nieve

13 de enero de 2014

Voy a hacerlo...

Curioso título para la entrada de hoy lunes. Pero la cosa es así..."¡Voy a hacerlo"...Después de ver como se están quedando mis dos poinsetias compradas antes de Navidad, es urgente hacer algo con ellas. Y sino fijaros. La de color rosa, aún está un poco repleta de hojas, pero la clásica roja da penita mirarla. Vamos   que le quedan cuatro hojas y nada más. Así que he decidido trasplantarla al exterior. Sé que amigas mías lo han hecho en sus jardines y con el tiempo se han convertido en preciosos arbustos de hojas muy pero que muy verdes. Me la cojo, a la de color rosa le doy otra oportunidad de recuperarse en el interior. La acercaré más hacia la luz, que incluso le toque un poquito de sol. Haber si con el paso de los días reaviva y se pone tan preciosa como la pequeña orquídea que la acompaña...Cruzaremos los dedos...







La roja poinsetia viaja hacia la terraza acompañando a mi gran vergel. Es la primera vez que lo hago. Siempre esta planta se me ha acabado quedando sin hojas y por puro aburrimiento la he tirado a la basura. Pero este año voy a intentarlo, hacer que viva en el exterior. Eso si trasplantada a pleno sol, que lo necesita y resguardada a poder que sea de la intemperie. Yo elijo un rincón de la terraza, una gran jardinera y bajo el gran magnolio. Él la protegerá, esperemos...





 Ya está trasplantada...Ahora mirad como resaltan sus rojas hojas entre tanto verde. Da alegría solo de mirarla. A su lado los maceteros de bulbos plantados el mes pasado. Esos crocus que ya están empezando a crecer, increíble, ya estoy deseando ver sus preciosas flores. Pero tendré que esperar, igual que me llevará tiempo saber y explicaros si la planta de la Navidad consigue vivir en mi exterior. Tarea difícil, pero este año no la voy a tirar, voy a dejar que agarre bien y que cuando ella quiera empiece a regalarme sus  hojas verdes. Porque serán únicamente verdes, las de color rojo intenso solo se consiguen en los interiores y con unas condiciones muy pero que muy concretas...








Bueno preciosas, la suerte está hechada...Desde luego si me resulta como a muchas de mis amigas, será toda una delicia presumir de arbusto de poinsetia, ¿no os parece?. Alguna de nosotras tenía que ser la primera en hacerlo...Con una enorme foto de uno de mis pensamientos en un color maravilloso os deseo a todas un perfecto lunes. Ellos si que son duraderos y florecen hasta en las condiciones más extremas...
Besazos, hoy húmedos y lluviosos por mi Barcelona...

4 comentarios:

  1. Querida Maite que casualidades tenemos tu y yo precisamente hoy he sacado mi poinsetia a la terracita ya hacia días que me daba pena verla dentro de casa , no soporto ver las plantas moribundas y hoy Lunes me he decidido como dices tú le damos una oportunidad y si vive, el verde de las plantas me encanta crucamos los dedos y a ver si nos vive. Tu hiedra esta preciosa sabes que donde vivía antes tenia la primera planta de la casa cubierta de hiedra era un sueño que tenia de pequeña y eso que en un pueblo pasaban los enterados mientras yo cuidaba el jardincito y me decían que la hiedra me comería la casa, pero yo te digo:con 50 años que tenia entonces y sin hijos durara más la casa con hiedra que nosotros y así fue mi marido vivió solo siete años en la casa y yo alquilada y la hiedra subiendo, pero que rollo te estoy dando debe de ser una catarsis de plantas que tanto amamos.El día que puedas dime si es muy laborioso el césped artificial de limpiar, pues tengo el suelo feo y algo me gustaría hacer. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Belíssimas! Fique encantada!!
    bjjjjj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Adriana, no hay nada más bello que una flor de pensamiento totalmente abierta y llena de color. Alegran mi terraza y hasta a mi...
      Besazos y nos vemos

      Eliminar
  3. Seguro que brota y bien fuerte!! con esos cuidados que le vas a dar lo tengo clarisimo. La mía sigue dentro de casa y muy bien de momento. El tronco tiene aún las hojas verdes y las rojas están ideal, yo creo que ha encontrado su sitio. Una pena que en el viaje de Valencia a casa se caieran encima unas bolsas con naranjas y se rompieran algunas de las ramas (fue regalo de mi madre y ni se lo he dicho por que la mujer tenía mucha ilusión) así que si no hubiera pasado eso, fijo que la tengo más que preciosa!!
    Ya te iré contando... Un besote gordo!!!

    ResponderEliminar