nieve

8 de junio de 2016

La casa vergeliana de Sonia Gonzalvo...

Miércoles vergeliano chicas, esperado y adictivo, que sé que os encanta pasearos por esos hogares tan mimados y con ese sello tan especial, sea a quien sea que pertenezcan. Pues hoy volvemos a coger el avión para trasladarnos a una isla encantadora, Lanzarote. Tengo el placer de conocerla, de habérmela recorrido de extremo a extremo y he de deciros que sencillamente me conquistó. Diferente, peculiar, llena de colores indescriptibles y que pienso volver a visitar cualquier verano de éstos. Aunque hoy me voy a dar el lujazo junto a vosotras de llegar hasta ella gracias a Sonia Gonzalvo, ella, como buena isleña, nos abre las puertas de su dúplex adosado, una maravilla repleto de colorido, detalles, cuadros especiales y esa luz matizada que solo las que viven en islas como Lanzarote la saben aprovechar con soltura...
Pues nada chicas, vamos a ello...
Primera parada y ya nos sorprende la luminosidad del sol que se cuela hasta la mismísima escalera, proyectándose con magia hasta detenerse en los cuadros, unos lienzos pintados por la madre de Sonia. Me cuenta que es de ella de la que ha heredado la pasión por la decoración desde bien pequeña, además de otras muchas cosas como el delicioso ganchillo o la restauración. Y se nota, ya lo iréis comprobando en cada rincón y en cada detalle de nuestra especial visita...

El salón de nuestra Sonia, irradiando luz a raudales, una estancia perfectamente aprovechada con ese gran sofá delante de los ventanales. Que bonito rincón Sonia, ideal para recostarte a cualquier hora, rodeada de cojines combinados entre si...
Rojos, lilas, granates y hasta negros...con tanta claridad quien renuncia a ellos. Se me van los ojos hacia esa mesa auxiliar con orquídeas que ya mismo florecerán y con todas esas revistas dispuestas a ser devoradas. Estoy segura que la mayoría dedicadas a la decoración, como perfecta vergeliana que eres...
Ideales los muebles rústicos de oscura madera, ellos nos transmiten la sensación de hallarnos en una coqueta casa de campo en medio de la isla...
Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii preciosa, como me ha enamorado esa colcha de ganchillo repleta de colorido sobre uno de los sofás. Seguramente elaborada por tu madre con suma paciencia y que tú conservarás por siempre como un auténtico tesoro. Fijaros que por ella se entrelazan los mismísimos colores de los cojines y de algunas de las flores que pululan por toda la estancia...
Y se nos vuelven a poner por delante imágenes de la isla, más cuadros que saborear y que parecen invitarnos a que la recorramos hasta encontrar los paisajes reflejados en ellos...
No hay nada como saber combinar con maestría esos detalles antiguos con objetos de hoy. Sonia lo entremezcla todo con suma delicadeza. Cuadros, flores, figuras abstractas, fotografías antiguas y muebles auxiliares con matices muy clásicos... 
En cada rincón nos topamos con un cuadro pintado de acorde a los detalles de la balda que lo preside...
Terrarios muy vergelianos con flores de alegres colores en su interior...
Y al llegar hasta la cocina...rojos y más rojos de la mano de los detalles escogidos, nada mejor que este vivo color en contraste con el blanco.  
Adorables los tarros de porcelana, las cajas de latón con dibujos del rico "Cola Cao", las botellas vestidas con tela de saco y esa bandeja con letras en francés a modo de especial cuadro...
Nos adentramos en el dormitorio principal y aquí Sonia nos cambia por completo los colores vistos hasta ahora. Cambiamos los vivos colores, por los encantadores grises y negros. Este hogar es cambiante chicas, quizás como lo es la propia isla. Lo mismo nos asaltan pequeñísimos trozos de viveza colorida, que de repente nos sorprenden campos de oscura lava. Adoro este espacio, me encanta la sensación que transmite y he de deciros que tiene muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo de mi dormitorio principal. Mismo nórdico de delicadas flores, plaid a los pies  en delicioso gris, mesitas blancas, cabezal alto, lámparas negras y un romántico espejo de pie totalmente encantador...
Veo Sonia que también cuentas con pequeños maniquíes adornando tu espacio. Éste de dulce mariposa y letras  en negro es pura belleza...
¿Y que me decís de la banqueta que asoma por uno de los lados?...la tela  es preciosaaaaaaaaa, enormes rosas negras en perfecta armonía con el resto de los textiles, dentro de un entorno que invita al descanso, a la desconexión y a la lectura de un perfecto libro...


 Pero bueno vergelianas, ya tenemos preparada la habitación de invitados por si decidimos quedarnos a recorrer semejante isla. Sonia nos la ha vestido y decorado con sumo mimo. Vuelta a los rojos intensos, al estilo campestre, a los cojines coquetos...
 A los muebles de cálida madera y a un nuevo cuadro de flores de hortensias presidiendo las camas. Desde luego con semejante habitación, no vamos a querer marcharnos de tu hogar por nada del mundo...
Mucho más si a estas estancias les añadimos unos cuartos de baño listos para soñar...
Con detalles especiales...cestas de mimbre a modo de cajones, estanterías repletas de botecitos...
Jaboneras escogidas...
Espejitos afrancesados...
Y esos tonos que ahora nos evocan, sin dudarlo, al color del mar, azules que nos recuerdan que el océano está bien cerquita de esta casa...

 Mirad preciosas... una de las estancia preferida de nuestra Sonia, un espacio que ella utiliza para sus muchas manualidades o para darle a las teclas como ella me cuenta. Estoy segura que es desde aquí donde ella nos lee a diario asomándose a la ventana vergeliana...


Ummmmmmmmmmmmmmmm y llegaron las flores. Ya sabéis que suelo dejar para el final los espacios jardineros. A mi son los que más me gustan. Poder admirar vuestros trocitos de verde, cada cual con vuestra personalidad y estilo, me llena de total amor...
De esta casita me gusta todito, todo, pero esta terraza acristalada me ha robado por entero el corazón. Quiero una igualitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, de amplios ventanales con vistas al curioso jardín por el que más tarde nos pasearemos, con mesa de madera, sillas de ratán, jardineras colgantes, plantas verdes hermosas en sus rincones, coqueto banco...

Y hamacas con textiles envidiables en los que se han colocado cojines de mariposas y de hojas verdes...Me pido este rincón con vuestro permiso, creo que podría estar en él horas y horas desconectando de todo...
Con semejante microclima es imposible no cultivar plantas de interior y Sonia lo sabe porque en una de las mesitas admiramos colgante amor de hombre, una gran espina de cristo florecida, pequeños cactus de espinas...
 Guzmanias en rojo, y hasta una verde enredadera...
 Lo sé Sonia, el clima ahí es complicado, pero aún así, tú has creado tu pequeño y adorable jardín interior con el que presumir sintiéndote orgullosa...
 Salimos afuera para recibirnos un trocito de mar. Si chicassssssssssssss, nuestra Sonia cuenta con una pequeña piscina de aguas azuladas solo para ella. La verdad es que con tantísimo calor quien no se lanza a ella para zambullirse, pero lo dejaremos para el final, ahora lo que toca es darnos un paseo por su vergel particular...
Y aquí está lo maravilloso de su espacio al exterior. Nada de verde césped, no chicas, tierra volcánica esparcida por todo él, la misma tierra que tanto abunda por Lanzarote. Es maravilloso ver como esta mujer ha sabido utilizar lo que le ofrece la naturaleza de su entorno para crear un jardín de cactus y suculentas en todos sus colores y texturas...
El clima caluroso es lo que por aquí permite, pero para mi, igualmente hermoso como cualquier otro jardín repleto de flores...
Después entre todo se entremezclan animalitos encantadores de piedra. Una lagartija trepando por uno de los cactus nos mira llena de curiosidad...
Otro caracol perezoso se adormila sobre una de las grandes piedras con impávida mirada...
Y a lo lejos una blanca y lenta tortuga parece huir de tanta mujer asomada hoy a su  jardín...
Sin embargo Sonia se arriesga con su manos verdes y planta romero hermoso y verde que muy pronto le brindará sus diminutas florecillas...
Y a pesar de la aridez de esta tierra mis ojos alcanzan a divisar flores rosas que se alzan por encima de la valla de madera como queriendo desafiar al sol, a la calima y hasta a su misma jardinera que a puesto enorme amor al plantarlas...
Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii que enorme placer pasear por tu vergel Sonia, un vergel diferente que va unido a esta isla, a su paisaje, a sus colores y a los muchos cactus enormes que la pueblan por todos lados...
Me enamoró esa vieja bicicleta de hierro preparada para colocarle pequeñas macetas dentro de sus agujeros. Tal vez kalanchoes en miniatura en diversos colores. Me cuentas que por tu isla no existen los mercados de flores, pero sé que ya te las idearás tú para hacerte con ellos...
Uffffffffffffffffffffff preciosas, con tanto paseo adentro y afuera el calor se nos ha instalado por completo. Creo que dejaremos el baño en la piscina para otro momento. Mejor estaremos si nos aposentamos en la terraza acristalada para tomarnos un delicioso refresco bien fresquito. Mejor lugar imposible, refugiadas con las cortinas de caída, rodeadas de especiales cojines...
Y acompañadas por plantas variadas repletas de color. Si las flores no pueden desarrollarse en el exterior, florecen de maravilla tras los luminosos cristales de esta casa. Begonias africanas en rosa y rojo, amarilis esbeltas...
Y orquídeas maravillosas en plenísima floración...
Sonia, sé que te encantan las antigüedades, poder darles una segunda vida y recuperarlas. Eres feliz con una buena revista de decoración entre tus manos, te confiesas amante de las manualidades y de la jardinería. Me explicas también  echar mucho de menos ciertas cosas de la península por ser la tuya una isla pequeña, pero, ¿sabes preciosa?...yo me cambiaría contigo para poder vivir en donde vives, recorrer esa isla, admirar sus paisajes, visitar la cueva de los verdes, los Jameos del agua, la casa maravillosa de Manrique, el lago Verde, comer esas deliciosas papas arrugás, mezclarme con tu gente, bañarme en las paradisiacas playas del Papagallo y contar con una casita y un espacio al exterior tan especial como el tuyo.
Las casas vergelianas nos hablan de sus moradores, de sus gustos especiales y de su personalidad, pero son pocas las que nos transmiten tan perfectamente el lugar en el que fueron construidas. La de Sonia tiene el mismo poder sobrenatural que la isla, con toda su fuerza, su viento, sus palmeras, sus cielos azules, sus campos de tierra negra, sus aguas especiales y sus cactus repletos de verde...

Hoy chicas entro más tarde de lo habitual, pero que más da, si ha cambio os dejo hogares tan especiales como el de nuestra querida Sonia...
Millones de gracia preciosa por compartir para adentrarnos en tu mundo...
¡Feliz tarde de miércoles para todasssssssssssssssssssssss!, yo me quedaré un ratito más por aquí admirando paisajes y rincones que me hacen soñar y recordar...

10 comentarios:

  1. Hola Matilde preciosa casa de sonia todo me gusta esta todo tan delicadamente, decorado con muy buen gusto y sus colores, felicitaciones sonia por tu hermoso hogar y afuera el jardín ó sea todo precioso a disfrutarlo, Matilde hermosa tu manera de narrarnos siempre mando besitos a todas....

    ResponderEliminar
  2. Hola., a mí me encanta Lanzarote he estado varias veces también
    El vergel exterior.....con las piedras volcánicas....super original.
    Más la redacción de Mathilde.....pues .....como siempre...única
    Un beso a todas hasta mañana

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas, que hermosa casa, vivida al máximo como las de todas las vergelianas, hogares hechos con mucho amor en el que hay muchos rincones para sentirse a gusto en nuestro reino y si tenemos tantas aficiones, piscina jardin para cuidar que falta tiempo para tanto. Los cuadros son preciosos y todo, comparto con Sonia las mesitas de noche de su preciosa habitación, tengo una en el apartamento de la playa.Pues Sonia siguela disfrutando como nosotras sabemos y a ti Maite una vez más que es un gran placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. Súper acogedora Sonia tu casa, me gusta mucho,felicidades, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Súper acogedora Sonia tu casa, me gusta mucho,felicidades, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado tu casa, Sonia, el salón tan luminoso y acogedor, ese dormitorio con camas gemelas vestidas al estilo campestre, la terraza acristalada con ese acogedor diván que invita al relax y sobre todo ese jardín de cactus con grava volcánica tan típico de tu tierra y que tan original nos resulta a los de fuera. Adoro como en cada lugar las gentes adaptan sus aficiones y formas de vida a las características y meteorología del terreno. Felicita a tu madre por los cuadros que, como dice Matilde, invitan a visitar los lugares que en ellos se retratan. Enhorabuena por tu acogedor hogar y a Matilde por contarlo, como siempre, con tanto amor.

    ResponderEliminar
  7. Hola buenos días entro muy tarde, Matilde me ha encantado esta entrada, creía que estaba en semejante paraíso, Sonia tienes una casa preciosa, que elegante , que estilo. Muy bonita.
    Hasta mañana, y un beso muy grande.
    Ana G.

    ResponderEliminar
  8. Hola Matilde, saludos especiales para Sonia. Me ha encantado tu casa,muy elegante y un gusto exquisito.El exterior es muy hermoso,se ve muy agradable,para pasar momentos muy lindos.Tienes un encanto de hogar mi niña .Se refleja tu personalidad, amable, acogedor..Que lo sigas disfrutando con los tuyos,muchos besitos de una canariona.Y muchos besitos también para Matilde y todas las vergelianas 😙😙

    ResponderEliminar
  9. Hola Sonia, preciosa casa, en la que se transmite el lugar al que pertenece, esa isla tan bonita
    Con esos colores especiales, ese clima, no tengas por que añorar la península porque eres privilegiada en tu entorno.
    Como me ha gustado ese jardín que has sabido también aprovechar y conseguir tus flores y plantas tan bellas.También me ha gustado mucho el espacio exterior que se observa y ya sea dentro o fuera de casa tener tantos de esos rincones que yo considero como "especiales"
    Gracias por dejarnos asomar en ella.
    Y a ti Matilde, que bonita descripción has hecho, me ha encantado, viendo y leyendo me he sentido transportada a esa bella isla, a la que envío un cariñoso abrazo para tan buena gente que vive en ella.
    Un saludo - vergelianas

    ResponderEliminar
  10. Hola a todas!!
    Entro muy muy tarde a comentar la casa que nos presentas pero...no puedo dejar de felicitaros a ambas por el reportaje tan bonito que nos muestras. Un derroche de buen gusto, de hogar vivido y de detalles que atrapan la atención de quien miramos.
    Preciosa casa y preciosa descripción.
    Besos!!

    ResponderEliminar