedas revivir a menudo, donde yo jugaba ya no existe nada, todo edificios.
    Los iris preciosos y efímeros, esperando mañana para ver lo que formas con tu hermosa porcelana. Sigue disfrutando de tus agradables paseos diarios con la compañía inmejorable de Yaiza.

    ResponderEliminar
  4. Hola matilde, eres una afortunada de poder disfrutar ese campo tan bonito cerca de tu casa, poder recorrerlo todos los días y conseguir alguna flores que tan bien sabes incluir en la decoración de tu hogar.
    Mañana , sabiendo como eres nos deleitaras con una sorpresa de las tuyas con esos bonitos iris.
    Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  5. Hola matilde, eres una afortunada de poder disfrutar ese campo tan bonito cerca de tu casa, poder recorrerlo todos los días y conseguir alguna flores que tan bien sabes incluir en la decoración de tu hogar.
    Mañana , sabiendo como eres nos deleitaras con una sorpresa de las tuyas con esos bonitos iris.
    Hasta mañana.

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches Matilde. Qué gusto tener cerca de tu casa tanta naturaleza!!! Preciosas las flores de glicina. Hasta mañana

    ResponderEliminar
  7. Ummm son tan bonitos los iris....que pena que duren tan poco
    Un beso

    ResponderEliminar