nieve

31 de julio de 2015

Nuestra casa rural


Observad todas la impresionante fachada de esta preciosa casona...Pues bien chicas ella será nuestra durante la escapada veraniega de este año. A tierras navarras nos vamos esta vez, tanto nos gustó el norte que volvemos a repetir. Quedamos prendados de Asturias, de sus paisajes, sus pueblos y su hermosa gente y estamos seguros que Navarra nos va ofrecer mucho más de lo mismo. No se si por aquí asoma alguien de por allí, pero si es así, me encantaría que me contase toooooooooooodo lo que pueda de semejante lugar, recomendaciones, lugares, qué visitar, qué degustar, que...En fin, aquí estoy para absorber como una esponja cuantas cosas interesantes me contéis de la preciosa Navarra...
Desde luego nuestra casa rural no tiene desperdicio. Esas ventanas en semi arco, esos portones, ese altillo con ventanas hacia afuera, ese pequeño jardincito, esas vigas de madera bajo el tejado inclinado y esa valla que lo cerca todo con sumo encanto...

Y qué me decís del pueblo anclado en pleno valle, con su antigua iglesia...

Sus verdes campos, sus laderas...

Sabemos que al abrir las ventanas de la casa rural divisaremos todo ello desde unos interiores cuidados hasta el detalle. Calidez en el salón con chimenea incluida, visillos vistiendo las ventanas, suelos de cálida madera, muebles con solera...

Gran cocina campestre...

Ambientes encantadores para perderse por una semanas...

Deseando estamos de poner los pies en esas tierras. Adoramos el verde, los campos, la quietud, los azulados cielos, los paisajes abiertos...

Hemos estado años descubriendo pequeñas islas encantadoras, nos hipnotizamos con la belleza del Algarbe portugués, Córdoba, Huelva...pero desde que descubrimos Asturias con su absoluta belleza, descubrimos el norte con todo lo que ofrece y este año volvemos a tirar para esa parte de España, tan y tan especial...

Nos espera un pueblo perdido en el Pirineo navarro...

Unos paisajes de auténtica postal...

Unos bosques que recorrer sin prisas...

Y unos ríos simplemente mágicos...

Hace ya un año de esta maravillosa casita asturiana en la que estuvimos de auténtico vicio...

Marta Lladó nos hizo enamorarnos de semejante tierra norteña con sus fotos y todos sus comentarios. Y me traje fotos tan deliciosas como éstas...

Graciasssssssssssssssssssssss preciosa, para nosotros fue todo un regalazo descubrir de tu mano la tierra de tu madre...

Esta vez, nos quedamos más cerquita. Navarra nos espera, su valle de Batzan, el pueblo de Elizondo, palacios, caserios, monasterios, puentes medievales, prados, colinas, bosques, cuevas y miles de leyendas repletas de enigmas. ¿Sabéis quien es esta vez la causante por descubrir todo esto?...Si chicas, la apasionante trilogía de Dolores Redondo que me he leído  de cabo a rabo este invierno, poder pisar todos los escenarios donde ha estado ambientada y perderme por semejantes lugares tan sumamente descritos, ya me hace sentir antes de tiempo, como estar inmersa en un auténtico paraíso de ensueño...
Navarra, a por ti vamos...

Sois muchas vergelianas las que ya estáis de plenas vacaciones veraniegas. Marta Lladó, bueno ella está como en unas eternas vacaciones interminables, va y viene cuantas veces quiere, que gozada. Brisita marcha hoy a tierras asturianas con su maravillosa familia, buen viaje preciosa, Tere Valle me contó hace días que ya disfruta de ellas...En fin, es lo que toca, perderse por destinos especiales escogidos  con enorme ilusión. Por cierto ayer eché de menos a la adorable María Bracaccini, ella que siempre comenta y nos cuenta montones de cosas. ¿Todo bien preciosa?...
Navarricas de por aquí, asomaos y comentad, contadme de vuestra tierra que yo soy toooooooooooodaaaaaaaaa oídos...
Soñando con un escenario semejante a éste, os deseo que este viernes veraniego venga rebosante de infinitas cosas maravillosas...
Ruta literaria por los paisajes y la mitología del Valle de Baztán de Dolores Redondo
¡Hasta mañana chicas!

30 de julio de 2015

La mesita auxiliar

Aquí estoy de nuevo preciosas, más tarde de lo habitual, pero asomando sonriendo en medio de mi vergel en la ciudad. Hoy os vengo a enseñar la mesita auxiliar colocada en uno de los rincones de la terraza...
¿La reconocéis?...
Pues si chicas, era la que lucía en la pequeña terracita de abajo como soporte del macetero que albergaba el arce japónica de hojas rojizas. Ahora éste ha sido trasplantado a la sombra en el gran vergel, dentro del gran macetero trasplanté como ya sabéis la marquesa y la mesita la he ubicado donde la contempláis ahora...

 Cambios, cambios, cambios. Siempre presentes en mi mundo, pero para bien de plantas que necesitan nuevas ubicaciones, más tierra, nuevas especies que llegan a mi hogar y auxiliares que van y vienen...
Esta sencilla mesita la compré hace años en Ikea, ahora ya está descatalogada, que pena porque yo la encuentro monísima. Era de madera de pino pero yo la transformé pintándola de blanco impoluto adaptándose mucho mejor a mi decoración...

A formado parte de mis interiores, pero creo que su perfecto lugar está ahora en mi gran vergel, junto a uno de los sillones recién estrenados...

 Con un bonito farol sobre ella...
Y un pequeño cactus al que le asoma una preciosa flor rosada...


 Queda preciosa, ¿no creéis?. Ese blanco, junto al oscuro ratán de los muebles contrasta a la perfección...
Total luminosidad para un espacio muy vivido por todos en mi hogar...


 Y me siento junto a ella. Será muy útil para colocar sobre ella un delicioso refresco, un libro o simplemente para lucirla con cualquier detalle de los que tanto adoro...

¿Os acordáis como era hace un mes este rincón?...Nada que ver con el que se cuela ahora por aquí...
Mucho más cálido, más elegante, dando pie a colocar textiles, faroles, lámparas, pérgola, alfombra y montones de portavelas...

 A veces los cambios nos ayudan a disfrutar mucho más los espacios y nosotros ahora no salimos de este coqueto cenador...

Por cierto vergelianas, a la mesita le he tenido que dar una buena capa de pintura...

El antiguo macetero de barro la había rayado y el agua de riego convertido su color en un tono algo amarillento. Pero no hay nada que mi pintura milagrosa no consiga...
Y yo me he puesto manos a la obra para dejarla nuevamente maravillosa...

Por aquí os cuelo la marca y el código por si os decidís a utilizarla en sus muchos usos que tiene...

Como también se cuela por aquí mi nueva camisola blanca muy veraniega, regalo de mi hermana. De la firma "Zara" ideal para este caluroso mes en el que nos encontramos, combinable con unas altas zapatillas de esparto y unos cuantos collares en azul. Desde luego queda perfecta haciendo juego con mi mesita auxiliar y rodeada de plantas y flores...
Mirando al cielo estamos todos hoy por aquí. Deseando que llueva aunque solo sea un poquito. Hay ganas de ello, de algo de frescor, de olor a mojado y tregua al inmenso calor de estas semanas. Aunque por el momento nada de nada, solo nubes, cielos oscuros y muchísima humedad...
 Con mi azulado geranio colgante de fondo, os deseo a todas un maravilloso final de jueves...Mañana si decidís visitarme os desvelaré mi destino vacacional tan esperado. Aiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii que ganitas hay ya de disfrutar de una nueva escapada...

28 de julio de 2015

La planta de La Marquesa...

 Hemos pasado en una semana de tener todas las persianas bajadas a levantarlas por completo para refrescar nuestras estancias con el buen airecito que circula. De los casi 44º a los maravillosos 29º de hoy martes. Nos merecíamos una tregua para apaciguar semejante calor veraniego y yo desde primera hora de la mañana lo abro todo de par en par, desde mi habitación hasta el mismísimo salón hacia donde ahora os dirijo...
 Nublado y aires que quizás anuncien una tormenta cuando llegue la tarde. Ya os lo diré...
 Pero acercaos mujeres amantes de las plantas...
 Más aún, pasando junto a Yaiza que como siempre dormita en su rincón favorito...

 A través del ventanal se cuela una nueva planta...
 La planta de La Marquesa...
 Precioso nombre para una variedad a la que también se la conoce por Alocasia, Oreja de elefante, Colocasia, Manto de Santa María, Ñame de Canarias o Taro de jardín. No la he comprado chicas, simplemente me la ha dado mi cuñada de la planta madre que ella tiene en su enorme terraza.
He de confesaros que siempre que voy a su casa y me paseo por su vergel me traigo a casa brotes de plantas que ella tiene repartidas por todo su exterior. Gran amante de las plantas como yo, cultiva hortensias enormes, rosas preciosas, olivos, pinos, acebos, bouganvillas, jazmín y montones de cactus y suculentas. Además de una enorme marquesa llena de hijos como el mío que ya he trasplantado en mi pequeña terracita de abajo...

 Fijaros que precioso follaje luce, hojas enormes que bien parecen enormes orejas de elefante...
 Puede alcanzar hasta los 4 metros de altura convirtiéndose en el centro de cualquier exterior...
 No es nada complicada de cuidar, si bien prefiere la semisombra para desarrollarse perfectamente, mi cuñada la tiene preciosa a pleno sol durante todo el día. El riego muy abundante como todas las plantas de hojas grandes y muchas pulverizaciones para elevar su grado de humedad...
 Sus hojas se desenroscan de las axilas de los tallos y en poco tiempo tenemos nuevas de un verde espectacular...
 ¿Le brotan flores?...Pues hasta ahora pensaba que carecían de ellas, pero este sábado mi cuñada me demostró que por supuesto que si, a la suya han empezado a brotarle una especie de calas blancas preciosas y sumamente curiosas...

 Después cuando llegue el invierno y el duro frío, lo mejor es refugiarla en nuestros interiores para no perderla por completo...
En verdad es una planta de porte sumamente elegante que queda perfecta tanto en nuestros interiores como en nuestros mismos exteriores...


 Hoy le corto algunas de sus hojas amarillas que la afean. Eso si debemos tener sumo cuidado pues es una planta altamente tóxica por lo que utilizaremos los guantes de jardinería para manipularla...

 Así es y así se cuida la planta de marquesa...
Que ahora luce dentro de un macetón de barro en una de las esquinas del pequeño vergel...
Pudiendo disfrutar de su porte desde el sofá del salón y como no, desde el mismo exterior...

 Pero no solo me traje esta variedad, también mi amable cuñada me dio un enorme brote de celosía...
Esa curiosa planta de temporada veraniega a la que le brotan plumas a modo de especiales flores...

 Las mías serán de un llamativo color rojo semejante a las flores de vincas que asoman a su lado...


Y rosas, chicas, también se vinieron conmigo llamativas rosas rojas recién cortadas de su enorme rosal...

 No puedo quejarme...Se cierran los puestos de flores del mercado por vacaciones y yo a mi manera sigo plantando plantas en todos los rincones de mi hogar...

 Me instalo en mi cocina dispuesta a prepararme mi cafecito de media tarde. Hoy pienso degustarlo en una especial mesa que se ha colado en una de las fotos. ¿Adivináis cuál?...
 Martes repleto de nubes que recorren mi ciudad, pero yo os lo ilumino con mi nueva marquesa, mi roja celosía y mis preciosas rosas sumergidas en agua. Gracias a Rosalia, como así se llama mi cuñada jardinera, puedo hoy presumir de nuevos rincones verdes que poderos enseñar...
Con la sonrisa de un ángel igualmente rodeado de verde, os deseo a todas el mejor de todos los martes...