nieve

30 de noviembre de 2015

Terrarios de las vergelianas...

Lo prometido es deuda y aquí os pongo hoy fotos de terrarios vergelianos que han ido llegando a mi correo estas últimas semanas. No os imagináis lo contentísima que me pongo cuando abro el ordenador y lo veo lleno de fotos enviadas desde cualquier punto del mundo, instantáneas de mis especiales mujeres para compartir juntas casas hermosas,  arreglos florales, centros de Adviento y detalles ya muy navideños. Yo los voy archivando con cariño para después hacéroslos llegar  orgullosa de que esta ventana diaria se vea repleta de tanta inspiración maravillosa...Pues bien desde la lejana Costa Rica, Anahi me envío hace días sus terrarios. Me cuenta que es la primera vez que los hace, que disfrutó muchísimo elaborándolos y que los hizo en mi honor. Bella como siempre me llamas, he de decirte que el honor es mío, que saber que tengo una vergeliana a tantos kilómetros de distancia me llena de satisfacción, que tus terrarios son preciosos sobre todo el que luce dentro de la pequeña tetera de cristal con helechos verdes, clavel del viento y piedrecillas blancas...
 Está desbordante y frondoso, ya verás cuando pasen unos meses lo bonito que te luce...
Como sencillo y especial es este otro, un bajo jarrón de cristal con esa pequeña aloe vera como única planta a lucir...
Gracias Anahi por las fotos, ya sabes lo especial que eres para mi...
 Y ahora nos vamos más cerquita porque Elena Gallurt, nueva vergeliana que se ha unido a nosotras me hizo llegar fotos también de su terrario. Me explica que le encanta el blog, las magníficas fotos que lo ilustran, las explicaciones que siempre doy, mis peludos, mi vergel, mis plantas, mis ideas decorativas y la sencillez que le aporto a todo lo que hago. Me da las gracias por dedicaros a todas tanto tiempo y por transmitir tanto amor...
Graciasssssssssssssssssssssssssssss Elena, mil gracias preciosa y bienvenida a esta ventana...
 Me ha encantado tu terrario, esa manzana de cristal con rabito incluido, un envase original para albergar en él un mini jardín verde...
Veo a través del gran agujero una diminuta fitonia, crasas variadas y algún que otro cactus. Se que al igual que Anahi te divertiste plantado ahí dentro una mezcla de especies preciosas y muy acertadas,  pero mucho más buscando figuras de animalitos que lo ayudaran a decorar...
 Por ahí asoman perezosas tortugas...
 Y unos cuantos conejitos blancos y marrones...
 Plantas verdes, tierra, piedrecitas blancas y figuras divertidas hacen de tu terrario un diminuto vergel dentro de tu pequeño balcón al exterior. Sé que es un espacio muy reducido, que añoras más metros para plantar muchísimas cosas, pero me cuentas que estás contenta de contar con él y que haces tus pinitos para tenerlo mucho más que precioso y explotarlo hasta el infinito...

Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me gustaría ver el resto de tu balcón y por qué no tus interiores, seguro que están decorados con el mismo amor que le has puesto al  primero de tus terrarios...
Gracias nuevamente por ser, como tú bien me dices, la persona que te ha animado a hacer este arreglo tan original y tan lleno de vida...
 Pero fijaros en este otro que asoma hoy por aquí. Nos lo manda nuestra María del Mar y es sencillamente encantador...Lo hizo en un plis plas, después de la cena, recuperando cosillas que se iba encontrando. Un florero redondo, gravilla de la jardinera y piedrecitas de colores de la antigua pecera son la base de su especial mini jardín...
Después ella ha escogido con mimo dos hijuelos de siemprevivas y un cactus de la maceta que tiene por casa...
 Me encanta la viveza que aporta a todo el conjunto las piedrecitas rosadas, le dan un aspecto delicado y hasta romántico. María del Mar me cuenta que ha querido recrear un río aunque fuera en rosa con un hombrecillo sentado con su caña dispuesto a pescar...
 El hombrecillo no es otra cosa que la figura de un pescador chino comprada en su magnífico viaje a este lejano país hace ya unos cuantos años. La idea es genial preciosa, así siempre que mires el terrario te transportará a su manera a esas especiales vacaciones...
 Por cierto María del Mar, el cactus variegado que has plantado en pleno centro es exactamente igualito al que utilicé yo para mi terrario. Una diminuta aloe que ya verás te crecerá ahí adentro sin ningún problema.
También a ti, millones de gracias, me satisface saber que te ha encantado elaborarlo, que te ha llenado de gratificación y que disfrutas muchísimo con mi recién estrenada sección de las cosas de las vergelianas. Seguiré proponiendo muchas más en las que podáis participar todassssssssssssss...

Y hasta aquí los especiales terrarios vergelianos. Ya veis que la inspiración es inmensamente infinita. Cada uno en su estilo, con su original envase que lucir, con variadas plantas preciosas, con adornos que hasta tienen historia y colocados allá donde más embellecen...
Y siguen llegando fotos a mi correo chicas, fotos de detalles navideños, de terrazas increíbles y de centros de velas de Adviento. Emocionada estoy y os las iré haciendo llegar poquito a poco. María Bracaccini, Raquel Quintano y Ángela Martinez me han dejado impresionada con sus dotes jardineras y decoradoras...
Ayer no pude asomarme por aquí y se que era el primer domingo del encendido de la número uno de las velas de Adviento. Día significativo que nos acerca a las deseadas fiestas navideñas. Pero no olvidé prender mi vela al llegar el atardecer, cuando todo se oscurece, el momento más mágico para hacerlo y por aquí os cuelo las fotos chicas....

 Primera vela...
 Primer domingo...
 Para desearos a todas un muy feliz inicio de tiempo de Adviento...
¡Hasta mañana preciosas!

28 de noviembre de 2015

La delicada Poinsetia

 Uffffffffff chicas, por aquí asoma mi recién comprada poinsetia o flor de Pascua. Miedo me da tenerla entre mis plantas por lo delicada que la considero y a pesar del enorme ímpetu que pongo cada navidad en mimarla, no suele durarme mucho. Hay quien la ubica en el exterior como me cuenta nuestra Marta Lladó, pero yo pienso que se desarrolla mucho mejor en los cálidos interiores al abrigo del frío y el aire que tanto la perjudican. Os confieso que este año no iba a comprarla, me paseé el jueves por el mercado de flores donde ya lucían ellas en diferentes tamaños y colores. La encontré demasiado cara, no bajaban lsa más pequeñas de los cinco euros y aunque me lo pensé y repensé me volví a casa sin ninguna...
 Pero ayer viernes de compras por supermercados "Aldi", las volví a ver todas alineadas en una enorme balda. De oferta estaba la más grande a dos euros, toda una ganga y metí una de ellas en el carro de la compra...
 No me gusta adquirir plantas en grandes superficies, suelen estar en bastante malas condiciones, de ahí sus precios tan bajos, pero esta poinsetia roja me llamaba a gritos porque chicas ya me diréis que es una Navidad sin flor de Pascua en nuestras casas...
Y aquí la tenéis, colocada en la terraza esperando a realizarle unas cuantas curas jardineras que mucho las necesita. En su base después de quitarle la bolsa donde viene colocada asomaban unas cuantas hojas feuchas y laceas. Las he cortado y he rellenado un poco el cepellón con tierra nueva...
 Aunque se aprecia un poco pobre, tiene bastantes nuevos brotes a todo su alrededor, eso me da esperanza de que tire para adelante...
 Mucho mejor...
 Con esas grandes flores en su corona de rojo intenso, el color navideño por excelencia...
 Junto a un nuevo elemento decorativo la he colocado...
 Ese mini invernadero creado con una alargada cajita de bolsas de thé. Rescaté el envase hace días y de él a surgido esa diminuta casita para albergar pequeños cactus y crasas...
 Permanece semi abierto gracias a ese palo apoyado
 Y en cada uno de sus compartimentos he sumergido una pequeña plantita que queda refugiada gracias a la tapa de cristal justo por encima de ellas...
 Genial idea que también he querido compartir con mis vergelianas...
 Como también os comparto este maravillso rincón de plantas muy invernales en pleno vergel...
 Ciclámenes, kalanchoes, poinsetia y cactus variados aportan colorido variado a nuestros exteriores al llegar el duro invierno...

 Plantas muy duraderas que aún carentes de solecito fructiferan en nuestros vergeles sin renunciar al colorido y a la calidez...
 Pero aún hay más preciosas...Plantas que siempre intento recuperar, cueste lo que cueste, antes de tirarlas a la basura. Como ejemplo, esta ardisia que lleva conmigo muchos años. Sin embargo hace meses que permanece lacea, sin hojas verdes y sin sus características bayas rojas que tendrían que rebosarle al llegar el mes de Diciembre...
 La podo ligeramente, le corto su tronco central que ya está totalmente seca y me centro en una gran rama que tiene repleta de pequeños brotes verdes...
 La relleno al igual que la poinsetia con nueva tierra y la riego ligeramente...
Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, como me satisface recuperar plantas, sanearlas y darles nueva vida...Esperad unas cuantas semanas, ya veréis lo mucho que lo agradecen repoblándose por completo...
 Me llevo la roja flor de Pascua al interior, a la cocina, delante justo del ventanal  porque necesita muchísima luminosidad y si le toca algo de sol matinal mucho mejor...
 La regaré por inmersión con agua tibia, la pulverizaré con un difusor para aportarle humedad y lo que es más importante, le evitaré de todas, todas, las corrientes de aire que pueden hacerle caer sus verdes hojas...
 Sencillos consejos, fácil parece, pero no entiendo porqué año tras año a pesar de los cuidados que le aporto, se me seca por completo...

 Cruzaremos los dedos...
 Y nos vamos para el salón donde mi centro de Adviento espera con ansia el encendido mañana de su primera vela...
 Por cierto he recibido de dos maravillosas vergelianas sus coquetos centros de Adviento elaborados con muchísima inspiración. Podéis enviarme fotos de ellos todas las que querráis, pienso hacer una entrada con las preciosas fotos que me lleguen, así admiraremos y compartiremos juntas tan bonita tradición...
 Con Yaiza bajo la gran manta de pelo...
  Un buen café con  leche calentito entre mis manos...
 Y la dulce tradición del primero de los ricos mantecados navideños que ya han llegado a este vergel...
¡Feliz tarde de sábado!...